Crysis redefinió la formula de los shooter en primera persona con una importante novedad: el nanotraje

Allá por 1999 se fundaba un estudio de desarrollo en Alemania por unos hermanos turcos: los hermanos Yerli. Ya se que alomejor no os viene a la cabeza ahora pero si hacemos un poquito más de memoria y nos vamos en concreto a un tal Cevat Yerli ya nos empiezan a venir imágenes y cositas. Pues bien, estos tres hermanos fundaron Crytek y, por aquel entonces, no nos podíamos hacer una idea de lo que se nos venía encima.

Crysis nos mete de lleno en un conflicto con los coreanos en una isla enorme.

Crytek creó su propio motor llamado Cryengine, el cuál revolucionaba todo el mercado gracias a una impresionante calidad gráfica jamás vista hasta entonces. El caso es que ese motor ha sufrido varias actualizaciones durante el paso de los años (van ya por el CryEngine 5) pero no quiero meterme en toda la historia del estudio, sino en una de sus sagas que dio el “do de pecho” con un apartado técnico que quitaba el hipo (en Pc de hecho sigue siendo un buen referente) y que, gracias a la retrocompatibilidad, podemos jugar tanto como queramos en nuestra Xbox One. Quiero hablar de el primer Crysis, ese shooter en el que llevábamos un nanotraje que nos daba una serie de “ventajas” con respecto a los pobres enemigos que nos encontrábamos a nuestro paso.

En Crysis formamos parte de un escuadrón de élite al que envían a una isla tomada por los Coreanos donde tienen recluidos a unos investigadores que, al parecer, han dado con un gran hallazgo que cambiará la humanidad por completo. El problema está en que las comunicaciones se han perdido por completo y nosotros tendremos que llevar a cabo una misión de rescate que no debería de darnos muchos problemas. Pero algo sucede cuando caemos con nuestros compañeros en paracaídas, algo pasa cerca de ti y te deja a merced de la gravedad terminando con un impacto en el agua que, de no ser por nuestro nanotraje, estaríamos completamente reventados. El comienzo de Crysis nos dejó con la boca abierta en su momento porque todo estaba hecho con el motor del juego, estabas jugando aunque no lo pareciera y claro, era un apartado técnico del futuro. Hay que decir que no es juego por el cuál parecen no pasar lo años aunque la versión de Pc sea bastante más distinta y mejor que la que apareció en consolas.

Los prismáticos nos permiten marcar a los enemigos y planear nuestra estrategia de ataque.

Crysis es un shooter en primera persona pero con un importante componente táctico ya que podremos adaptar nuestra estrategia en todo momento gracias a las posibilidades que nos brinda el nanotraje. Las tres posibilidades del nanotraje son de gran utilidad durante todo el juego ya que el blindaje nos dará esa oportunidad extra que necesitaremos para salir de un buen tiroteo airosos, la velocidad máxima nos permite recorrer grandes distancias en poco tiempo y, por último, el camuflaje que nos permitirá estar ocultos y así poder usar el elemento sorpresa en nuestras incursiones durante las misiones. La habilidad de fuerza queda activa en todo momento gracias a la que podremos cargar los golpes cuerpo a cuerpo o los saltos de Nomad (nuestro querido prota).  Decir también que esas cualidades tienen un tiempo de uso lo cuál hace que las usemos con cabeza pues, un mal cálculo del momento y estaremos vendidos frente a los enemigos.

Los vehículos también están a nuestra disposición. Agazapado espero a que se detengan para acabar con ellos y proseguir mi marcha con el jeep.

Algo muy interesante de los enemigos en Crysis es que planearán sus estrategias para poder acabar contigo en todo momento. Se organizarán para poder franquearnos y pillarnos de mil maneras pero, y aquí viene lo curioso, si ponemos el juego en su máxima dificultad hablarán en coreano con lo cuál no entenderemos ni papa de lo que se están diciendo. En esta dificultad también jugaremos sin punto de mira ni indicadores de granadas lo cuál hace que la experiencia sea mucho más realista y dura. Crysis nos da la posibilidad de explorar la isla a pie pero también nos deja usar vehículos para recorrerla, añadiendo un plus de libertad en cuanto a exploración y posibilidades. Las estructuras también son destructibles y dan juego a un auténtico caos en forma de planchas de chapa y maderas que saltan por los aires con unas físicas muy conseguidas.

Digamos que Crysis comienza como una historia convencional del cine de acción pero nos lleva de la mano hacia un desenlace que puede sorprender a muchos llegando a un punto de ciencia-ficción que se extiende a lo largo de cuatro juegos (Crysis Warhead solo salió en Pc en el que manejamos a Psycho durante la historia del primer juego). Toda la saga Crysis está disponible de nuevo gracias a la retrocompatibilidad así que, si aún no los conocíais o simplemente queréis volverlos a jugar lo tenéis más fácil que nunca.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.