Análisis Gears of War

 

Introducción

Al ver los primeros avances y Trailers de esta Historia solo tuve una opinion para este Juego, en definitiva “si tuviese una 360 sería por este Videojuego” La historia de “Gears of War” no es tan original como algunos quisieramos, pero se defiende. Encarnamos a Marcus Fénix, un soldado encarcelado por salvar a su padre ante la amenaza de la invasión Locust.

En el conocido como Día de la Emergencia las hordas Locust se levantaron para reducir a la raza humana.(que raro que nos quieran desaparecer en un juego) Los supervivientes(algo asi como Terminator3) se ocultaron en la meseta Jacinto, pero ese lugar ha dejado de ser seguro. Marcus escapa de la cárcel al mas puro estilo Rambo, y tiene que poner fin al conflicto empezando por encontrar al desaparecido equipo Alpha.

Análisis Gears of War

Jugabilidad

Nos encontramos ante un shooter en tercera persona, desde una perspectiva del hombre del protagonista similar a la de otros títulos como “Resident Evil 4”. Avanzaremos a lo largo de cinco actos divididos en puntos de control y coronados por un jefe final, Muy similar a HOTD, Normalmente avanzaremos en un grupo de cuatro o por parejas, aunque lógicamente nuestros compañeros no son siempre tan letales como nos gustaría y nos dejarán enemigos de sobra para ocuparnos de ellos.

Para remediarlo recomendamos completar el modo campaña en cooperativo, tanto online como offline. Con el botón superior izquierdo podremos ver la localización de nuestros compañeros en el escenario, pero esta opción no empezará a tener importancia hasta el segundo acto donde se convierte en un sistema para controlarlos y darles órdenes. Dirigir nuestro comando es bastante sencillo y se reduce a opciones como ataque, alto el fuego y agruparse.

Análisis Gears of War

Pero en cualquier caso potencia el componente de avance en el equipo que rodea todo el juego. Pero lo que hace distinto “Gears of War” es el desarrollo de los combates, cuyo origen reservamos para el texto escrito por el diseñador Jefe Cliffy B al principio del manual de instrucciones.(Manual que porsupuesto tienes que leer antes de jugar).

Epic ha puesto un gran esfuerzo en crear situaciones de combate realistas, donde todo sea lógico. Normalmente vamos a lo loco, disparando a diestro y siniestro, con una especial habilidad para acabar con los enemigos de disparos en la cabeza sin apenas apuntar, Lo que me recuerda a Halo y Quake, ” por ahora me da mucho gusto decir que “Eso se ha acabado”. “Gears of War” apuesta por las coberturas, el movimiento, dinamicidad y la paciencia. El botón A servirá para cubrirnos tras las esquinas y elementos del escenario como si de trincheras se tratara.

Ni que decir tiene que los escenarios han sido diseñados especialmente para esto, nada tonto el programmador. Una vez detrás de nuestra protección nos moveremos, esconderemos y cambiaremos de posición para que al asomarnos sepamos exactamente hacia dónde disparar. Volteretas, camuflaje, fuego cruzado… De todo en escasos segundos, lo que se me hace genial para poner a prueba nuestra destreza, este sistema de cobertura ha sido implementado también mediante iconos asociados a botones que aparecerán en pantalla así que no hay duda de cómo manejarlo con éxito.

Análisis Gears of War

Bajo esta mecánica se desarrolla la historia del juego, sin demasiada profundidad argumental pero con mucha agilidad. Sin embargo, le podemos achacar al juego la sensación de ir por un pasillo continuo. Con esto queremos decir que tú simplemente avanzas por un camino hecho, te encuentras con una situación de acción, vuelves a avanzar, y vuelves a disparar. Hay poca libertad, o más bien demasiado carril definido lo que al principio se me hace un poco tedioso de no ser por los jefes o por los momentos puntuales en los que escogemos de forma intrascendente un camino u otro.

Otro de los elementos interesantes en “Gears of War” es la inclusión de un sistema de recargas activas o rápidas. Los combates son muy rápidos y frenéticos, por lo que quedarte sin munición o terminar el cartucho te puede acarrear muchos problemas.

