Sebastian Reichert, productor de Dead Island: Riptide, se ha mostrado sorprendido por la prohibición de la saga en el territorio alemán.

Reichert ha explicado que las leyes alemanas que afectan a los videojuegos prohiben los títulos que promueven la violencia contra humanos o personajes de aspecto humano. Partiendo de esta norma, Reichert señala que las autoridades germanas han considerados que los zombis son humanos.

“No importa qué tipo de enemigos sean: mientras parezcan humanos, tienes un problema“, explica. “En Dead Island en particular estaba el problema de que puedes atacar a los zombis cuando están muertos y eso es mutilación de cadáveres”.

“Sin embargo, castigamos al jugador si hace eso porque, si el jugador intenta apuñalar o destrozar todo lo que se encuentra, su arma se rompe y está jodido. Ni siquiera le recompensamos por hacerlo, les castigamos por ello“, señala Reichert.

Lo que más indigna a Reichert es que otros juegos violentos estén autorizados y da como ejemplo Gears of War 3, pues considera que no hay tantas diferencias físicas entre los humanos y la horda Locust ya que, aunque reptilianos, son humanoides. “¿Dónde está la diferencia? Quiero decir, son humanoides y puedes hacerles cosas… tienen movimientos finales espectaculares”, señala en referencia a las ejecuciones.

Comenta la noticias en nuestro Foro!!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.