Los que estrenaron su flamante Xbox 360 con este juegazo, saben de lo que vamos hablar.

España, 2 de diciembre del año 2005. La flamante y esperada Xbox 360 está a punto de llegar al mercado y empieza a surgir la pregunta que siempre nos hacemos cuando vamos a comprar una consola day-one: ¿con qué juego la estreno? El catálogo de lanzamiento de la segunda consola de Microsoft vino con muchas joyas como Kameo: Elements of Power, Perfect Dark Zero o Condemned: Criminal Origins. Estos fueron títulos de un nivel brutal para ser de lanzamiento, pero gráficamente no suponían un salto tan grande con respecto a lo visto anteriormente. Por este motivo, lo que todos queríamos era estrenar nuestra nueva consola con un juego que pusiera sobre la mesa la verdadera potencia gráfica de Xbox 360. Y ese juego era, sin lugar a dudas, Project Gotham Racing 3. 

Los creadores de este Project Gotham son el ya por desgracia extinto estudio británico de Bizarre Creations. Ampliamente conocidos por sus juegos de carreras, en 2001 iniciaron la franquicia en Xbox, siendo también exclusiva para la consola de Microsoft.

En los 2005s todos teníamos el dilema de si teníamos o no una televisión de alta definición, puesto que las televisiones CTR de tubo seguían en las casas. Pues bien, con este Project Gotham Racing 3 incluso a través de las televisiones normales se notaba que estábamos ante un juego de última generación ejecutándose en una consola espectacular. Por supuesto, si eras de los afortunados (ejem, ricos, ejem) que tenían una flamante tele de alta definición (de unos magníficos 720p), entonces la experiencia de Project Gotham Racing 3 te iba a parecer como estar casi viendo un carreras de coches en directo. 

Poniéndonos desde la perspectiva de hace 15 años, los vehículos del juego mostraban un nivel de detalle increíble para la época, hasta el punto de ser comparados con un estilo foto-realista. En honor a la verdad, era un placer contemplarlos en movimiento y ver como los reflejos de la carrocería cambiaban, ver las chispas saltando con los impactos y muchos otros detalles minuciosos que se combinaban para presentar un producto redondo. Por si esto fuera poco, los escenarios de las carreras también ofrecían un tono muy realista, así como las multitudes que se representaron en 3D, cuando hasta el momento siempre habían sido monigotes en 2D. Ir a toda velocidad por las calles de Tokyo, Las Vegas, Nueva York o Londres nunca había sido tan real como en la vida misma.

Project Gotham Racing 3 también presentaba un nivel de detalle brutal cuando nos metíamos en la vista desde el volante en primera persona. Esta vista del coche reproducía con precisión la experiencia de conducción desde el interior del vehículo, con nosotros mismos cambiando de marcha, moviendo el volante y pisando el acelerador y el freno cuando tocaba. Esta vista desde el volante supuso un antes y un después en el género de la conducción, y no sólo porque todas las partes del vehículo estaban representadas de forma totalmente realista (hasta el polvo y la suciedad que se acumulan en el parabrisas durante la carrera), sino porque nos proporcionaba una sensación real de estar tu mismo delante del volante que hasta el momento nunca había sido vista. 

Por supuesto, el tema gráfico no era el único aspecto en el que el título resaltaba. Como venía siendo siendo habitual en la serie (tenéis que jugar a Project Gotham Racing 2 de Xbox), los controles eran muy precisos, aún centrándose un poco más en el estilo arcade que en la simulación. Otro de los puntos importantes de la jugabilidad es que el juego te recompensaba tanto por el estilo de conducción como por la velocidad alcanzada. El sistema Kudos estaba de vuelta en este Project Gotham Racing 3, donde se nos otorgan puntos por realizar movimientos impresionantes como tomar las curvas sin chocar contra las barreras, ir detrás de los oponentes a rebufo antes de adelantar, derrapar con estilo y muchos más.

Las carreras en el modo para un jugador de Project Gotham Racing 3 se dividían en una serie de eventos, cada uno de los cuales incluye varias carreras que deben completarse para “ganar” el trofeo del evento principal. Para que no todas las carreras fueran iguales, Project Gotham Racing 3 ofrecía una variada lista de diferentes tipos de carreras. Tenemos las típicas de llegar primero a la meta, pero también había de los de pasar por puntos de control en un tiempo fijado, eventos cronometrados, eliminación del último de la carrera (donde el último después de cada vuelta es eliminado), entre otros.

Por si esto fuera poco, Project Gotham Racing 3 ofrecía también un modo online que aumentaba x2 la vida del juego. Usando las capacidades de juego en línea del magnifico Xbox Live, éramos emparejados automáticamente con otros corredores de niveles similares. Tras esto, teníamos tres modos para elegir: Carrera callejera, Eliminador y Capturar la pista (junto con las versiones por equipos de Carrera callejera y Eliminador). Los modos Carreras callejeras y Eliminador en Xbox Live se jugaban exactamente igual que en el modo para un solo jugador de Project Gotham Racing 3. En Capturar la Pista, nuestro objetivo era “poseer” tanto como puedas de una pista de carreras en particular, colocando a los equipos del sector más rápido en secciones específicas de una pista. Cuanto más rápido vayas en el circuito, más porción de la pista te pertenecerá. El rendimiento online era genial, lo que nos ofrecía carreras sin cortes y con una fluidez inaudita para aquellos tiempos.

Una de las pocas cosas negativas del juego era el número limitado de coches disponibles, ya que sólo se podía elegir entre unos 50 modelos más o menos. En cuanto al apartado sonoro, la banda sonora de Project Gotham Racing 3 presenta una mezcla de canciones típica de estos juegos, que van desde la música clásica, la música electrónica, rap, rock, etc. Y como en la mayoría de los nuevos juegos de 360 de la época, Project Gotham Racing 3 nos permitía competir con una banda sonora personalizada utilizando canciones almacenadas en el disco duro de la consola o a través de cualquier reproductor de MP3MP333333333333333!)

Para concluir, Project Gotham Racing 3 fue una apuesta segura para aquellos que estrenaron su Xbox 360 con él, y uno de esos juegos que se te quedan en la memoria por su calidad y el hecho acompañar el lanzamiento de una consola única. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.