El sistema se basa en pulsar el botón superior derecho dos veces en función de una barra indicadora. En el lugar donde detengamos la barra determinará la rapidez y el éxito de la recarga. Una manera de introducir al jugador también en el cambio de munición y que no resulta nada complicado de dominar una vez tomamos contacto con el juego.

Análisis Gears of War

Esto de las recargas nos empuja a echar un vistazo al arsenal de armas que tendremos disponible. La selección de armas se reserva a la cruz direccional del mando. Podremos equiparnos con pistolas de corto alcance, la escopeta, el rifle de francotirador, las granadas, el Lancer o el Martillo del Alba.

Son posiblemente estos dos últimos los más representativos. El primero es un arma de repetición para todo tipo de situaciones que tiene en su ataque cuerpo a cuerpo la posibilidad de despedazar al enemigo en una espectacular visión de la acción. El segundo es un ataque vía satélite que sólo podemos emplear en espacio abierto, pero que resulta ideal para enemigos grandes o jefes finales.
En realidad no son demasiadas armas pero llevar únicamente cuatro y estar en medio de una apocalíptica revolución no daba mucho más margen. Armas para cada tipo de combate y distintas entre sí, no más, lo que a muchos nos parece mas que perfecto, armas que destruyen a diestro y siniestro. Y siempre podemos cambiarla por la de un Locust abatido o encontrar munición entre los cadáveres.

Los Locust en combate se comportan de manera muy realista. Se mueven hacia tu posición cubriéndose entre los elementos del escenario, buscando posición de disparo y asomando únicamente cuando el fuego se ha parado. Posiblemente no te ganen al ajedrez, pero en general hay poco que achacar a la IA del juego, que nos pondrá en serios aprietos en más de una ocasión, especialmente en el modo de máxima dificultad.

Análisis Gears of War

De todas formas no estamos ante un juego especialmente difícil. En menos de una decena de horas se puede completar de sobra si eres un iniciado en el asunto y no tienes planteado conseguir todos los logros. Todo eso se debe no sólo a la adictividad del juego sino al carácter rápido de sus partidas. Los actos están divididos en puntos de control en los que el juego graba automáticamente.

De esta manera puedes jugar poco tiempo pero avanzar mucho. Por otra parte no tenemos un indicador de vida al uso sino que la marca sangrienta aparecerá en pantalla cuando seamos abatidos violentamente. Si antes de que muramos nos cubrimos y descansamos, todo volverá a la normalidad. Por eso, si jugamos en solitario podemos escondernos, y si lo hacemos en cooperativo también podemos ser curados.

Aunque antes comentábamos la posibilidad de jugar el modo historia en cooperativo, las posibilidades multijugador de “Gears of War” no termina ahí. De hecho, visto el éxito online de los primeros días del juego estamos seguros de que tardaremos en ver una fiebre igual en Xbox Live (quizá con “Halo 3”).

Análisis Gears of War

Compartiremos partidas por equipos para hasta ocho jugadores representando el conflicto entre humanos y Locust. Hay tres modos principales de juego, una cifra algo inferior a la que estamos acostumbrados en otros shooter. Por un lado la ‘Zona de Guerra’ nos lleva a partidas a muerte por equipos. En ‘Asesinato’ todo funciona con líderes, a los que habrá que eliminar. Mientras tanto, la ‘Ejecución’ es similar al primero, pero haciendo de los ataques a corta distancia los protagonistas para evitar que el enemigo reviva.

Además de todo esto, por supuesto, se incluyen las clásicas opciones de personalización del juego en reglas, escenario y demás. En general este apartado del juego está muy logrado y aunque tiene modos limitados, consigue recrear de forma muy emocionante los momentos del modo historia y trasladarlos a un modelo de multijugador en el que tendremos que trabajar como equipo sí o sí.
Gráficos
Cuando después de las últimas ferias de videojuegos más importantes sólo se hablaba de títulos como “Gears of War” representativos en materia gráfica, era por algo. La espera de Epic ha merecido la pena y por fin Xbox 360 tiene un modelo de potencia gráfica para su consola al que agarrarse. Se supone que por cosas así los usuarios han querido dar el salto a la nueva generación y aunque seguro que en futuro será superado, hoy por hoy se presenta como un exponente máximo de riqueza visual.

