La ESA rechaza la clasificación de enfermedad de la Organización Mundial de la Salud.

La ESA (Entertainment Software Association) ha emitido un comunicado en respuesta a la reciente decisión de la Organización Mundial de la Salud de incluir el “trastorno del videojuego” y el “juego nocivo” en su próxima revisión de la Clasificación Internacional de Enfermedades.

La ESA, que se considera la voz de la industria de videojuegos estadounidense y cuenta con muchos desarrolladores importantes entre sus miembros, cree que la inclusión de desórdenes relacionados con videojuegos en la CIE (Clasificación Internacional de Enfermedades) no es una decisión correcta y en su lugar “trivializa imprudentemente problemas reales de la salud mental.”

“Al igual que los entusiastas de los deportes y los consumidores de todo tipo de entretenimientos, los jugadores son apasionados y dedicados con su tiempo libre”, dijo la ESA en un comunicado. “Habiendo cautivado a los jugadores durante más de cuatro décadas, más de 2 mil millones de personas en todo el mundo disfruta de los videojuegos de manera sana y responsable”.

“La Organización Mundial de la Salud sabe que el sentido común y la investigación objetiva demuestran que los videojuegos no son adictivos. Y poner esa etiqueta en ellos trivializa imprudentemente sobre problemas reales de salud mental como la depresión y el trastorno de ansiedad social, que merecen tratamiento y toda la atención de la comunidad médica. Animamos encarecidamente a la OMS a invertir la dirección en su acción propuesta”.

La revisión recientemente revelada nombró dos desórdenes relacionados con los videojuegos en su primer borrador, siendo la primera vez que tales problemas han aparecido en las páginas del manual de diagnóstico. El primer trastorno del videojuego se clasifica como “trastornos debidos a conductas adictivas o uso de sustancias” y se coloca junto con el trastorno de las apuestas y el juego de azar, así diversos grados de adicción al alcohol y las drogas.

El manual define el desorden como un patrón de jugar a videojuegos de forma persistente o recurrente y que se prioriza demasiado e intensifica, aportando consecuencias negativas en la vida personal, familiar, social, educativa u ocupacional de un jugador.

La segunda clasificación relacionada con videojuegos, juego nocivo, trata sobre que es una actividad que aumenta el riesgo de consecuencias perjudiciales para la salud física o mental del jugador, así como de quienes lo rodean.

Si bien hasta el momento solo se ha publicado un borrador inicial de la próxima revisión, la CIE-11 está programada para lanzarse a mediados de 2018.