Xbox Game Pass, un servicio que cada vez cuesta más el ponerle pegas.

El Xbox Game Pass está de celebración y es que por estos días el servicio de Microsoft cumple su segundo aniversario, uno que detrás de sí carga con una respuesta altamente positiva por parte de la comunidad de jugadores y unas expectativas enormes por lo que pueda llegar a ofrecer en el futuro. En este momento la hoja de ruta del servicio tiene dos acontecimientos marcados para este año 2019, el primero su llegada a PC y el segundo la unificación de Xbox Live Gold y el Xbox Game Pass en una sola suscripción.

De la llegada del Xbox Game Pass a PC ya habrá tiempo para hablar durante el E3 2019 que es cuando se darán a conocer más detalles acerca de esta nueva suscripción, pero de lo que llevaba ya un buen tiempo pensando y que considero es el momento de abrir el debate es acerca de lo que sucederá cuando llegue el Xbox Game Pass Ultimate, y sí, me refiero específicamente a Xbox Live Gold. Debo decir que cuando el Xbox Game Pass llegó en junio de 2017 fui uno de los que no le prestó demasiada atención, y es ahora que tras dos años de importantes novedades tengo claro que el servicio es un motivo de peso para hacerse con una Xbox One.

La idea detrás del Xbox Game Pass Ultimate es una sencilla pero muy efectiva, mezclar el servicio que todos aman, el Game Pass ($9.99) con uno al que cuesta hallar el porqué se hace necesario pagarlo, el Gold ($9.99), y todo por un precio de $14.99. Considero que tanto Microsoft como los consumidores tenemos algo muy claro, el ahorro de $4.99 no es la gran cosa pero lo que sí lo es el factor psicológico que implica el dar un valor extra al Xbox Game Pass, el poder jugar a los modos en línea de los videojuegos que hay en el servicio y llevarte uno o dos videojuegos extra que puedan ser interesantes.

Si a día de hoy estoy seguro que para muchos jugadores el Game Pass ya se paga solo al igual que por ejemplo lo hacemos con Netflix esto es debido a un gran trabajo por parte del equipo detrás de este servicio, y es que cada mes hay más novedades y parece como si el Game Pass solo fuera a más. Es así como la adición del Gold dentro de esta nueva suscripción llega para reforzar la idea de que pagar por el Game Pass sea algo que realicemos por inercia.

Gears 5 es uno de los grandes estrenos para el Game Pass de este 2019.

El elefante en la habitación es sin lugar a dudas Xbox Live Gold, el que se haya optado por llamar a esta unificación Xbox Game Pass Ultimate no es ni mucho menos una decisión tomada a la ligera, y es que en Microsoft son perfectamente conscientes de que se está haciendo caro pagar el Gold, especialmente por que la cara de presentación son los Juegos con Gold, una oferta de títulos que siendo consciente de que no puede complacernos a todos la sensación que ha ido dejando durante los últimos meses es más bien de indiferencia.

Si alguien me dijera que esos $9.99 no solo implican los Juegos con Gold y que detrás de sí está la infraestructura que permite que jugar en Xbox One sea una experiencia tan buena no solo estaría de acuerda sino que también le añadiría detalles como el hecho de contar con unas ofertas con Gold que de vez en cuando resultan bastante llamativas. Lo desafortunado en tratar de defender el Gold es nuevamente esa sensación de no saber porqué estás pagando el servicio, cuando en PlayStation 4 y PC no se debe pagar para jugar en línea. Es así como no se puede culpar a nadie que llegue a sentir el ser tratado por tonto, jugadores de segunda.

Que jugar en línea sea gratis es lo que nos gustaría a todos pero esto seguramente sea lo menos probable que llegue a realizar Microsoft, pero siendo nosotros quienes pagamos sí que debemos exigir un servicio mejor. Una de las tareas que la compañía debe empezar a plantearse es el decidir qué camino tomar con Xbox Live Gold. Estoy seguro que seré uno de los primeros en pasar por caja el día de lanzamiento del Xbox Game Pass Ultimate y es que si bien me gusta jugar al Apex Legends son pocas más las motivaciones que tengo para pagar el servicio y no he tenido ningún problema en pasar por una huelga de videojuegos multijugador durante los últimos meses a falta de Juegos con Gold que me motivaran a renovar la suscripción, y parte de que la huelga se me esté haciendo tan larga es todo lo nuevo que va llegando al Game Pass.

Personalmente me da igual el que jugar en línea se vuelva gratuito pero si que considero que es momento de que Xbox se de cuenta del dolor de cabeza que es pagar Xbox Live Gold, uno que no era tan apreciable cuando no estaba el Xbox Game Pass y que con el hecho de ser un añadido dentro de la suscripción Ultimate solo sirve para tapar una espinilla dentro de esos $14.99. Lo más preocupante es que a día de hoy el Xbox Live Gold solo sirve para hacer menos atractiva la compra de una consola de Xbox y es que no teniendo que pagar en la competencia por jugar en línea es que el Game Pass puede resultar muy atractivo pero pierde valor dentro de esa fricción que a día de hoy existe con los Juegos con Gold, una que cada vez se hace más evidente que necesita ser solucionada.

El E3 2019 no solo será la oportunidad para Xbox de enseñarnos títulos como Halo: Infinite, Gears 5 y Ori and the Will of the Wisps sino que también estará marcado por novedades para el Xbox Game Pass y el proyecto xCloud, dos iniciativas que pintan muy bien mientras observamos el ocaso para Xbox Live Gold, un servicio que lo único que puede hacer en estos momentos es renovarse o morir.

Xbox Game Pass Ultimate llegará más adelante durante este año 2019.