Expuesta la diferencia de resolución en algunos juegos entre Xbox One X y Ps4 Pro. No es tan leve como muchos pensaban

Ya al comienzo de generación, llovieron las comparativas gráficas en cuanto a rendimiento y resolución entre Xbox One y Playstation 4, donde la consola de Microsoft siempre salía perdiendo.

Con la llegada al mercado de PS4 Pro, quisieron destacar la potencia de la nueva consola de Sony, comparándola con PCs de alta gama, debido a sus 4,2 Teraflops de potencia, aunque nada que ver con la nueva Xbox One X de Microsoft.

Las comparativas se han ido sucediendo también entre los tope de gama de las consolas de Sony y Microsoft, y según muchos la diferencia no era tan grande, algo que choca con la evidencia de los 6 teraflops de potencia de Xbox One X y otras muchas características que no descubriremos a estas alturas.

Un usuario de Twitter colgó una imagen donde se exponía las comparativa de resolución de algunos juegos muy conocidos en sus versiones de PS4 Pro y Xbox One X, y la verdad es que la diferencia es muy pero que muy notable. Tanto fue el revuelo, que el mismo Aaron Greenberg o Mike Ybarra han comentado en Twitter esta imagen del usuario SpartanBleem:

Como se puede comprobar claramente, las diferencias son bastante grandes, existiendo desde x1.3 veces más resolución hasta unas x2.6 veces. Por lo general, la diferencia suele ser de unas x2.2 veces más resolución y son cada vez más desarrolladores que apuestan por la plataforma de los de Redmon para resaltar las virtudes gráficas de sus videojuegos e intentar aprovechar todo el potencial de Xbox One X.

Microsoft ha demostrado lo que vino informando desde un principio: “La potencia está al servicio de los desarrolladores, ellos deciden como quieren aprovecharla”. Algo que hemos podido ver en muchos títulos multiplataforma, alcanzando los 4K nativos y los First Party que si que usan la mayor parte del potencial de la bestia.

Xbox One X ya está en el mercado y ahora la única preocupación de los chicos de Microsoft debería ser dedicarse a recuperar el terreno perdido en cuanto a exclusividades, las cuales son muy necesarias en estos momentos.