Gordon Freeman se estrenó un año después de hacerlo en PC en la primera Xbox con la secuela de Half-Life.

La serie Half-Life es posiblemente una de las más conocidas por todos los fans de los videojuegos. Y eso que estamos hablando de una IP que solo cuenta con 2 episodios en su haber (sin contar expansiones, etc). Cuando hablamos de Half-Life, por desgracia todo lo que podemos hacer es mirar atrás y ver como, cuándo parecía estar en su mejor momento, su luz se apagó y supuso el final de la misma. Es cierto que llevamos años de rumores sobre un más que esperado Half-Life 3, pero hasta el momento no han sido más que eso, rumores. Estamos hablando sin lugar a dudas de la secuela más deseada del mundillo, algo que desde Valve saben, pero que no han sido capaces por unos motivos u otros de llevar a cabo. Así pues, no nos queda más que echar la vista 15 años atrás para acordarnos del innovador juego que fue, y sigue siendo, Half-Life 2.

Nos encontramos ante una secuela que tomó todo lo positivo del original y le dio una vuelta de tuerca más. Para la chavalada que no podía permitirse un ordenador que pudiera ejecutar el benchmark que era en esa época el juego de Valve, la noticia de que Half-Life 2 llegaría a Xbox fue recibida por todo el mundo con expectación. Después de los acontecimientos del primer juego, exactamente 20 años más tarde, nos despierta de nuestra hibernación el misterioso “G-Man” (ese “ser” que aún hoy en día me da escalofríos) y descubrimos un mundo terrestre que está bajo el control de La Alianza. Con la ayuda de algunos aliados nuevos y conocidos, tendremos que intentar liberar a la raza humana de las garras de estos peligrosos seres extraterrestres.

Los modelos de personajes genéricos que vimos en el primer juego (con sus cara-polígono) eran ahora personajes completamente desarrollados, como Calhoun o Isaac Kleiner. Por si fuera poco, la mítica e icónica palanca del primer título también volvía a escena, más detallada y mortífera que nunca.

Muchos enemigos del primer juego volvían también, junto con la nueva amenaza que supone La Vigilancia, humanos modificados genéticamente por los alienígenas que tienen el control total de la Tierra. Junto a esto, tenemos de vuelta a los Vortigaunts, que se han convertido en aliados de la humanidad y ahora ayudan a las personas gracias a una base subterránea que controlan. Estar en la superficie sin contar con ningún tipo ayuda será simplemente imposible, por lo que Gordon Freeman, nuestro querido científico, deberá apoyarse en sus aliados siempre que pueda.

Esa palanca me suena haberla visto en algún lado…

Half-Life 2 presenta visión extremadamente sombría y distópica de la ocupación alienígena de la Tierra y tiene algunas similitudes con la película de La Guerra de los Mundos de Steven Spielberg. Un ejemplo donde más se nota es en los caminantes que La Vigilancia tiene patrullando las calles de la ciudad. Estos son los clásicos caminantes trípodes, que recuerda a una especie de híbrido de alienígena y máquina. Tomando el control nuevamente de Gordon Freeman representaremos la última esperanza de la humanidad. Y esto no será por casualidad, ya que nos hemos ganado las lentejas y una gran reputación después de los hechos acaecidos en los laboratorios de Black Mesa. De hecho, la humanidad nos empezará a ver como el líder de la rebelión, con muchos adoptando el lema “Sigue a Freeman” y con los Vortigaunts llamándonos el “Hombre Libre”.

Los caminantes

Half-Life 2 fue la primera oportunidad de Valve para mostrar su nuevo motor de juego “Source” y el sistema de físicas “Havok”. En PC todo se veía de escándalo, pero en Xbox también rayaba a un nivel impresionante. Muchos coinciden en decir que Half-Life 2 es el juego que mejor se ve de la primera Xbox. Y es que hay que señalar que aún hoy en día tiene un aspecto brillante. Decir que fue lanzado en 2004 para PC, y un año después para Xbox, es asombroso.

