El camino parece vacío, pero hay sorpresas en sus arcenes

Al final una de las posibilidades que podía suceder con la próxima entrega del Jefe Maestro, ha sucedido. A muchos nos ha apenado no poder contar con Halo Infinite de salida, aunque viéndolo desde una perspectiva menos pasional seguramente haya sido la elección más idónea teniendo en cuenta que estamos hablando de la próxima generación de consolas. Una generación que sufre su primera crisis sin haber visto todavía la luz del Sol, ya que no estará respaldada con lanzamientos first-party que demuestren el músculo técnico de ambas consolas.

¿Tan importante es tener un lanzamiento first-party triple A?

Depende de los ojos con los que se mire, aunque yo diría que sí. Al final, la punta de lanza que debe dar ejemplo en todos los aspectos son los first-parties que trabajan activamente para esa consola. No es tarea fácil, ya que pese a contar con el respaldo de la compañía del hardware, la desarrolladora se enfrenta ella sola a la titánica tarea de descubrir las bondades y virtudes de esa nueva tecnología. No son pocos los casos de estudios que se han roto la cabeza en los primeros compases de una nueva consola, y aunque es cierto que los nuevos diseños tienden más a parecerse a un ordenador que a otra cosa, aún hay mucho que explorar y que probar. Si no, que se lo digan a 343 Industries con Halo Infinite.

Cuando Craig nos hizo abrir los ojos

Hay una cosa que todos los usuarios deben saber. La next-gen no es sólo ver los juegos en 4K y 60fps. La next-gen no es contar los píxeles y ver si los pelos de la barba de cierto personaje están donde tienen que estar. Es algo más. Es implementar nuevas tecnologías, nuevos assets, nuevos formas de jugar y expandir la experiencia jugable a límites que antes no eran posibles (al menos en los lanzamientos Triple A). Si la next-gen residiera únicamente en que todo se viera más bonito, sería una pérdida de tiempo y falta de evolución del ocio interactivo que llevamos disfrutando durante tantos años. Es por eso que Halo Infinite requiere más meses de desarrollo, al igual que lo requerirán otras IP´s como Forza Motorsport, State of Decay 3 y toda la batería de títulos que se nos viene encima.

Halo Infinite necesita cambios, y eso ya lo vimos en su desafortunado gameplay de hace unas semanas. Pero no nos quedemos con su apartado visual, que es lo más llamativo y lo primero que salta a la vista. Estoy seguro de que un juego tan ambicioso requiere de una preparación inusual, de una fluidez en sus servidores que necesita más rodaje del que tiene actualmente, y una estabilidad jugable que rompa barreras. Por eso mismo, me apena no contar de salida con uno de los buques insignia de Microsoft, pero me alegro en el fondo para que salga el producto que todos esperamos (y merecemos).

¿Y que vamos hacer los jugadores sin el juegos “vende-consolas”?

Con el retraso del juego de 343 Industries, las consolas de nueva generación quedan algo más desamparadas (no, Spiderman no es next-gen por mucho que algunos quieran hacernos ver). No es el fin del mundo, y se le puede sacar mucho jugo a las máquinas, especialmente a Xbox Series X gracias a su retrocompatibilidad con Xbox One. Me juego la mano derecha que todos vosotros tenéis títulos pendientes de jugar, y que por falta de tiempo y dinero no habéis podido disfrutar. Imaginad experimentar esos títulos de la forma más optimizada posible. Eso sin contar con los lanzamientos third-party que están por venir. Aquí un servidor tiene unas ganas locas de disfrutar Yakuza 7: Like a Dragon en la nueva consola de Microsoft. Incluso ser testigo del increíble apartado visual que puede tener Far Cry 6 con la potencia de la next-gen. No voy a mentir, no son motivos de peso que nos hagan desembolsar los 500-600€ que pueden constar estas máquinas, pero como se suele decir, “sarna con gusto no pica”, y al igual que hay gente que quiere los mejores móviles del mercado, habrá gente que quiera la mejor consola disponible actualmente. Yo por primera vez en mi vida, me voy a incluir en ese saco.

El culpable de esta situación de orfandad de las consolas no se puede señalar con el dedo. Al menos no a nadie de forma material. Se podría decir que la guerra fría entre Microsoft y Sony es la que ha incentivado y acelerado el proceso de “proyecto next-gen”. Muchos datos técnicos, potencia sobre el papel y alguna que otra demo puntual deleitándonos sobre el gran papel que tendrá el SSD en la futura generación, pero la realidad es bien distinta. La realidad nos obliga a ser pacientes, a que valoremos el currazo que tienen las grandes obras y a que nos adaptemos al nuevo concepto de juegos como servicio, donde los juegos arrancan “con lo básico” y poco a poco van adquiriendo contenido.

