Las ventas minaron la moral del equipo desarrollador

La saga de Tomb Raider llegó al mercado en 2013 desarrollado por Crystal Dinamics. Desde Square Enix sabían la fama mundial de la que gozaba la franquicia de Lara Croft pero sobrestimaron su juego. Predijeron números de ventas demasiado elevados para la época financiera en la que se estreno.

Yosuke Matsuda, director general de Square Enix, habló sobre el tema en una entrevista de GamesIndustry. En ella también hablo sobre el futuro de Deus Ex, pero principalmente abordó la experiencia entorno al Tomb Raider. Pese a superar la impresionante cifra de 11 millones de ventas, Square Enix había previsto un número aun mayor.

Hay muchos malentendidos ahí y primero quiero dejar claro que Tomb Raider es un título muy importante para nosotros, igual que la IP, y nada ha cambiado al respecto. El año fiscal anterior a mi nombramiento como director general no tuvo buenos resultados pues nuestros ingresos no fueron buenos. Fue inmediatamente al final de ese año fiscal, en marzo, que Tomb Raider salió y tuvimos expectativas altas en torno a ese título. Viéndolo en retrospectiva, pienso que la meta que nos propusimos fue muy alta” – declaro el directivo.

Para concluir, Matsuda admitió que este bajón en las ventas con respecto a las previsiones creó un ambiente de decepción en el grupo de desarrolladores. Se debe al hecho de que todos pensaban que este titulo iba a suponer una subida de la compañía tanto en finanzas como en reconocimiento mundial, pero no fue como esperaban.