Ninja Theory en sus comienzos no era uno de los estudios más conocidos del mercado, pero nos dejaron joyas como esta.

Xbox puede presumir en estos momentos de tener entre sus filas a un estudio tan prometedor como es Ninja Theory. Uno de los juegos que ayudó a poner en el mapa al estudio británico fue Enslaved: Odyssey to the West, un juego que sin duda alguna debería haber generado una franquicia, pero que por desgracia se quedó en una sola entrega. Aunque la crítica coincidió en que estábamos ante una nueva IP con mucha calidad, las cifras de ventas no cumplieron con las expectativas que se buscaban por parte de los editores. Muchos somos los que recordamos con cariño el título, así que mejor forma de celebrar su décimo aniversario que echando un vistazo a otro clásico olvidado.

Lanzado en octubre de 2010 en Xbox 360 y PlayStation 3, Enslaved: Odyssey to the West (más conocido por todos como Enslaved a secas) está basado en la novela del siglo XVI “Viaje al Oeste”, la cual ha vuelto a estar de moda después de que Black Myth: Wukong sorprendiera hace unos meses a todos. Sin embargo, Enslaved se sitúa 150 años después de un hecho post-apocalíptico destruyera a la mayor parte de la raza humana. Sin embargo, en este caso la catástrofe ha permitido a la naturaleza recuperar la Tierra. Quedan edificios en ruinas y vestigios de la humanidad, pero ahora todo el mundo está inundado de verde. Pese a lo idílico que parece este mundo, este está lejos de ser un lugar seguro. Las máquinas han tomado el control y acechan en busca de cualquier humano que quede por aniquilar.

La aventura comienza con nuestro protagonista Monkey encerrado en una celda y siendo transportado en una nave junto a otra mujer llamada Trip. Después de que ambos consigan escapar de sus celdas, Trip encuentra una cápsula de escape, pero niega la entrada a Monkey. Así pues, la nave se estrella, dejando a Monkey inconsciente. Cuando este vuelve en sí, se da cuenta de que Trip le ha puesto una diadema de esclavo, lo que significa que si ella muere el también morirá. Así pues, y pese a negarse en rotundo, Monkey se verá obligado a “acompañar” a Trip hasta su pueblo al otro lado de la ciudad de Nueva York.

Durante el camino nos encontraremos muchos peligros y enemigos, pero Monkey cuenta con un bastón que podrá ser usado tanto como arma de combate cuerpo a cuerpo como para disparar proyectiles a modo de arma a distancia. Trip no cuenta en este caso con habilidades de combate, pero puede ofrecer su ayuda en ocasiones escaneando zonas en busca de cosas de interés o aturdiendo unos segundos a los enemigos.

El combate es quizá uno de los pocos puntos negativos del título, ya que peca de ser demasiado básico en comparación con otros juegos de acción o hack&slash. Sin embargo, este aspecto está diseñado de esta forma para que los jugadores se centraran más en la historia en lugar de ir solo a destrozar robots a diestro y siniestro sin ninguna motivación. Para ofrecer algo mas de variedad, en ocasiones tenemos también secciones de sigilo que no suponen tampoco ninguna dificultad extra.

Enslaved también presenta secciones de plataformas. Monkey es un personaje sumamente ágil (haciendo gala de su nombre) y podrá trepar por las ruinas que nos encontremos a nuestro paso. En una época en la que Assassin’s Creed estaba en el punto más alto de popularidad, este tipo de jugabilidad estuvo de moda durante unos cuantos años y no, Enslaved no fue un caso diferente. Como tendremos que acompañar a Trip durante todo el viaje, cuando lleguemos a zonas de este tipo ella se nos subirá a la espalda y de vez en cuando nos ayudará activando interruptores y cosas de este tipo.

En 2010, Ninja Theory era todavía un estudio bastante desconocido para el gran público y Enslaved era solo su tercer juego hasta el momento. Después de estos juegos, sin embargo, el estudio británico había demostrado ser capaz de crear juegos con grandes argumentos y una jugabilidad sólida. Esto ha sido demostrado con títulos como DmC: Devil May Cry y Hellblade: Senua’s Sacrifice, lo que los puso rápidamente en el radar de Microsoft y así entraran a formar parte del prometedor conglomerado de Xbox Game Studios.

Lamentablemente, como Enslaved no logró convertir las buenas críticas en cifras de ventas, se abandonó la idea de una secuela que ya había sido programada. Muchos somos los fans que estamos deseando que Ninja Theory nos ofrezca una secuela a la altura, aunque pasen más de 10 años desde que fuera lanzada la primera parte. Enslaved está disponible a través de la retrocompatibilidad en Xbox One, así que si aún no lo habéis probado ya sabéis. Sin embargo, a pesar de que Ninja Theory está bajo el paraguas de Xbox Game Studios, Enslaved no está disponible en el Game Pass. Esperemos que llegue en un futuro no muy lejano.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.