Half-Life 2 es un FPS con una interesante cantidad de armas que iremos descubriendo según avancemos. Algunas de estas presentaban opciones de fuego alternativo, algo que se puso de moda en la época, pero sin duda la reina de todas estas era el “Cañón de Energia Oscura”. Recibida en los primeros compases del juego, esta tenía la capacidad de coger objetos del escenario y dispararlos en la dirección que quisiéramos. Este arma le dio a Half-Life 2 una perspectiva nunca antes vista en la forma de interactuar con el medio que nos rodea. Era algo completamente diferente a todo lo que habíamos visto antes en otros FPS. Según avanzábamos en el juego, las cosas mejoraban aún más cuando recibimos la “Pistola de gravitatoria”, que nos permitía por ejemplo coger una sierra del escenario y dispararla contra los enemigos cercenando sus extremidades. El sistema de físicas gracias al motor Havok fue todo un avance espectacular en la industria y algo que todas las compañías comenzarían a utilizar después.

Otra novedad presentada en Half-Life 2 es que en esta ocasión no iremos a pie durante todo la aventura, sino que podremos montarnos en vehículos en los niveles más grandes y abiertos del juego. Por ejemplo, en el nivel ”Carretera 17″, podíamos montar en un buggy e ir explorando por todo el escenario en busca de suministros. Estas fases del juego suponían un soplo de aire fresco a la dinámica y ayudaban a que el nivel de inmersión fuera mayor.

Nuestro querido buggy nos permitirá explorar los escenarios a fondo

Half-Life 2 presentaba también una brillante construcción de niveles, preocupándose sobre todo por ofrecer variedad. Un nivel excelso es por ejemplo el de “No vamos a Ravenholm…”. Este nivel era completamente opuesto a la sensación de mundo abierto que ofrecen otros niveles. En esta ocasión nos encontramos en una ciudad completamente tomada por asaltacabezas, zombies y un cura que ha perdido totalmente la cabeza. Sin duda nos recordará a las mejores películas o juegos del género de terror, ya que es un escenario claustrofóbico, terrorífico y sangriento.

No vamos a Ravenholm es un nivel que pone los pelos de punta

Pero eso no era todo, puesto que Half-Life 2 tenía más trucos bajo la manga. En el nivel “Bunkers”, obtendremos la habilidad de controlar a las criaturas Antlion, gracias a una bola de feromonas de hormigas león, y que podremos manipular para atacar a las tropas de La Alianza. Esta es una mecánica a la que guardo muy buen recuerdo, ya que es muy divertida y profundiza aún más en el juego.

Los Antilions que podemos manipular y controlar.

La perfección de Half-Life 2 reside en la narración, que es contada completamente sin necesidad de pesadas cinemáticas. Todo lo que sucede en Half-Life 2 se realiza completamente dentro del juego y eso hace que sea una experiencia totalmente inmersiva. Gracias a este sistema narrativo nos preocupamos realmente por los personajes y sus relaciones con los demás, ya que vives y respiras como ellos.

Con todo esto, el juego todavía termina con demasiadas incógnitas en el aire. Se las arregla para atraparte desde el primer hasta el último momento, pero no acaba por revelar todos sus secretos. Esto puede ser negativo para muchos, pero es el peaje que debemos pagar por disfrutar de la aventura.

Half-Life 2 es sin duda uno de los mejores juegos de la historia. Tuvo un gran impacto en mí como jugador durante la adolescencia y creo que además elevó el listón de los juegos que vendrían después en el género. Sin duda lo peor de todo esto es que después no haya nada más. Es verdad que luego se presentaron dos expansiones, pero eran dos capítulos independientes del juego original.

Half-Life 2 está disponible gracias a la retrocompatibilidad de Xbox One, en el recopilatorio The Orange Box lanzado en Xbox 360. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.