Desde su aparición, las consolas han estado en constante evolución. Aunque en principio estuvieron diseñadas para niños, su práctica ha alcanzado niveles profesionales. Las consolas de videojuegos para niños estimulan sus habilidades sociales, ponen a prueba sus capacidades analíticas y les enseñan a realizar varias actividades en simultáneo.

Con los años, han incorporado control parental, conectividad a internet, servicio streaming, etc. Hoy en día se han enfocado a potenciar sus gráficos, incorporar realidad aumentada, entre otras prestaciones. Por supuesto, los ordenadores han crecido a la par de las consolas y han concentrado a gran cantidad de jugadores en línea.

Precisamente, Microsoft ha decido usar ambas tecnologías en beneficio del usuario. La compañía ha anunciado que su nueva Xbox Series X —que saldrá en noviembre de 2020—, será una  de las más poderosas  del mercado. Esto se debe a que incorporará una serie de tecnologías que la empresa ha llamado Xbox Velocity Architecture.

Una parte importante de esas tecnologías es la API DirectStorage, la cual permitirá a los títulos de la próxima generación aprovechar el SSD ultra rápido de la consola para reducir el tiempo de carga. Esta API llegará también a Windows 10 y los juegos de PC.

De acuerdo con Microsoft, los avances en las tecnologías tanto PCIe como de los discos SSD, especialmente los que usan tecnologías NVMe, han logrado que los ordenadores gaming puedan manejar anchos de banda muy superiores a los de antaño. Los SSD han reemplazado a los tradicionales HDD y los videojuegos se han beneficiado.

No obstante, el problema se ha orientado a que, debido a que los actuales juegos cargan muchos más datos, las APIs de almacenamiento no tienen una adecuada optimización para responder a todas las peticiones y, al mismo tiempo, cargar los recursos de los juegos, lo cual requiere de un trabajo de la memoria más eficiente.

Al respecto, Microsoft se encuentra optimizando su  Xbox Series X, consola que incluye un SSD con una velocidad muy superior y tecnologías como DirectStorage. Esta API elimina el cuello de botella que actualmente limita la jugabilidad de títulos, incluso en hardware avanzados. El objetivo es no desperdiciar el ancho de banda de los discos más modernos.

La nueva tecnología no estará al alcance de todos los gamers, pues ha sido diseñada para los mejores SSDs disponibles en el mercado, es decir, los NVME, los cuales se caracterizan por sus altas velocidades y los de las próximas generaciones.

DirectStorage funcionará de la mano de DirectX 12 Ultimate para tener una experiencia de juego mucho más superior. También permitirá aprovechar mejor los nuevos SSD y otros componentes que intervienen en el proceso como las GPU. Microsoft apunta a que en un futuro los videojuegos aprovechen esta API y utilicen todas las capacidades que ofrecen los sistemas modernos de almacenamiento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.