El desembarco de Microsoft al mundo de las consolas domésticas trajo consigo una serie de juegos que no obtuvieron mucho éxito, pero que se convirtieron en tesoros ocultos.

La primera Xbox, lanzada el 15 de noviembre de 2001, fue una consola con algunas de las mejores exclusivas que se recuerdan en el mundo de los videojuegos. Jade Empire, Forza Motorsport, Star Wars KOTOR, Fable o Halo fueron sólo algunos de los muchos títulos que ayudaron a Microsoft a introducirse en el mercado de las consolas domésticas. Estos juegos no sólo hicieron de Xbox lo que hoy conocemos de la marca, sino que también establecieron el estándar de lo que cada uno de sus respectivos géneros podía ofrecer en esta nueva generación. Sin embargo, junto a estos superventas, también había joyas ocultas que nunca recibieron la atención que merecían. Esos pocos juegos que, aunque fueron éxitos de crítica, supusieron sendos fracasos comerciales. Así pues, aquí están algunas de esas joyas ocultas que Xbox nos ofreció.

Brute Force (2003)

Exclusivo de Xbox desarrollado por Microsoft Studios, Brute Force fue un excepcional shooter en tercera persona. Con un grupo de 4 personajes a elegir y un sistema de control perfecto, este título fue un interesante experimento para lo que sería años después Gears of War. La historia tiene lugar en el año 2340, año en el que la raza humana se ha extendido por toda la galaxia y se encuentra en más de 50 planetas diferentes llamados “mundos conocidos”. Dependerá de nuestro equipo localizar una nave federal estrellada y buscar a los miembros supervivientes de otro equipo. Uno de los mejores puntos de este juego es que podremos elegir entre cuatro personajes únicos con habilidades únicas a medida que nos abrimos camino a través de estos 50 mundos.

Brute Force recibió muchos elogios de los crítica de la época en el momento de su lanzamiento, pero finalmente no logró hacerse con el público. Superado por Halo en su primera semana de lanzamiento, así como siendo constantemente comparado con este, fueron los elementos que hicieron que Brute Force cayera en el olvido desgraciadamente

Dungeons and Dragons: Heroes (2003)

Dungeons and Dragons: Heroes fue un título hack&slash lanzado nada menos que por la mítica Atari. Este título permitía a los jugadores elegir entre cuatro clases de personajes principales: un enano, un pícaro, un mago elfo y un guerrero humano. Cada clase tenía su propio conjunto de habilidades específicas que daban al juego una vertiente rejubable muy interesante. La trama del juego se centraba en una secta de monjes malvados que buscan recuperar los poderes maléficos de la malvada bruja Kaedin y destruir el mundo para toda la eternidad. Pero mientras se desarrollan todas estas acciones, un grupo de magos resucita a los antiguos héroes caídos para combatir el regreso de Kaedin y así restaurar la paz en los reinos en los que se basa el popular juego de mesa.

Con una trama muy interesante, Dungeons and Dragons: Heroes además estaba repleto de combates, con un estilo muy parecido al de la serie Diablo basado en la vista cenital y multitud de enemigos por doquier.

Nightcaster (2001)

Nightcaster ocupa un lugar especial en Xbox, ya que fue uno de los primeros juegos de rol del sistema. Desarrollado por Microsoft Studios, Nightcaster se centra en el mago Arran, un personaje sumamente carismático que vive en un pequeño pueblo de estilo medieval. Un día, mientras se aventura en el bosque prohibido, el pequeño Arran se encuentra con un orbe mágico que le cuenta al aspirante a mago que su destino es luchar contra un malvado mago conocido como “Nightcaster” y evitar que su reino de terror se extienda por la tierra. La trama avanza unos veinte años hacia delante, donde el protagonista tiene ahora 26 años y está viviendo en un mundo sin luz.

El juego se centra principalmente en el personaje principal y sus habilidades mágicas, lo que significa que hay muy pocos PNJ con los que se encuentra a lo largo de su viaje. Esta fue una de las principales críticas al juego, ya que la mayoría de los RPG se construyen en torno a las interacciones de los personajes y las misiones. No será considerado uno de los mejores títulos, pero Nightcaster es una joya oculta debido a su magnifico personaje, la originalidad del sistema jugable y el ser considerado el primer RPG de la consola. 

Call of Cthulhu: Dark Corners of the Earth (2005)

Lanzado en los compases finales de Xbox antes de la salida de Xbox 360, este Call of Cthulhu: Dark Corners of the Earth proviene de la obra del escritor H.P. Lovecraft y lo aclamados estudios de Bethesda Softworks. Este híbrido de terror en primera persona es un título que, aún a día de hoy, podría ser considerado como único. Ambientado en la América de antes de la Primera Guerra Mundial, la trama se centra en el detective de policía Jack Walters y su descenso a la locura en una mansión decrépita a las afueras de Boston. El juego se centra principalmente en las fases de la locura y la lucha de este personaje contra lo inexplicable. No es de extrañar, ya que el juego se basa en la clásica serie de libros de Lovecraft.

Utilizando el poder de la consola Xbox, Call of Cthulhu: Dark Corners of the Earth personificaba todo lo que las obras maestras de horror habían hecho años antes de su lanzamiento. Implementando un sentido de realidad alterada, el juego presumía brillantemente de un diseño sin barras de vida, de munición, ni de ningún tipo, dando una sensación más realista durante las secuencias de acción. En retrospectiva, esta decisión de diseño fue un movimiento brillante al enfatizar la naturaleza visual del diseño del mundo en comparación con otros FPS como Call of Duty. Un juegazo de 2005, que por desgracia solo acabó vendiendo 5.000 copias y que a día de hoy su versión física es considerada objeto de coleccionismo.

Enclave (2002)

Desarrollado por Starbreeze Studios, más adelante responsables de la obra maestra Las Crónicas de Riddick: Escape from Butcher Bay, Enclave fue un juego de rol en tercera persona. A lo largo del juego, los jugadores pueden elegir entre un elenco de personajes diferentes, cada uno de los cuales altera el mundo de la historia. Utilizando una amplia gama de armas y hechizos, los primeros compases Enclave nos recordarán a cualquier juego de la saga Elder Scrolls, ya que su diseño de mundo y su sistema de lucha le deben mucho. El juego se desarrolla a lo largo de una sucesión de capítulos basados en misiones con el protagonista alcanzando metas específicas para progresar en cada búsqueda.

La brillantez de Enclave radicaba en que permitió a los jugadores elegir entre una campaña del lado de la luz y del lado oscuro, como si de Star Wars se tratase, y que eran tan distintas y variadas la una de la otra como su sistema de misiones del juego. Aunque Enclave no es un título muy conocido, sigue siendo uno de los juegos de rol más singulares de Xbox. Durante sus secuencias de acción, se puede ver el grado de singularidad de este juego con su alternancia entre el combate con espada en tercera persona y la mecánica de disparo con ballestas en primera persona, algo que en la época era considerado como único. Enclave fue relanzado años más tarde en Steam con nuevas cinemáticas y gráficos mejorados.

Anuncio

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.