No estaremos sólos (Parte I). Las propuestas indies nos acompañarán

Al igual que he dicho que los lanzamientos Triple A necesitan de un tiempo de cocción más prolongado debido a esta nueva tecnología que se nos viene encima, existe otro tipo de experiencias que se van a beneficiar significativamente de este salto hacia la next-gen. Los juegos indies tendrán su momento de despuntar, de poder ofrecer una experiencia más gratificante en todos sus sentidos gracias a las capacidades de Series X y PS5. Sin ir más lejos, hemos visto multitud de títulos tanto en el último Xbox Inside como en el Xbox Showcase que, sin ser grandes producciones, ofrecían algo mágico, hechizante, capaz de llamar nuestra atención y de querer jugarlo en ese mismo momento. Y ya os digo que sin ese empuje de la nueva generación de consolas, no tendríamos las experiencias que hemos podido contemplar en los eventos citados.

No estaremos sólos (Parte II). Los retrocompatibles nos acompañarán

¿He dicho que estaremos huérfanos con el lanzamiento de la next-gen? Pues eso no es del todo cierto…al menos en Series X. Gracias a la retrocompatibilidad estaremos más arropados que nunca, y de la mejor manera posible. Ya sea con títulos que tengamos en nuestro haber, o los juegos que vayan incluyendo en el servicio Xbox Game Pass, os aseguro que siempre tendremos algún juego al que hincarle el diente. Se acabó esa extraña sensación que teníamos con el arranque de cada generación donde reventábamos un título una y otra vez porque no había nada más a lo que jugar. Si ahora nos aburrimos, es porque nosotros queremos.

El fin del principio

Vamos acabando el artículo con un mensaje esperanzador. Un mensaje positivo ante tanto mar de dudas. Puede que lo acontecido no sea el escenario que todos tengamos en mente, y que haya aspectos que no nos cuadren del todo. Aun con esas, los jugadores de consolas siempre nos hemos sabido adaptar a las nuevas tecnologías, siempre hemos tenido la mente abierta ante los nuevos conceptos y siempre hemos sabido apoyar a nuestras marcas favoritas, pese a que los movimientos sean inciertos. Vamos a darle nuestro apoyo a unos inicios de generación que son duretes para nosotros, y para las compañías que deben empezar “de cero” con una nueva máquina, con una nueva hoja de ruta y con un nuevo concepto de juego o de características que están implícitas en él. Pese a que parecen consolas huérfanas, estamos ante todo lo contrario, y no van a ser pocos los títulos que tengamos a nuestra disposición. Puede que el Jefe Maestro no nos acompañe en estos primeros compases con el nacimiento de Series X, pero eso no va a impedir que valoremos positivamente el resto de propuestas tan divertidas que veremos florecer. Nosotros estaremos ahí, desde el minuto uno, ilusionados por esta nueva etapa y disfrutando de todo el potencial que nos depara la next-gen. Y esperamos que vosotros, en algún momento en este próximo ciclo que nos depara el futuro, caminéis a nuestro lado y compartamos un sendero plagado de experiencias y sensaciones.

1 Comentario

  1. Buen artículo de opinión. Ahora, sí hay que valorar el esfuerzo de los grandes desarrollos que están por llegar. Pero considero a título personal que el público mayoritario no entiende de fe cuando ha visto lo que hay. Y ese es el punto. Microsoft no ha enseñado ningún vende consolas de cara al lanzamiento. No al menos, uno que pueda plantarle cara a un juego superventas como el DLC de Spider-man en la consola de la competencia. Poco esfuerzo han tenido que hacer y eso dice bien poco de lo mal que se están haciendo las cosas en MS últimamente de cara a la fecha de lanzamiento.

    A día de hoy, no he visto ningún exclusivo en MS que me haga decidir comparme una Series X de salida. ¿Juegos retrocompatibles y mejorados? Sí, gracias, pero lo considero insuficiente para dar el salto si puedo jugar a la mayoría de esos juegos en mi XBO fat. Puedo esperar a que el panorama del catálogo mejore. Pero mientras algunos estamos dispuestos a esperar, otros ya están mirando hacia otro lado que sí les va a dar algo más de lo que buscan en una consola de próxima generación. Y es que en MS no deberían jugarse el lanzamiento de una consola con un servicio que -por maravilloso que sea-, ya lo puedes disfrutar sin desembolsar entre 400 y 600€ (ya concretarán precio).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.