¿Se romperá la mascarada?

Mis espectatívas fueron creciendo según iban apareciendo fotogramas. Bajo el amparo del logo de Paradox Interactive y Hardsuit Labs veíamos a un personaje bailando entre cuerpos que colgaban del techo. Una imagen desgarradora y demencial que nos hacía ver la crueldad con la que ese personaje trataba a unos seres humanos. Claro está que, pasados unos segundos, sabes ya donde te encuentras, dentro de la mascarada por supuesto y comienzas a conectar esos finos hilos de locura y sarcasmo. Bienvenidos a Vampire: The Masquerade – Bloodlines 2, una secuela que ha tardado demasiado tiempo en dar señales de vida pero aún tiene fuerza como para dejarnos a todos boquiabiertos:

En Vampire: The Masquerade – Bloodlines 2 nos trasladamos a una Seattle dura, tremendamente volátil. Un oscuro reflejo de lo que en realidad muchas personas pueden ver día a día. La propuesta de esta secuela (al igual que la de su antecesor y la del juego de mesa) es meternos de lleno en el cuerpo de un vampiro y hacernos sentir como tal. Seremos un monstruo que ocupará todas las sombras que pueda con tal de no ser descubierto y de no acabar con la mascarada que mantiene la delgada linea intacta entre el mundo del ser humano y el reino de la oscuridad más absoluta.

Neónes, antros llenos de personajes fascinantes, facciones para todos los gustos donde elegir cuál nos convenga más, todo eso y mucho más estará dentro de Vampire: The Masquerade – Bloodlines 2. Viviremos nuestra vida de otra manera y conseguiremos meternos de lleno tras los hilos de quienes tienen el poder y controlan la ciudad desde la más absoluta oscuridad de la noche. Está previsto que llegue a consolas en la segunda mitad de 2020 y contará con Smart Delivery por lo que, si lo compramos para Xbox One y después cambiáis a la nueva Xbox Series X no tendréis que volver a comprar el juego.

Anuncio

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.