Todo viene a raíz de las malas ventas de The Walking Dead.

La desarrolladora Starbreeze Studios ha anunciado hoy que ha presentado una solicitud de reconstrucción ante el Tribunal de Distrito de Estocolmo, con el director general de la empresa, Bob Andersson, dejando su puesto en la empresa sueca.

La compañía espera que este proceso le ayude a volver al buen camino, aunque han confirmado que continuará pagando los salarios del personal y desarrollando nuevos juegos. La semana pasada, el estudio reveló que las ventas de Overkill´s The Walking Dead, su último juego, estaban por debajo de las expectativas internas.

“La decisión se basa en la escasez de liquidez y se considera un paso necesario para dar a la compañía el tiempo necesario para negociar una solución financiera a largo plazo e implementar cambios en la organización y las operaciones”, dijo Starbreeze.

Además de la renuncia de Andersson como CEO, tanto él como Kristofer Arwin también han dimitido de la Junta Directiva de Starbreeze.

“El marco de la reconstrucción incluirá los salarios de los empleados de Starbreeze y el desarrollo de títulos continuará como de costumbre. Durante el período de reconstrucción, no se podrán hacer pagos a los proveedores por servicios o bienes relacionados con el período anterior a la fecha de presentación de la solicitud de reconstrucción”, añade el comunicado.