El protagonista de este apartado técnico es el Unreal Engine 3, un motor de juego del que mucho se había hablado y con razón. Epic Games ha dado a luz a un engine estable, fluido y espectacular cuando se une con mecánicas de juego como la que tenemos aquí. Prácticamente no hay momentos de debilidad o estabilidad en el título, y cuando los hay es de manera rebuscada que en nada afecta al desarrollo normal del juego.

Los tiempos de carga son nulos y nos abriremos paso a través de un mundo desconocido sin más interrupciones que las de las cinemáticas también creadas por el motor. Toda esta potencia está invertida en un escenario amplio lleno de detalles y elementos. El mundo de “Gears of War” se sitúa entre casas derrumbadas, la oscuridad y la gris caída de la humanidad.

Análisis Gears of War

Desde luego si participamos de este tipo de diseños vamos a quedar más que complacidos. Hay detalles en cada esquina, detalles de corte lógico, necesarios para dar realismo y nada metido ‘con calzador’. Todo esto es extensible a los diseños de los personajes y sus animaciones. Marcus y el resto de compañeros son tremendamente expresivos y cuentan con multitud de efectos en sus armaduras, en su ropa y su rostro… Un trabajo impecable que se acompaña del resto de elementos visuales como el fuego, el agua, los juegos de luces y sombras, etc.

Respecto a la cámara, no nos pone en ningún aprieto y termina siendo cómoda para cualquier tipo de acción, ojalá tuviéramos alguna visión más como la secuencia en la que atacamos con la sierra que cabe resaltar es mas que sangrienta. En resumen, un título espectacular visualmente desde el primer minuto de juego y que supone un salto de nivel, que marca la pauta del futuro, y que dejará en evidencia a otros proyectos tanto de esta como de otras plataformas. Sólo es compatible con 60Hz, como aparece en la caja.

Música & Sonido

Nuestros oídos tampoco desmerecerán a lo que ven nuestros ojos. En “Gears of War” se ha cuidado también este apartado y buena prueba de ello es el doblaje al castellano del juego, aunque les digo algo, los prefiero en Ingles. Escucharemos las voces y diálogos de los personajes durante los combates, lo que proporciona un resultado inmejorable de carácter cinematográfico.

La interpretación es muy buena y se adecua a cada situación perfectamente. En el lado negativo, y como en todo lo que tiene que ver con el argumento del juego, señalar que las voces están muy estereotipadas y que no hay demasiadas sorpresas. La banda sonora podría pertenecer a cualquier película de acción de la gran pantalla, aparecerá en los momentos de máxima tensión con composiciones épicas, gloriosas. Mientras tanto, en su ausencia adquirirán protagonismo un abanico enorme de sonidos al caminar sobre distintas superficies, recarga de armas, disparos, explosiones, etc.

Análisis Gears of War

Conclusión

Hay pocos productos con tanto ‘hype’ como este, pero en esta ocasión sí es oro todo lo que reluce y “Gears of War” se destapa como la gran compra navideña para la consola, y un indispensable para la consola. Técnicamente el trabajo realizado por Epic es impecable, lleno de detalles y también ha llegado totalmente localizado al castellano.

En la jugabilidad, donde se hace fuerte, ofrece una nueva fórmula para la acción en primera y tercera persona, con una perspectiva de los combates distinta y un desarrollo de la historia lo suficientemente fluido como para no entrar en el tedio de a la larga azota la vida de estos productos.

Menos mal que ya sabemos que la licencia no quedará aquí y que en futuro veremos más, y suponemos que mejor. Hasta entonces, somos testigos de un gran juego y protagonistas de interminables batallas multijugador una vez terminado el modo historia.

 

Dejar respuesta