El director de DriveClub, entre muchos otros veteranos, han sido despedidos tras el fracaso de OnRush.

Evolution Studios se ha visto afectada por una serie de despidos tras el fracaso en ventas de OnRush, informa Eurogamer.

La desarrolladora con sede en el Reino Unido, que fue adquirida por Codemasters después de que Sony la cerrara en 2016, ha visto como varios miembros del personal directivo fueron despedidos, entre ellos Paul Rustchynsky, que dirigió DriveClub, el problemático título de conducción de PlayStation 4.

Las fuentes de Eurogamer también indican que otros miembros “senior” del equipo han perdido sus puestos de trabajo.

Una fuente que deseaba permanecer en el anonimato, describió cómo el estudio ha sido “decapitado” por los despidos, con empleados de alto rango que han sido despedidos o forzados a volver a entrevistarse para buscar trabajo. Los miembros jóvenes del equipo también se han visto afectados por los despidos.

Además, parece que hubo problemas a largo plazo en el estudio y una fuente describe la falta de comunicación entre el equipo de Evolution y Codemasters en su conjunto.

OnRush obtuvo críticas decentes, pero no logró vender lo deseado, debutando en el puesto 34 de los más vendidos en Reino Unido y, según se informa, vendiendo sólo 1000 copias al por menor.