Una divinidad nos devuelve a la vida para que mediemos en un enfrentamiento familiar. El problema es que somos una simple calavera.

El género de las plataformas ha sido un género muy recurrido en los últimos tiempos. Sin embargo, cada año siempre aparece un proyecto que nos sorprende gratamente, ya sea por su originalidad o su buen hacer. Skully es uno de estos últimos.

Desarrollado por Finish Line Games y editado por Avance en España, nos encontramos con un juego en el que la premisa consistirá en hacer rodar una calavera a través de los niveles mientras evitamos todos los peligros que acechan. Y sí, es normal que muchos de vosotros estéis pensando en Super Monkey Ball Banana Blitz, ya que la mecánica de juego “se parece” un poco. El título no sale a la venta hasta el mes que viene, pero hoy os presentamos las primeras impresiones del mismo.

Skully comienza con una especie de divinidad de la tierra que se encuentra con una calavera humana en el suelo. La isla en la que se desarrolla el juego está llena de una especie de charcas de barro mágico, así que la deidad coge la calavera y la lanza a una de estas. La calavera se despierta y recibe el poder de rodar por su propia voluntad. Tras esto, la deidad nos cuenta la historia de su vida. La isla es el hogar de esta deidad y de sus tres hermanos, que se han separado por disputas internas. Con la ayuda de Skully, esta divinidad intentará volver a tener relación con sus hermanos, así que la enviará en una peligrosa misión donde luchará contra todo tipo de peligros, ya que la divinidad es demasiado débil para poder llevar a cabo tan ardua tarea.

Las cinemáticas están muy bien llevadas a cabo, presentándonos la historia de manera satisfactoria. La divinidad podrá hablarnos, dando al argumento un toque de seriedad y mensajes muy interesantes. Mientras jugamos, la divinidad hará monólogos sobre la naturaleza mientras hace observaciones sobre las cosas que vemos a lo largo del camino. Como ya hemos comentado, la divinidad que devuelve a la vida a Skully es de una deidad de la Tierra, mientras sus hermanos son divinidades del Agua, el Fuego y el Viento. Por desgracia no hemos podido conocer más de ellas, ya que la versión de la que disponemos solo incluye los dos primeros niveles del juego.

La jugabilidad y mecánica de juego de Skully están muy bien definidas. Haremos girar a Skully con el joystick izquierdo y podremos mover la cámara con el derecho. También tendremos la opción de saltar para evitar obstáculos. Los dos primeros niveles están cubiertos de agua, lo que le quitará vida a Skully si la tocamos. Los controles están muy bien implementados y es bastante divertido rodar mientras recogemos cada una de las muchas flores de un nivel, que serían como las típicas monedas de un juego de plataformas al uso.

También es cierto que algunas secciones de plataformas pueden darnos más de un problema, ya que la cámara a menudo se “volvía” un poco loca, dificultando mucho el control de la calavera. Esto, combinado con la rapidez con la que Skully rueda puede provocarnos más de un dolor de cabeza, ya que moriremos más de una vez. Skully también puede pegarse a la maleza de los escenarios, lo que le permiten avanzar por paredes y quedarse colgada de muchas zonas, lo que también puede provocar que si nos caemos muramos al instante. Hay puntos de control por todas partes y cada uno de estos es una piscina de barro como la que trajo a Skully a la vida.

A medida que el juego avanza, Skully tendrá acceso a más formas a las que puede cambiar en estos puntos de control (algo muy parecido a lo que vimos en el fantástico Kameo: Elements of Power de Xbox 360). La única forma que hemos podido probar es la forma de la tierra, que convierte a Skully en una especie de golem de arcilla que puede golpear cosas y crear ondas de choque. Este también controla muy bien, ya que además podremos llevar a cabo muchas acciones que Skully no podría realizar en su forma original.

En general, he disfrutado bastante con este primer acercamiento a Skully y me ha despertado ganas de querer jugar más. El juego es bastante bonito gráficamente y ofrece una interesante sensación de desafío, sin mencionar que es bastante relajante. En cualquier caso, el mes que viene os tendremos preparado el análisis del juego completo y podemos ver si el título promete y cumple lo presentado hasta ahora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.