Review de la nueva serie Resident Evil Infinite Darkness de Netflix

Hoy es sábado, un día de júbilo para muchos y casi el final de semana. Qué mejor momento que este para traer un contenido diferente al que aportamos normalmente. Por eso, hoy os traigo unas breves impresiones, spoiler free, de la nueva serie de Netflix Resident Evil Infinite Darkness. Si bien no es la adaptación directa de un juego numerado de la saga, es un buen punto para ver cómo se ha adaptado la franquicia de Capcom al formato cinematográfico (una vez más).

Como muchos sabréis, Resident Evil ha tenido muchas aproximaciones al mundo del cine y la series. De esta forma tenemos la conocida saga de películas de acción real protagonizadas por Milla Jovovich. Aunque ha habido piritos anteriormente como Resident Evil Vendetta o Damnation; ambas películas en animación CGI. Siguiendo esa misma línea, Resident Evil Infinite Darkness trabaja una vez más en el CGI, y no uno cualquiera. El apartado visual de dicha serie es de una calidad técnica pocas veces vista. Cada pelo, cada poro de la piel y los efectos de luz en pantalla son toda una experiencia. Sin olvidar las animaciones que luce cada personaje.

Si nos centramos en la parte narrativa, nos encontramos con una serie de escasos cuatro episodios de una duración de 25 minutos de media. En este escueto espacio, Leon Kennedy y Claire Redfield vuelven a la acción tras los sucesos de Resident Evil 4. Mientras Claire se dedica a tareas humanitarias, Leon es una especie de agente especial que trabaja para el presidente de Estados Unidos. Ambos personajes mantienen sus rasgos de personalidad, aunque con algún giro inesperado en su comportamiento. Obviamente, el virus y los zombies hacen acto de presencia: conspiraciones, empresas farmacéuticas y experimentos en zonas atenazadas por la guerra.

Esto lleva a Leon a investigar un brote en la propia Casa Blanca, mientras Claire busca la verdad al ver los dibujos de un niño refugiado de guerra. Ante esta situación, la verdad es que el protagonista total es Leon, puesto que Claire tiene pocas escenas y prácticamente no aporta nada a la trama. Realmente se ha desaprovechado mucho la dualidad de personajes arrinconando a una de ellos. Por otra parte, como tan solo tenemos 2 horas de largometraje aproximado en total, la historia resulta un tanto abrupta. Asimismo, los personajes que participan, además de los protagonistas, tienen muy poco desarrollo y todo se resume en un episodio final atropellado que mezcla acción, secretos revelados y un posible Cliff Hanger de cara a una continuación.

Con todo esto, con suerte estaremos ante el inicio de algo grande, como fue la primera temporada de Castlevania (muy pocha a mi ver), que supo ir a mejor con cada nueva colección de episodios estrenados. Ahora mismo Resident Evil Infinite Darkness es un extraño y abrupto sorbo de lo que podría ser una serie interesante. Espero, personalmente, que la idea se trabaje mejor en futuros episodios. A todo esto, podéis disfrutar de la serie en múltiples idiomas; incluyendo castellano, japonés e inglés, entre otros. Que tengáis un feliz sábado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.