Como cada vez que una consola nueva es lanzada al mercado, los problemas de stock y la reventa surgen de inmediato.

Si no habéis estado metidos en un agujero en los últimos meses, sabréis ya que la nueva generación de consolas está finalmente entre nosotros. Bueno, más o menos. Si bien es cierto que tanto Xbox Series S como Xbox Series X han sido lanzadas oficialmente, sólo unos pocos jugadores pueden disfrutar de estos nuevos sistemas por el momento. Como cualquiera que lleve años en este mundillo sabe, el hardware recién lanzado suele ser difícil de conseguir durante su ventana de lanzamiento. Esto no es nada raro, de hecho es algo de esperar. Sin embargo, el problema es especialmente grave este año debido a los esfuerzos de los revendedores para conseguir montones de consolas antes que nadie. La pandemia ha hecho estragos en la economía individual y esto ha hecho que en numerosas partes del mundo los revendedores tengan ahora mismo más unidades que muchas cadenas de venta al por menor. Esto también se debe, al menos en parte, a la falta de contramedidas en las páginas web de venta al por menor, por ejemplo. Esta es sin duda una práctica repugnante y aquellos que lo hacen deberían sentirse avergonzados.

Una de las fotos más buscadas por todos los fans de Xbox.

Al mismo tiempo, sin embargo, estos revendedores pueden seguir con su negocio porque mucha gente está dispuesta a pagar mucho dinero por estas nuevas consolas. Es natural estar emocionado por el lanzamiento de una nueva consola, por supuesto, pero esta es la cuestión: no hay una razón alguna para gastarse una cantidad tan ridícula como la que se ve en multitud de webs de compraventa. En resumen, estos revendedores se están saliendo con la suya sin ninguna razón de peso.

A estas alturas, es un cliché señalar que los distribuidores sólo lo hacen porque la gente está dispuesta a comprar sus productos. Es exactamente el mismo argumento que se repite cada vez que compañías como Ubisoft o Activision hacen algo que posiciona a todo el mundo en contra de uno de sus juegos. El problema es que aunque la mayoría no apoye a lo que hacen revendedores, ni las prácticas comerciales turbias, la minoría que sí lo hace es lo suficientemente grande como para que todo valga la pena para estos revendedores. Sólo un boicot uniforme de todos pondría fin a este tipo de cosas y eso es evidente que no va a suceder. La gente debería hacer todo lo posible para evitar apoyar estas prácticas, pero no es suficiente. Es necesario que los sistemas que lo apoyan hagan un mayor esfuerzo en evitar este tipo de situaciones.

El típico listo de Wallapop.

En este caso, ayudaría si sitios como Amazon impusieran medidas y políticas para desalentar y/o interrumpir esta práctica. No permitir grandes reservas o la re-venta de una nueva consola dentro de los dos meses de su lanzamiento sería un gran paso para frustrar a los revendedores menos determinados que hay en el mundo. También ayudaría que las tiendas añadieran pasos de verificación adicionales para cada intento de compra. Medidas como códigos que se envían a un correo electrónico, captchas y verificaciones de direcciones harían más difícil salirse con la suya a los que usan bots. Todas estas cosas juntas no resolverían el problema, por supuesto, pero seguramente eviten que los individuos se hagan con cuarenta consolas de lanzamiento.

En cuanto a mi caso, actualmente vivo en Japón. Aunque siempre se ha dicho que en Japón Xbox no triunfa, en esta ocasión nada está más lejos de la realidad. En este momento, en todos los comercios y páginas de venta online las dos consolas recién lanzadas por Microsoft están totalmente agotadas. Y peor aún, no hay fecha de reabastecimiento. Es cierto que no sabemos cuánto stock llegó a las tiendas en el archipiélago nipón, pero también es cierto que hasta ahora ha sido todo un éxito y a estas alturas es imposible conseguir una consola.

Consolas totalmente agotadas en un Yodobashi Camera, una de las cadenas más famosas de Japón.

En cuanto al resto de nosotros, la paciencia es la clave de la victoria. Si alguien quiere una Xbox Series X o S, entonces es libre de intentar comprar una. Aun así, mi recomendación es tener algo más de paciencia y esperar a que vuelva a haber stock después de las navidades. ¿Vale la pena pagar el doble o incluso el triple del precio de venta para al catálogo que tenemos ahora para estas consolas? Yo creo que no.

En el mismo Yodobashi Camera, se necesitaba un papel de reserva y se dejaba a las claras que solo se podía comprar una 1 consola por persona.

El suministro y la reventa siempre van a ser problemas que aparezcan cada vez que se lance un nuevo hardware, pero hay bastantes cosas que tanto los minoristas como los consumidores pueden hacer para mitigarlo. Las cadenas de venta al por menor deben tomar medidas más activas para asegurar que los clientes legítimos puedan hacer sus compras y los jugadores deben aprender a poner su entusiasmo a un lado y estar más dispuestos a esperar un mes o dos en caso de que no puedan comprarla de salida. En cuanto a los revendedores, no hay nada que decirles, salvo expresar nuestra mayor repulsa hacia sus acciones.

1 Comentario

  1. También Microsoft (y Sony en este caso) podian haber puesto muchisimas mas unidades a la venta, para mi ellos son los unicos culpables de esta situacion… Ridicula por otra parte… No entiendo la gente que pagan un sobrecoste por una consola que va a acabar estando en stock tarde o temprano,(encima seguramente con packs de juegos), teniendo en cuenta que ahora mismo los exclusivos se cuentan con los dedos de la mano

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.