Bethesda gracias a su Fallout 4 nos vuelve a demostrar que el yermo puede ser un paraje apocalíptico lleno de cosas por hacer.

El yermo, ese lugar que cambió de significado gracias a Bethesda, ese paraje tan muerto y a la vez tan vivo, ese término que define una de las mayores sagas que hemos conocido en la historia de videojuegos. Nos referimos a Fallout, que vuelve con fuerza, mas hipervitaminada que nunca en su cuarta entrega para que podamos redescubrir un nuevo paraje post-apocalíptico, en esta ocasión tomando lugar en Boston y sus alrededores. Si eres fan de la franquicia, creo que no hará falta que leas el análisis: Fallout 4 contiene  la misma fórmula que pudimos ver en Fallout 3 pero con mejoras que contaremos a lo largo de este texto. Para quienes no conozcan la saga, preparaos para sumergiros en un sandbox post-nuclear con trazas de steam-punk que ha encandilado a millones de jugadores por todo el mundo.

falout img5
Pese a ser un paraje post-apocalíptico, Boston destila una flora y fauna particular.

Basado en una realidad alternativa donde la energía nuclear es usada para el bien común y no para usos bélicos, nosotros encarnaremos a un padre (o madre) de familia en una versión alternativa del Boston de 1930. Todo parece en paz y armonía, hasta que nos informan de ataques nucleares en nuestra zona, por lo que rápidamente nuestra familia es trasladada al refugio 111 al que pertenecemos. Una vez dentro del búnquer, y después de 200 años de criogenización, despertamos con la noticia de que nuestro hijo ha sido raptado, y que el Boston florido y lleno de color que conocíamos ha dado paso a un fúnebre paisaje donde poco o nada sigue vivo, con una tonalidad marrón-grisácea que nos muestra los horrores de un ataque nuclear inesperado. A partir de este momento, nosotros seremos libres para deambular por el yermo, bien para conseguir información del paradero de nuestro hijo o bien para ayudar a las personas que nos vayamos encontrando en nuestro camino. Pero cuidado, serán muchos los peligros que acechen en cada  esquina…

Si hay una saga que sepa utilizar de manera correcta el término “sandbox”, esa es la saga Fallout. Como ya pudimos experimentar en Fallout 3, en esta cuarta entrega también tendremos todo un vasto terreno por el que perdernos. Contaremos con misiones principales que tendremos que completar, pero no serán pocas las veces que nos “dispersemos” y queramos conocer esa casa abandonada que se ve a lo lejos, o esa mina que se vislumbra entre la neblina, o conseguir algo de suministros de una vieja fábrica en desuso. La exploración lo es todo en Fallout 4, y aunque no contemos de vehículos para movernos más rápido, si que podremos teletransportarnos a los lugares que hayamos descubierto con anterioridad. Como buen sandbox que es, también tendremos la opción de enfrentarnos a cada misión de la manera que más se ajuste a nuestro estilo de juego: enfrentamiento directo, rodeando la base enemiga, utilizando el sigilo, atacando con la servoarmadura, etc. Todo un mundo de posibilidades en las palmas de nuestras manos.

fallout img1
Cualquier carretera en Fallout 4 puede estar llena de sorpresas, como este “simpático” osito.

Para quienes no conozcan la franquicia Fallout desde su tercera parte (recordamos que previo a Fallout 3 los juegos de la saga tenían una mecánica completamente diferente), se trata de un RPG con trazas de shooter en primera o tercera persona. Eso sí, no busquéis un shooter-RPG tipo Borderlands donde estamos disparando en todo momento. Aquí nuestra munición está limitada, muy limitada, al igual que las armas, armaduras y demás útiles que obtengamos en la aventura. Es por ello que la exploración y búsqueda de estos objetos se hace fundamental para sobrevivir en el yermo. Además, para esta cuarta entrega, se ha añadido la opción de crear nuestras fortificaciones, en los cuales podremos invertir la chatarra recolectada para fabricar camas, tiendas de comercio, estructuras o torretas para defendernos de los bandidos. No es un juego fácil, en muchas ocasiones tendremos que prepararnos bien antes de embarcarnos en una misión o invertir tiempo en mejorar nuestro equipo para superar con éxito el objetivo.

Esta dificultad en Fallout 4 se acentúa por la poca precisión y manejo de las armas (aspecto muy engorroso que arrastramos prácticamente desde Fallout 3). Todo esto se agrava cuando nos enfrentamos a criaturas voladoras de pequeño tamaño o a enemigos que se encuentran asentados a una distancia lejana. Para suplir este manejo tosco, seguiremos contando con VATS, (Vault-Tec Assisted Targeting System), un sistema de auto-apuntado que pausará la acción cuando lo activemos y nos dará opción a escoger dónde disparar a nuestro enemigo. Dependiendo de la distancia en la que nos hayemos, la zona del cuerpo escogida, y la precisión de nuestra arma, el porcentaje de acierto variará, así que tendremos que saber perfectamente en qué momento activar el VATS para propiciar el mayor daño posible. A su favor tenemos que decir que aunque todavía no tengamos un control de “shooter puro” ni sean tan preciso como nosotros queramos, el manejo se ha pulido bastante y podremos utilizar las armas de manera tradicional sin tener que abusar mucho del sistema VATS.

fallout img6
¿Nos arriesgamos y disparamos a la cabeza, o mejor un tiro seguro al torso?

Otra de las ayudas que encontraremos en las refriegas será la que obtendremos de los aliados que vayamos encontrando por el yermo, mención especial al fiel perro Albóndiga, un pastor alemán que estará disponible desde los primeros compases de la aventura. Aparte de atacar a los enemigos que encuentre a su paso, Albóndiga también nos ayudará a localizar objetos por el escenario, así como avisarnos de posibles peligros. Tranquilos, Albóndiga no podrá morir, y nos será siempre fiel aunque nuestras acciones frente a otros NPC´s sean malvadas. Eso sí, si recibe mucho daño, nuestro perro quedará postrado sin poder moverse durante cierto periodo de tiempo, aunque podremos suministrarle un estimulante que lo revitalice.

