La compañía DICE suele inluir easter eggs en sus juegos y Battlefield 1 no podía ser la excepción.

En esta ocasión se trata de un megalodón que nadie se espera en medio de la primera guerra mundial pero es un detalle muy llamativo para los fans y los curiosos.

Como suele suceder con los easter eggs, es necesario llevar a cabo unos pasos concretos en una zona específica  del mapa para que se produzca la aparición de esta criatura prehistórica con forma de tiburón.

El mapa Fort de Vaux está incluido en el último descargable del juego They Shall Not Pass que se lanzó hace algunas semanas.