El Gobierno de Irlanda da su opinión sobre este polémico tema.

Como comentamos hace unas semanas, 16 países se están investigando las cajas de botín en una comisión conjunta. Pues bien, para Irlanda parece que las loot boxes o cajas de botín no suponen un problema, puesto el gobierno ha dictaminado que las cajas de botín no están sujetas a las leyes de los juegos de azar y apuestas.

Según David Stanton, ministro de Estado del Departamento de Justicia, su departamento “no tiene un papel para regular a los desarrolladores de juegos sobre cómo funcionan sus juegos ni en la oferta de compras dentro de sus productos”.

Además, Stanton señaló que las cajas de botín no entran en el ámbito de las leyes de juegos de azar, sino en el del “derecho normal del consumidor”.

“Cuando un juego ofrece la posibilidad de comprar y asumir un riesgo a cambio de una recompensa dentro del juego, entonces, en mi opinión, debe ser tomado como un producto de juego.”

“Sin embargo, debe entenderse que si un juego ofrece compras en el juego, ya sean cajas de botín, skins, etc., que se promocionan entre los jugadores para aumentar sus posibilidades de éxito, estas compras son esencialmente una actividad comercial o de comercio electrónico.”

Parece que el tema está más en el candelero que nunca, tras el proyecto de ley que se realizó hace unos meses y como Suecia estaba intentando considerar a las cajas de botín como dentro del ámbito de los juegos de azar.