Aprovechando estos días de cuarentena, nada mejor que desempolvar nuestros títulos antiguos de su estantería y darles una nueva vuelta.

Cuando éramos pequeños (y no tan pequeños) las películas de karate y artes marciales entretenían nuestras tardes gracias a su reposición una y mil veces en televisión. Estas películas además, enriquecían nuestra imaginación y nos hacían practicar patadas giratorias en nuestra habitación para emular a nuestros héroes favoritos, mientras tu madre entraba por la puerta y te preguntaba que qué demonios estabas haciendo.  

En BioWare parece que también eran fan de este tipo de cine, por lo que tras el fantástico Star Wars: Knights of the Old Republic para la primera Xbox, decidieron desarrollar un título donde el kung-fu era parte del todo. Y sí, este título es Jade Empire, un juego que lamentablemente pasó por alto para gran mayoría de jugadores, pero para el que escribe le marcó profundamente (disponible en Xbox One además, gracias a la retrocompatibilidad). Por si fuera poco, EA renovó el nombre de la licencia hace poco tiempo, por lo que es probable que veamos algo nuevo de esta IP.

Para empezar, el títulos nos lleva hacia el Lejano Oriente, durante los tiempos de la Dinastia Sun, un imperio benevolente con su pueblo, que ve como una sequía hace sufrir a sus habitantes durante largos años. Mucho tiempo después, la situación vuelve a la normalidad, pero de la noche a la mañana los muertos de levantan de sus tumbas y los demonios campan a sus anchas por el reino. Nuestra labor, como buen elegido que lleva entrenando desde pequeñito será poner fin a todo esto y lograr que el pueblo vuelva a ser feliz de nuevo. Como todo buen título de BioWare, nos encontramos ante un juego de rol, con muchas conversaciones que nos guiarán por este antiguo universo oriental que cobra vida con un diseño artístico y un estilo que entra por los ojos. Junto a esto, encontraremos también la clásica sobresaturación de información típica de los títulos de BioWare, gracias pergaminos, y libros dispersos por el mundo, que nos ofrecerán todavía más bagaje sobre el mundo en el que nos encontramos.

Como también pasaba en Kotor o Mass Effect, los momentos de peleas están pensadas para desarrollar más la historia y avanzar en la trama, que por el simple hecho de “pelear”. Cada conversación que tengamos con los PNJ nos dará la oportunidad de elegir la manera en la que queremos responder y estas respuestas nos llevarán a seguir los caminos de la Palma Abierta o del Puño Cerrado. Esto es algo que hemos visto una y mil veces en los juegos del estudio americano, así como la posibilidad de que el final sea distinto según nuestras acciones.

Otra de las señas características de BioWare es poder personalizar nuestros personajes desde el comienzo, aunque en este caso tendremos que utilizar las plantillas ya predefinidas por el estudio, pudiendo elegir eso sí el sexo del personaje. También podremos elegir el arte marcial con el queremos dotar a nuestro personaje. Sin embargo, como hemos visto en muchos juegos de rol, lo importante en el juego es la forma en la que quieres desarrollar tu personaje, más que cómo lo construyamos inicialmente.

El sistema de combate es simple en un comienzo, pero sigue la máxima del “easy to learn, hard to master” (“fácil de aprender, difícil de dominar”). Sólo tenemos dos botones de ataque, el normal y el de ataque con energía. No hay combos de botones con los joystick como en la mayoría de los juegos de lucha o beat ’em up. La profundidad aparece cuando empiezas a unir los estilos de lucha. Para empezar, obtendremos un estilo de arte marcial  (ataque básico) y un estilo de apoyo. Los estilos de apoyo tienden a no hacer mucho daño, sino a ralentizar o retener a tus enemigos, para luego machacarlos. Cuando avancemos en el título, los estilos de magia, armas y transformación también harán acto de presencia. Por poner un ejemplo, podremos utilizar la magia para congelar a un enemigo, atacar a otro que lo acompaña hasta acabar con su vida con ataque cuerpo a cuerpo, y volver a por el previamente congelado utilizando nuestro bastón de madera. Una de las cosas que BioWare hizo bien para probar y aprender todos los estilos de arte marcial, es que si nos ceñimos a únicamente un estilo de lucha durante todo un combate, tardaremos mucho más tiempo en obtener la victoria, si es que no perecemos antes. Al cambiar de estilo a otro, el combate se vuelve mucho más dinámico y fluido.

Afortunadamente no estaremos solo en estas peleas. Podrás tener un gran número de seguidores que encontraremos durante nuestras aventuras. Sólo podremos llevar un único seguidor al mismo tiempo, pero podremos cambiar libremente entre ellos en la mayoría de los casos. Cada uno de tus seguidores tendrá diferentes habilidades y tendrá efectos muy diferentes durante los combates. Podremos hacer que sigan una de las dos tácticas disponibles: Ataque o Apoyo. En el modo de ataque, el seguidor entra directamente en combate, haciendo que los enemigos se centren en ellos y te ignoren. En este modo pueden resultar heridos y morir en la batalla. En el modo de apoyo, nuestro seguidor se pondrá justo fuera del área en la que estás luchando y meditará para aumentar tu capacidad de combate, por ejemplo. Otros seguidores hacen cosas como regenerarnos la salud o aumentar el daño si utilizamos un estilo en particular.

En cuanto al apartado sonoro de Jade Empire, este también se podría decir que cumple sobradamente su cometido. La música orquestal hace acto de aparición en los momentos más épicos y le da al juego esa sensación de película que tanto gusta a BioWare. Los sonidos del juego en las batallas provienen de las ya mencionadas películas de artes marciales que todos conocemos y amamos. En cuanto al doblaje, el título está en inglés con subtítulos al español. La actuación de los dobladores proviene del año 2005, con lo que tendremos esa sensación de no estar frente a uno de esos tremendos trabajos de doblaje que hemos visto en los últimos tiempos, como Red Dead Redemption 2. Sin embargo, esto tampoco desentona. Los sonidos de ambiente sí que son dignos de mención por el gran detalle para estar hablando de un juego de hace 15 años. Cosas el agua cayendo en cascada y golpeando en las rocas o el silbido del viento a través de los árboles, provocan una sensación de paz geniales. 

Jade Empire es un juego de rol al que, aunque le pesen los años, sigue siendo la mar de divertido. Si no estáis acostumbrados a los juegos de BioWare, algunos podrán sentirse algo perdidos por la gran cantidad de información y conversaciones que encontraremos en el juego, así como dominar las diferentes clases de lucha que hay disponibles. Pero sin duda, los jugadores de rol se deleitarán con él.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.