La evolución del JRPG mediante Yakuza Like a Dragon

Yakuza Like a Dragon está entre nosotros desde hace unos días. Un juego que ha conseguido traer el JRPG bajo una nueva lente, una lente que mantiene su esencia original, a la vez que mejora la experiencia. Esto lo consigue gracias a una divertida nomenclatura para las habilidades especiales, que se basa en un sistema de profesiones realista (dentro de lo que cabe). Es decir, en vez de poderosos hechiceros y guerreros blindados, tenemos chefs con sopletes de cocina y antidisturbios con escudos enormes. Todo está diseñado para traer la fantasía al aburrido mundo real.

Una siesta, una canción emotiva, una masaje terapéutico, hay muchas formas de curar a nuestros aliados durante la batalla. Por otra parte, un corte bien dado con un cuchillo genera sangrado, mientras que un eructo potente genera envenenamiento; como podéis ver, el humor y la fantasía se dan la mano constantemente. Sin olvidar el fantástico sistema de invocaciones a lo Final Fantasy. Un sistema que se basa en hacer amigos mediante misiones secundarias, a los que después podemos llamar por teléfono para que nos echen un cable.

No solo la fusión de empresas de trabajo temporal y habilidades de combate modernizan el concepto del JRPG, también la interacción del escenario con los personajes crea una experiencia más orgánica. De esta forma, lejos de los combates aleatorios contra enemigos invisibles, tenemos toda clase de maleantes por la ciudad que se nos echan encima si entramos en su campo de visión, l más puro estilo Pokémon. Además, las batallas se dan en el mismo lugar donde esto sucede, es decir, no necesita cargar una arena a parte para medirnos el lomo.

Asimismo, una vez estalla el duelo, los personajes implicados se mueven por el escenario libremente. Esto lleva a situaciones como atropellos accidentales si alguien se sale de la acera, o que cualquiera utilice objetos de su alrededor como arma adicional en un ataque. Pero aun hay más! Pues los personajes interactúan entre ellos. Si atacamos a alguien lejano, otro enemigo podría interceptarnos y evitar el ataque. Por otra parte, si derribamos a un enemigo es posible que un aliado ejecute un combo para complementarnos. Si algún objeto se rompe puede dañar a los personajes cercanos, incluso puede haber daños colaterales por tropezar con otros individuos en el escenario.

En definitiva, Yakuza Like a Dragon deja atrás los combates por turnos estáticos, los escenarios prerrenderizados para luchar y los encuentros aleatorios. Este juego nos trae una visión más moderna y dinámica de un concepto tan clásico como es el JRPG. Ningún combate se vuelve monótono, cada encuentro puede derivar en situaciones diferentes gracias a la interacción con el entorno. Incluso los enfrentamientos contra jefes tienen su punto estratégico al atacar, usar habilidades o esperar a que nuestra posición en el escenario sea más propicia. Esperemos que la fórmula siga evolucionando y trayéndonos sorpresas esta nueva generación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.