Hemos comentado los elementos de exploración, y su vertiente shooter, pero…¿Qué tal se comporta el juego como RPG? Aquí no hay ninguna duda, Fallout 4 sigue siendo tan amplio como en las anteriores entregas. Ahora no estaremos limitados por el Karma, esa condición de Fallout 3 de ser buenos, malos o neutros, que afectaba directamente en nuestras habilidades. Desde un primer momento seremos libres de escoger qué tipo de habilidad queremos, siempre y cuando cumplamos los requisitos mínimos impuestos por las habilidades básicas, conocidas como S.P.E.C.I.A.L. (Strength, Perception, Endurance, Charisma, Intelligence, Agility y Luck ) que traducidas al español quedan como Fuerza, Percepción, Resistencia, Carisma, Inteligencia, Agilidad y Suerte. A raíz de estos siete pilares fundamentales se despliega todo un mundo de “perks” o habilidades hasta completar un total de 70 destrezas para personalizar a nuestro morador del yermo. Estas cantidad de habilidades ofrecen la posibilidad de personalizar a nuestro superviviente de la manera que más se adapte a nuestra forma de juego, ya sea más enfocado a un combate directo, usando más el sigilo, o usando nuestra faceta “hacker” para sacar el mayor partido a la situación. En nuestras manos está la forma de personalizar a  nuestro personaje, tanto a nivel de estadísticas y habilidades, como a nivel de modelaje gracias a un completo editor.

fallout 4 img
Esta es sólo una tercera parte de las habilidades disponibles. Casi nada.

El símil con Skyrim está ahí, para bien y para mal. Recordemos que Skyrim también fue desarrollado por Bethesda, por lo que encontramos lógico ciertas similitudes debido a su propuesta de juego de rol en primera persona. El interés que nos propone el juego por la exploración, sus líneas de diálogo, incluso ciertos parajes nos pueden hacer recordar a lo visto en el juego lanzado en el 2011. Otras cosas también serán parecidas, aunque lamentablemente jugarán en contra: muchas de las misiones que tendremos a nuestra disposición no tienen una narrativa ni un peso argumental grande, como viene pasando en los juegos de la compañía. Tendremos ciertos objetivos que sí serán fundamentales para el devenir de la trama, pero otros se centrarán en tareas básicas como eliminar bandidos de una zona, entregar o recoger un objeto, o en craftear para mejorar nuestra fortificación. Si algo hemos aprendido este año, es que podemos tener un juego de rol con misiones llenas de contenido narrativo, y este es un aspecto que deben pulir las compañías para no caer en la monotonía y repetición de misiones.

fallout 4 imagen
Los momentos servo-armadura son muy recurrentes y divertidos.

Un tema llevado a debate desde que se vieron las primeras secuencias del juego es su apartado gráfico. Pues bien, lo cierto es que la carga gráfica no es excesiva, pero de alguna forma mantiene ese estilo visual tan característico de la saga. Parte de culpa la tiene su motor gráfico Creation, que es una modificación del motor Gamebryo, usado en juegos como Fallout 3 y Oblivion. Si bien el lavado gráfico no me preocupa en exceso, no puedo decir lo mismo de las animaciones de los personajes. La cámara en tercera persona sigue siendo anecdótica, con un personaje que parece que parece que patina cuando anda, y las animaciones de los NPC´s a veces no están muy bien logradas. Probad a hablarle a una persona que está durmiendo: cuando empecemos la conversación ésta se levantará de la cama como un muelle sin una transición creíble, siendo todo muy artificial y rudimentario. Existen ciertos bugs en físicas, pero a día de hoy aún no he sufrido ninguno que nos corrompa una misión como sí me pasó en Skyrim.

¿Quién dijo que no se podían doblar los juegos de mundo abierto con infinidad de personajes? Bethesda lo ha vuelto a conseguir como ya lo hizo en Skyrim, con un doblaje a nuestro idioma bastante loable, y por supuesto, también traducido completamente al castellano. Hasta los locutores de las diferentes radios que podemos sintonizar con el Peep-boy estarán doblados, todo un gesto de cariño que nos sumerge aun más en esta apocalíptica aventura. Hablando de diálogos, cabe destacar el recorte que sufrimos en Falout 4 en las respuestas que tendremos disponibles. Si en Fallout 3 contábamos con hasta 6 múltiples respuestas, bastante detalladas cada una de ellas, aquí solo dispondremos de 4 contestaciones, muy escuetas y directas, como “Si”, “No”, “Quizás” o alguna que aporte algo más de información sobre la misión a acometer. Las piezas musicales siguen siendo santo y seña de Fallout, con clásicos de los años 30 que casan perfectamente con el juego, con personalidad propia y que nunca nos cansaremos de escuchar en los “paseítos” que nos daremos por el yermo.

¿Interesado en visitar el yermo?

Puntuación
Gráficos
80 %
Sonido
100 %
Jugabilidad
90 %
Duración/Diversión
95 %
Compartir
Artículo anteriorPosible lanzamiento de Resident Evil 6 en Xbox One
Artículo siguienteAnálisis Call of Duty: Black Ops III
Mario Vadillo Miguel Amante de los videojuegos desde hace 20 años cuando empezó con una NES. Jugador empedernido de todo tipo de juego, ya sean plataformas,aventuras, RPG, J-RPG o shooters. Dispuesto a disfrutar, opinar y pasarlo bien en Comunidad Xbox.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here