Declaraciones de Aaron Greenberg clarifican la ventaja de tener Project Scorpio frente a Xbox One

La nueva consola de Microsoft, Project Scorpio, le envuelve un halo de misterio, de dudas y de muchas preguntas que nos hacemos los jugadores sin responder.

Es cierto, que desde su anuncio en el pasado E3 2016, cada vez y a cuenta gotas conocemos más de esta consola que verá la luz a finales de 2017.

Aaron Greenberg, jefe de marketing de la división de Xbox y a través de una entrevista realizada por nuestros compañeros de Engadget ha desvelado la gran diferencia que supondrá tener Project Scorpio y Xbox One.

Greenberg comenta, que Project Scorpio y Xbox One compartirán juegos exclusivos, es decir, que los juegos que salgan en Project Scorpio verán la luz en Xbox One, a excepción eso sí, de los juegos que estén desarrollados solo para la realidad virtual, que quedarán reservados para la nueva consola.

Además, todos los dispositivos(accesorios de Xbox One) y juegos que tengamos comprados, serán totalmente válidos en Project Scorpio, teniendo una compatibilidad total desde el primer día.

En palabaras de Aaron Greenberg, lo que quiere Microsoft es que el salto de Xbox One a Project Scorpio sea cuando el jugador lo desee y no de una forma “obligada” por quedarse anticuada su Xbox One.

En resumen, las dos diferencias sustanciales de Xbox One frente a Project Scorpio se basan en una mejora de calidad gráfica (más potencia), que esto no supone no disponer de los mismos juegos, y la posibilidad de la realidad virtual.