Cuando Xbox Game Pass es algo más que un servicio

En este corto e intenso camino que ha recorrido la industria del videojuego hemos visto muchas guerras entre compañías, enfrentamientos por la hegemonía de sus consolas y pulsos por ver quién sacaba los mejores juegos al mercado. Una serie de victorias y fracasos que ha ido moldeando al rico hobby que hoy es una parte importante de nuestras vidas, y que incluso nos ha ido moldeando, aunque sea de manera indirecta, a nosotros mismos y a nuestra forma de jugar.

La vida después de la muerte

Para llegar a este punto actual, con las consolas que tenemos en el mercado (y las que saldrán recientemente) muchos otros proyectos han tenido que morir. Tecnología puntera desechada en su momento que no supo adaptarse ni a los tiempos ni a las necesidades de los jugadores. Tenemos varios ejemplos, como Atari Lynx, que no supo combatir contra las grandes portátiles de los años ’90, las clásicas 3DO o Jaguar, que poseían un hardware revolucionario pero sin un respaldo ferviente de las third parties que estuviera a la altura, la flamante Dreamcast, que directamente era una consola adelantada a su tiempo o PSP Go!, la cual prescindía de cualquier tipo de UMD para que fuera todo en formato digital. Precisamente con esta última portátil mencionada se ve claramente lo importante que es salir en el momento justo, dar en la diana con la tendencia de juego y conocer el perfil de usuario potencial.Y en ese aspecto, Microsoft ha marcado en todo el centro de esa diana metafórica gracias a la inclusión de su servicio Xbox Game Pass, el cual cumple dos años desde su nacimiento y ahora está más vivo que nunca.

Una consola diseñada para los zurdos. Todo un adelanto de la época.

Xbox Game Pass se postula como la nueva forma de juego del futuro

Estamos viendo cómo poco a poco los usuarios están dejando a un lado las compras físicas para apoyar el mercado digital. La accesibilidad, comodidad y las ofertas que aparecen en las tiendas virtuales son reclamos que han ido mejorando con el paso de los años, hasta el punto de ofrecer suscripciones para disfrutar del gran abanico de juegos sin tener que salir de casa a comprarlos… y sin tener que movernos del sofá para cambiar el disco. Esta forma de disfrutar de nuestro gran hobby no es nuevo, pese a que el servicio de Microsoft sólo lleva funcionando desde hace poco tiempo. Mientras que Xbox Game Pass solo lleva en el mercado 2 años, PS Now, el servicio de Sony para Playstation, lleva desde 2014 intentando despegar sin un rumbo estable ni una pretensión palpable para la próxima generación. Y este es un ámbito que las compañías deben cuidar si o si.

Por supuesto, todo lo que decimos se puede extrapolar a Xbox Game Pass Ultimate en PC

Vivimos en una época donde las suscripciones están a la orden del día…

…y además con una rivalidad voraz. Asumimos que debemos pagar por estos servicios, y no nos cuesta en absoluto pagar religiosamente mes a mes por disfrutar de películas, libros o videojuegos. Este hecho ya está aceptado e interiorizado, y raro es la gente que aun no tenga cuenta de Netflix, Amazon Prime, Disney +… o Xbox Game Pass. Culpa de que muchos hayamos entrado en la espiral del servicio de Microsoft ha sido su precio. Ya no sólo hablo de las ofertas puntuales de 1€ que todos hemos obtenido en algún momento, sino en las rebajas y descuentos suculentos que siempre están latentes. Comparado con sus competidores mas directos, no hay color. Ya no es que mantenga un precio equilibrado, es que a favor de Xbox, el resto de competidores están subiendo sus precios. Un tiro en el pie, como se suele decir.

Está claro que el precio ayuda, pero lo hace aún más la transparencia, catálogo, pretensión y hoja de ruta marcada por Microsoft para su Xbox Game Pass. Hace poco leímos unas declaraciones de Mike Rose acerca del éxito de su juego Descenders gracias a la visibilidad que tuvo al estar incluido en este servicio. Y seguramente a muchos indies les suceda lo mismo. La gente abraza el streaming, las suscripciones y está ávida por disfrutar de todo lo que ofrece este sólido servicio. Y lo que nos queda por recorrer. Como si de un “boca a boca globalizado” se tratara, cada vez mas gente pierde el miedo a probar Xbox Game Pass (y permanecer en él) gracias al fluido ir y venir de juegos juegazos que están presentes. Da igual el gusto personal que tengas, siempre habrá algo para ti. Y esa parece ser que la tónica se repetirá en la próxima generación.

Innovar a morir

Las consolas parece que se han estancado durante mucho tiempo, y el ejemplo lo tenemos ahora mismo, con máquinas que han permanecido en nuestros hogares la friolera de siete años. Demasiada zona de confort, en parte debido a que ya no se hace tan urgente un salto de generación, y por otro lado debido al gran parque de consolas que hay en el mercado (que dificulta hacer “borrón y cuenta nueva” con el próximo hardware). Hay que buscar la originalidad por otros medios, y sin duda tanto “el Netflix de los videojuegos” como el servicio de streaming de xCloud son los pasos a dar. Al menos para Xbox Series X. Phil Spencer ya lo dijo en su día: sus principales competidores, a quienes hay que temer de aquí a un futuro, son a Google Stadia y al servicio de juegos que está fraguando Amazon. ¿Por sus triples A? No. ¿Por la potencia gráfica que pueden alcanzar sus dispositivos de streaming? Lo dudo. Es todo por temas de servicios, infraestructuras de servidores, estabilidad en su conexión y velocidad de streaming. Ese es el futuro. O lo que debería ser para Xbox Series X y PS5 (Switch juega en otra liga distinta, a mi entender). Pues bien,una de las dos compañías esta haciendo bien los deberes, y la otra lo está haciendo rematadamente mal.

Con caramelitos asi…¡A ver quien se resiste!

¿Qué sabemos de la nueva generación?

Hace poco fue la conferencia de presentación de PS5, y después de unos días, con la mente ya fría y sin el calentón del momento, uno puede pensar con más claridad. Vimos juegos muy buenos, algunos exclusivos y otros no, de eso no hay duda. Pero… ¿de verdad se pueden considerar “next-gen? ¿Eso es lo único que puede ofrecer la nueva maquina de Sony respecto a “next-gen? ¿Donde están el resto de servicios que no se mencionaron como PS Now, o la Realidad Virtual, o alguna implementación de juego en la nube? Seamos realistas, los gráficos no son definitorios de la next-gen, y aquí la guerra se disputa a otro nivel. Ojalá podamos ver el próximo día 23 de Julio un avance en ese otro nivel, una alegría como la que recibimos cuando anunciaron que Xbox One sería retrocompatible. Una sorpresa cuando anunciaron que Xbox Game Pass se unificaba con el Gold y te igualaban los meses de suscripción a favor del usuario.

Los inicios de Xbox Game Pass fueron una locura, el presente ha sido un asentamiento del servicio muy gratificante y esperanzador, y esperemos que el futuro no sean mas que sorpresas tras sorpresas. Esos 10 millones de usuarios inscritos, frente al 2.2 de su competencia directa, esperan ansiosos la llegada de buenas nuevas para la próxima generación… y saben que se van a cumplir.

Nos vemos el próximo 23 de Julio!!!!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.