Un nuevo test de rendimiento muestra una versión poco pulida para Xbox One X de State of Decay 2

Cuando Microsoft anunció Xbox One X, prometió que su nueva máquina tenía la potencia necesaria para mover sus títulos exclusivos a 4K y mejores detalles. Pero ahora que State of Decay 2, de Undead Labs ha salido al mercado, hemos podido comprobar que no va todo lo suave que debería.

El canal VG Tech, frecuente en esta web y famoso por sus test de rendimiento de juegos retrocompatibles y otros títulos, ha hecho una comparativa entre las versiones de Xbox One y Xbox One X de State of Decay 2. Los resultado para la consola Premium de MicroSoft dejan mucho que desear.

Ya sabemos que es un estudio humilde y con bajo presupuesto, de hecho tiene un precio reducido de 29,99€, pero bajo el amparo de Microsoft no se esperaba tan bajo rendimiento en una consola tan potente que ya ha demostrado mover títulos AAA con gran carga gráfica a 4K nativos y un framerate muy estable.

Pero esto no es lo peor, ya que resulta que la versión de Xbox One es más estable que la de su homónima más potente, lo que es muy extraño. Está claro que esto es un fallo del estudio, que debe ponerse manos a la obra (si es que no lo está ya) para solucionar esta situación tan embarazosa para ellos mismos y para la máquina de Microsoft.

Con los datos del análisis en la mano, el juego se muestra a una resolución nativa de 1536×864 en Xbox One, y se mueve entre 2688×2160 y 3840×2160 en Xbox One X de forma dinámica. Pero lo malo es el apartado del rendimiento. Aunque tiene el framerate desbloqueado, no parece ser una buena jugando por Undead Labs, ya que en Xbox One X siempre está por debajo de la versión de Xbox One. Para hacernos una idea, el máximo alcanzado en Xbox One X es 37 fps mientras que en Xbox One es de 60 fps. Puede sonar a broma pero esto es lo que hay por ahora, y además los bajones que sufren ambas versiones son de 22 fps por parte de One X y 26 fps en One estándar.

Además del problema en España acerca del idioma, parece que Undead Labs tiene trabajo por delante para mejorar el rendimiento en ambas versiones, aunque hay que decir que en Xbox One X hay mayor distancia de dibujado, mayor densidad del follaje y sombras, además de mejores texturas que en la versión de Xbox One X.

State of Decay 2 ya está disponible para Xbox One y Windows 10.

Fuente