Retro-Análisis de Asura’s Wrath para Xbox One

Vuelvo a mi colección de juego de Xbox 360 para analizar otro título retrocompatible. En esta ocasión he recuperado del cajón de los recuerdos a Asura’s Wrath. El inesperado juego de Capcom de 2012 que dejó opiniones muy dispares en su ejecución. Sin embargo, jugado en tiempos actuales, mi visión del juego es otra. Sobre todo teniendo en cuenta el mercado actual y otros géneros que definen mejor el juego de Capcom y CyberConnect2 (Montreal).

CyberConnect2 es conocido por haber trabajado con múltiples juegos de corte anime como Dragon Ball Z Kakarot o Naruto Ultimate Ninja Storm. Por lo que no es de extrañar que se atreviesen con una producción con ese estilo en una IP recién salida del horno. Porque Asura’s Wrath no deja de ser una serie de anime llevada al videojuego. Una producción que está llena de referencias y guiños a franquicias reconocibles allá por 2012 (y ahora también), como: Naruto, One Piece o Dragon Ball.

Narrativa interactiva

Asura, nuestro protagonista (aunque no el único…), se enfrenta a una guerra eterna contra el mal del mundo, Vlitra, un ente de poder inconmensurable que busca la destrucción de Gaia(el mundo). En esta guerra, 8 guardianes aúnan fuerzas para derrotar a Vlitra y sus Gohma cada vez que se alzan. Antes este ciclo de destrucción sin fin, un plan se urde entre las sombras, y para que encajen las piezas hay que deshacerse de Asura. El drama está servido. Una falsa acusación, un guardián convertido en fugitivo y una ira interior que crece a cada momento que pasa. Asura debe afrontar la situación más difícil de su vida mientras huye y se enfrenta a sus antiguos compañeros. La campaña está inspirada en la mitología hindú y toma nombres, conceptos y varias referencias en una historia propia.

1200120012001200

Cabe decir que Asura no es precisamente un señor compasivo ni grandilocuente, más bien es violento, terco y tiene menos paciencia que un niño en una tienda de golosinas. Esto nos lleva a una serie de enfrentamientos sin cuartel que, a su vez, mezclan varios géneros. La premisa básica es el beat em up con combos sencillos y QTE para rematar enemigos. Aunque también vivimos batallas de naves, carreras de motos al estilo Battletoads(no siempre en moto), y alguna que otra sorpresa. Probablemente el punto donde el epicismo gana más terreno radica en los enfrentamientos contra jefes(que no son pocos). En estos combates la esencia de las grandes batallas del anime se puede palpar con las manos(literalmente).

Cada batalla ofrece diálogos a tiempo real, beat em up y muchos QTE para rematar las escenas a tiempo real. En su momento, Asura’s Wrath recibió críticas por ser un juego muy basado en los quick time events. Pues los combates tienen combos muy simples y los remates se realizan mediante botones en pantalla. Fallar o acertar estos comandos solo tiene peso durante el combate abierto. Dado que si fallamos durante el remate del jefe, pocas veces tiene efecto real más allá de la puntuación final. Aun así, la sensación es increíblemente satisfactoria y la experiencia muy disfrutable. Siempre y cuando seáis fans del anime, como yo.

Tampoco hay que quedarse con la idea de un QTE sencillo en medio de un montón de escenas. El combate tiene su premisa original. La ira de Asura es la clave de todo, lo que hace de los combates un evento trepidante en el que acumular ira y aprovechar los comandos especiales. Los enemigos no tienen indicador de vida, ni siquiera los jefes finales. Para vencer es necesario cargar nuestro ataque final. No obstante, Asura si tiene indicador de salud, por lo que hay que conseguir el ataque de furia antes de morir. Por suerte, a cada fase la salud se rellena por completo, y si nos derriban y nos levantamos “con gracia” recuperaremos algo de vida. Responder a los QTE que salen durante este enfrentamiento, más cercano al hack n slash, permite alcanzar antes el clímax.

A la prática, si revisionamos Asura’s Wrath ahora, 2020, y pensamos en otros juegos tildados de películas interactivas, como el reciente Tell Me Why. Por qué no disfrutar de una serie interactiva que se acerque más al anime y este lleno de acción y desenfreno? Pues la repuesta es: “No se, nadie te lo impide”, puesto que Asura’s Wrath es un título retrocompatible en Xbox One. Y, aunque no tiene una mejora específica a 4K, se ve y se juega maravillosamente en la consola actual. Además, la construcción de misiones incluye avances del próximo capítulo, resumen de lo sucedido y todo un empaquetado que nos hace sentir como si viésemos nuestra serie semanal. Prácticamente cada misión dura lo que un episodio estándar de anime.

No es oro todo lo divino

He comparado Asura’s Wrath con producciones de corte narrativo más enfocadas en contarnos algo que en jugar. La diferencia más palpable entre esos juegos y el que nos atañe es la falta de cambios o bifuraciones en la historia. A fin de cuentas, este anime interactivo tiene un camino fijo que superar y un final concreto que ver. Además, Capcom, ni corta ni perezosa, tomó una decisión muy reprochable con el final del juego. Pues el título base tiene tres actos que presentan dos finales. El final real enlaza con una potencial secuela, sin embargo esa secuela se convirtió en un DLC que añadía el acto final. Es cierto que a día de hoy se venden juegos por capítulos, pero rara vez cuesta lo que un juego completo dicho fascículo.

El atractivo potencial de los juegos basados en capítulos y películas interactivas radica en seguir diferentes caminos para ver otros finales. Asura’s Wrath se puede superar en unas 6 horas de media. Por lo que repetirlo solo aporta el placer de revivir la experiencia más que la posibilidad de ver variaciones. Como añadido posterior hay algunos DLC sueltos que no impactan directamente sobre la historia (¿o si?). El contenido adicional de fantasía permite batirnos contra Ryu y Akuma de Street Fighter, aunque reutiliza escenarios del juego base.

Conclusión

Asura’s Wrath es un experimento curioso entre varios géneros. La apuesta final es la de ofrecer una serie de anime en formato jugable. La banda sonora que nos ofrece tiene momentos realmente épicos y melodías que permiten reconocer a cada personaje. Por desgracia, siendo un título más centrado en ser una experiencia interactiva resulta breve y no tiene caminos diferentes para experimentar. Es un juego muy recomendable a cualquier fan de la animación japonesa y la acción sin complicaiones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.