El estudio Hardsuit Lab ha anunciado el retraso del esperado título.

La ventana de lanzamiento de Vampire: The Masquerade – Bloodlines 2 se retrasará para ofrecer un juego de calidad y que no repita los errores de su predecesor, como anunció el desarrollador Hardsuit Labs.

El primer Vampire: The Masquerade – Bloodlines de Troika Games sufrió de un proceso de desarrollo bastante inestable. Debido a un problema con el motor de juego Source de Valve, el título entró en una fase de pausa que duró dos años. En ese período, el proyecto perdió a su productor y estaba en el limbo, hasta que Activision contrató a a David Mullich. El juego excedió su presupuesto y plazo de entrega, por lo que Activision le dio al desarrollador un ultimátum: había que terminar el juego en sólo unos meses y Troika Games cumplió, pero no sin dejar muchas cosas a medias en el producto final y dejar a los empleados sin sueldo.

En esta ocasión, Hardsuit Labs ha publicado en su blog de desarrollo el porqué de su decisión de retrasar el juego y también como esto no fue nada fácil. “Durante los últimos tres años y medio hemos trabajado duro para traer un digno sucesor del primer título. Para nosotros, eso significaba no sólo cumplir con las ambiciones de este notable juego, sino también el deber de asegurarnos de no repetir sus errores”, reza el blog.

“A lo largo de 2019 hemos estado mejorando muchas cosas y haciendo crecer a nuestros equipos, sin embargo, pronto se hizo evidente que esto por sí solo no nos permitirá ofrecer la calidad que queremos en la fecha que prometimos”, finalizó Hardsuit Labs.

Vampire: The Masquerade – Bloodlines 2 será lanzado en la segunda mitad de 2020 para Xbox One.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.