Los rumores apuntan a que Halo Infinite podría entrar a formar parte de los llamados “juegos como servicio”, pero ¿sería lo correcto?

En el E3 del año pasado, Microsoft y 343 Industries presentaron la nueva entrega de la franquicia Halo, bajo el nombre de “Halo Infinite”. En esta presentación pudimos ver un breve (y único hasta ahora) tráiler, en el cual los marines de la UNSC se encontraban explorando un anillo de Halo y concluía con la aparición del siempre icónico Jefe Maestro. Más tarde, desde Microsoft se comentó que el juego volvería a poner al Jefe Maestro como principal y único protagonista, sirviendo esto como una vuelta a las raíces de la serie. Esto obviamente fue una gran noticia para muchos fans de Halo que se sintieron decepcionados de alguna manera con Halo 5: Guardians, dado que en cierta manera se desviaba un poco de la experiencia original de Halo. Sin embargo, ese alivio se transformó rápidamente en preocupación una vez que se descubrió que el juego seguirá un modelo de microtransacciones, aunque con matices, eso sí.

Hace tiempo nos enteramos de que 343 Industries estaba buscando a una persona para el puesto de “Director de Diseño de Experiencias Online”, cuyas funciones incluirían tareas como la integración de un plan de negocios y la creación de una experiencia de inversión de los jugadores que los animaría a realizar microtransacciones, entre otras cosas. Las microtransacciones no son nada nuevo para la serie Halo, pero parece que ahora se está haciendo más hincapié en esta propuesta. Poco más se sabe actualmente sobre esto, pero llevarlo en esta dirección podría tener repercusiones importantes para la serie. Estas podrían ser positivas, pero el historial de la industria del videojuego con las microtransacciones hasta ahora no inspira mucha confianza.

La naturaleza del juego como servicio de Halo Infinite podría ser buena para la serie si sigue el ejemplo de títulos como Monster Hunter World de Capcom (que recientemente llegó a Xbox Game Pass). Las microtransacciones están presentes en el juego, pero apenas repercuten en el transcurso del juego. Y lo que es más importante, Capcom utiliza este componente monetizado en Monster Hunter World como una herramienta para incorporar contenido gratuito cada X tiempo y para que los que de verdad quieran consumir este producto lo hagan, y no utilizarlo como un medio para sacar únicamente más dinero.

Por otro lado, hay muchas posibilidades de que esto no sea así. Microsoft podría optar por valorar el dinero que han ganado con los REQ Packs de Halo 5 y diseñar un juego con un enfoque aún mayor en las microtransacciones. Un trabajador de 343 Industries ya declaró que los jugadores no tendrán que pagar dinero real por las cajas de botín, por lo que la versión actual de los paquetes REQ no será una opción, asumiendo que 343 Industries mantenga su palabra, claro.

Si los jugadores no van a comprar cajas de botín, entonces 343 tendrá que ofrecer productos a la carta en su lugar. Armas, skins de armas, piezas de armadura y skins, clases de boosts, vehículos, etc. Todo esto no sería tan sorprendente de ver si Halo Infinite se une al club de los juegos como servicio. Ni siquiera sería demasiado raro ver algo estilo Destiny, con una estructura global online con tareas diarias, equipo nuevo que conseguir y algún tipo de ubicación central desde dónde lanzar las actividades. Halo nunca ha seguido este formato antes, pero sería sencillo de hacerse si van a apostar por estas microtransacciones. 

Como decimos, todavía no hay información concreta sobre Halo Infinite disponible en este momento. Podría muy bien ser que 343 Industries tenga la intención de seguir el ejemplo de Rainbow Six o Monster Hunter World y ofrecer a los aficionados un juego que reciba contenido periódico como elemento de servicio, en lugar de ser obstaculizado por él. Si ese es el caso, entonces es probable que no haya problemas para convencer a los aficionados de que gasten un poco más y “expresen así su pasión” por la franquicia. De lo contrario, Halo Infinite podría ser una gran decepción para los fans que llevan en la serie desde el comienzo.