Con el lanzamiento del próximo remaster en este mes de febrero, os contamos las claves qué hicieron de Vanquish un juego de culto.

El curriculum del estudio japonés Platinum Games está lleno de éxitos que han logrado hacerse un hueco entre los corazones de muchos aficionados a los videojuegos. Conocido por hacer juegos con un alto nivel de frenetismo, el estudio ha dejado su huella en la industria con títulos superventas como Bayonetta, Metal Gear Rising: Revengeance o NieR: Automata. Sin embargo, ha habido también juegos que quizá no tuvieron en su momento todo el éxito que deberían haber tenido, pero que tanto el estudio como los jugadores tienen en su memoria. Vanquish es uno de esos títulos.

Nos encontramos ante un juego de disparos en tercera persona que combinaba una de las marcas registradas del estudio nipón, la acción rápida y de alto octanaje, con una ejecución al más alto nivel. Vanquish, sin embargo, supuso un fracaso al no aparecer casi en las listas de ventas. Sin embargo, el juego fue un éxito entre los críticos y los jugadores, elevando a la categoría de juego de culto años después. Nunca es una buena idea lanzar una nueva IP durante el último periodo del año y ese año 2010 no fue un terreno fácil para un nuevo juego. Lanzado el 19 de octubre de 2010, Vanquish tuvo que enfrentarse a colosos como Fallout: New Vegas, Rock Band 3, Kinect, Call of Duty: Black Ops y Assassin’s Creed: Brotherhood entre otros.

Vanquish nos pone a los mandos de Sam Gideon, un soldado equipado con un traje de reacción aumentada (ARS), que es enviado a la colonia espacial de Providence después de ser tomada por una fuerza hostil. Sinceramente, el argumento era un conjunto de clichés visto una y mil veces, pero sin embargo sirve perfectamente a su propósito principal, que no es otro que llevar a los jugadores a tiroteos y acción elevada a la máxima potencia. Es el ARS lo que hace a Vanquish tan diferente de sus contemporáneos. En una generación llena de tiradores de “ritmo pausado” como Gears of War, Vanquish suponía un soplo de aire fresco. Es cierto que este título también tiene una mecánica de cobertura, pero la mecánica del juego anima a los jugadores a seguir moviéndose y no pararse nunca. El ARS permite esquivar, deslizarse rápidamente y saltar sobre la cobertura mediante el uso de propulsores. Un rápido toque de botón permite a los jugadores entrar en el modo de Reacción Aumentada (AR), que permite ralentizar el tiempo y localizar los puntos débiles del enemigo.

La velocidad y el componente de frenetismo que nos otorgan el traje se aprovechan al máximo en el diseño de los niveles. Vanquish pone a los jugadores en grandes campos de batalla llenos de soldados enemigos, lo que no nos dejará ni un momento de respiro. Aunque es cierto hay muchos puntos de cobertura, estos están pensados solo para ser usados como punto de partida para ejecutar movimientos elegantes y que nos harán sentirnos todo un supersoldado. Utilizando los propulsores para recorrer los escenarios, esquivar el fuego enemigo, saltar por encima de las coberturas y activar el modo AR, se crea una satisfactoria mecánica de juego que lleva el juego a lo largo de su algo corta campaña de 7 horas, quizá uno de los pocos puntos negativos. 

Las armas también ayudan a que esta mecánica sea un éxito. El ARS permite a los jugadores llevar hasta tres tipos de armas y dos tipos de granadas. No hay nada revolucionario en las armas disponibles, pero sirven a su propósito. Tendremos un rifle de asalto, pistola, escopeta, francotirador, lanzacohetes y demás. Cada arma puede ser mejorada para mejorar sus capacidades y desatar aún más nuestro poder.

Vanquish también se saltó la tendencia en lo que respecta a los gráficos. Para una generación definida por los tonos marrones y la destrucción, los brillantes y futuristas salones de Providence ofrecían un escape visual de los campos de batalla destrozados por la guerra que vimos en tantos juegos de la época. Para un juego que tuvo lugar en una estación espacial en el vacío del espacio, Vanquish se sentía más vivo que los juegos que realmente tuvieron lugar en la Tierra.

Vanquish nunca tuvo una secuela. Aunque el juego obtuvo un 84 en Metacritic, no logró generar muchas ventas. En marzo de 2011, las versiones de Xbox 360 y PS3 vendieron un total de 830.000 unidades en todo el mundo. Tras esto, esta nueva IP parecía abocada al olvido, pero Sega finalmente lanzó el juego en PC en 2017, logrando casi 144.000 jugadores gracias a esa versión. La nueva oportunidad de Vanquish llega este mismo 18 de febrero como parte del pack del 10º aniversario de Bayonetta & Vanquish. Este lanzamiento llega a Xbox One y PS4 con mejoras gráficas y rendimiento mejorados. Los propietarios de Xbox One X pueden experimentar el juego funcionando a 4K/60fps. Esta es una segunda oportunidad que pocos juegos tienen, por lo que con suerte esta vez más jugadores podrán disfrutar este título de culto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.