Llegados a este punto del año (y debido precisamente al mal año que hemos pasado), me gustaría acabar escribiendo algo ameno. Algo agradable y que traslade un mensaje positivo. Y para ello, nada mejor que contar con los videojuegos, ya que si tratamos el humor, nuestro hobby es una maravillosa vía para expresarlo. Porque sin humor no somos nada. Ni siquiera nadie. Y con cualquier medio, de cualquier forma, tenemos que evitar que esta manera de expresar nuestros sentimientos caiga en desuso. Porque nunca hemos podido dar tanto con tan poco con sólo una sonrisa.

No infravaloremos los sentimientos importantes

Tenemos mil y una maneras de poder conectar con un título y que nos saque una sonrisa. Muchas veces parece que lo obviamos, y eso no puede quedar así. Tratamos el miedo, sufrimiento y angustia de una forma exhaustiva, categorizando cada sentimiento negativo que nos brinda un survival-horror de una manera que no he visto con los juegos de humor. Parece que nos interesa más pasarlo mal que pasarlo bien, y eso no puede ser así. Hay que enfatizar la risa, propagar las sonrisas que nos puede sacar un título, y para eso estamos hoy aquí.

Carcajadas con amigos, la mejor terapia

No os voy a engañar. Pese a que mi personalidad es tranquila y risueña, es complicado hacerme reír con un videojuego. Suele hacerme especial gracia la improvisación, las ocurrencias sinsentido que salen de lo mas profundo de los sentimientos y que provocan situaciones inesperadas. Eso es difícil de conseguir en un videojuego, pero no imposible. Cuando uno se lanza con una propuesta cooperativa, cualquier cosa puede pasar. Toda situación es susceptible de ser cómica y podemos saborear el mayor de los dramas y de repente, por un comentario bien soltado, llegar a la mayor de las risas.

Tuve el privilegio de pasarme Hivebusters!, el ultimo DLC de Gears 5, con mis compañeros de redacción Rios y Albert. Más allá de las bromas y conversaciones entre los tres protagonistas (que a mí, ni fú ni fá) lo más divertido era la interacción entre nosotros. Hablar de lo que sucedía en pantalla, dar otra versión surrealista de los hechos, liarse a hablar sobre absurdeces sin un final establecido, echarnos la bronca por “haberla cagado” y mil ocurrencias más. Si intercambiamos la propuesta “seria” que puede ofrecer un Gears por una experiencia cooperativa mas alocada como puede ser Human Fall Flat, imaginaros los grandes momentos que podemos rascar con amigos. No perdamos ni las buenas costumbres ni las quedadas locales u online con nuestros amigos.

¡Vivan las sorpresas!

Hay otro tipo de humor que pese a no ser improvisado como a mi me gusta, no lo ves venir. El ejemplo más reciente lo tuve con Battletoads. Al principio puede que las bromas si que sean evidentes, pero una vez que conoces a los personajes y conectas con la historia, todo lo que ocurre alrededor de estos sapos musculados se sale de lo normal. Su aspecto jugable también ayuda, y gracias a la diversidad de situaciones, a cada cual mas disparatada, estaremos esbozando una sonrisa mientras le partimos la cara a unos sectarios o manejamos un trineo mientras huimos de una masa de personas enfurecida.

De ese palo también bebe It Takes Two, la ultima obra de Josef Fares que saldrá pronto en consolas. El tono alocado y desenfadado que puede ofrecernos el tráiler deja entrever otro tipo de risas que saldrán a raíz de esa premisa principal. Las conversaciones entre este matrimonio “infeliz”, o las expresiones del gran libro pueden estar bien, pero ya os aseguro que vivir la cantidad de pantallas (cada una con una ocurrencia distinta) puede ser todo un descubrimiento y una satisfacción que nadie debería perderse. Y además en cooperativo, así que lo tiene todo para hacernos reír.

Aquí viene el humor sutil y delicado

Hay mas tipos de humor adaptados a otro tipo de usuarios. Al igual que las películas o series,  tenemos un estilo más refinado. Más sibarita. Como si fuera un “humor inglés”, los Monty Python de los videojuegos también existen y vienen apadrinados bajo el paraguas de la extinta LucasFilm Games. Obras como Monkey Island, The Day of the Tentacle son referentes que aportan un estilo humorístico muy particular, con conversaciones llenas de referencias y sarcasmo.

Hablando de referencias, no podemos olvidar títulos indie que precisamente han bebido de estas joyas atemporales. Thimbleweed Park o Nine Witches: Family Disruption son claros ejemplos de que hay formatos de humor que siguen funcionando perfectamente a día de hoy. Simplemente aplicando unas bromas algo más actuales, pero conservando la sutileza que hace estos juegos tan especiales, se pueden conseguir situaciones de lo más variadas y muy divertidas. Y ya si meten puyitas, hacen referencia a otros juegos, o si hablan con nosotros rompiendo lo que se suele denominar como la cuarta pared, el resultado es impecable.

¿Me están contando un chiste directamente a mí?

Si mencionamos la cuarta pared, otro humor que deja buen sabor de boca es aquel que nos quiere hacer cómplices de la escena. Sunset Overdrive sabe mucho de eso, y pese a que su humor mientras “grindeamos”, matamos bestias o vamos a por coleccionables no es que sea muy palpable, lo mejor que tiene el tirulo de Insomniac Games son los diálogos que el protagonista tiene con el jugador.

Hay pocos juegos que explotan este recurso, y no es fácil hacerlo. Por suerte tenemos un caso reciente que se puede asemejar, y que de una manera fina también rompe esa cuarta pared a la que nos referimos. Se trata de Inmortals: Fenyx Rising. En este juego de Ubisoft nuestras peripecias y todo lo que ocurra en pantalla serán narradas por dos deidades en clave de humor muy bien llevado. Zeus y Prometeo forman un dúo perfecto, y la gracia sin duda reside en la naturalidad de sus diálogos.

Vamos a la broma fácil y directa

Por supuesto, no puedo despedirme de este “festival del humor” sin pasar por el más directo de todos. Aquél de caídas tontas, absurdeces varias y diálogos que abogan a por la comicidad directa y sin tapujos. Es la diversión mas rápida pero también tiene muchas posibilidades. Hay casos muy variados, y yo me quedo con un par de ejemplos. No comparto mucho ni su estilo, ni su manera, pero lo cierto es que Claptrap ha enamorado a muchos usuarios en Borderlands por su capacidad de hacer el absurdo y por esas conversaciones que se escapan de cualquier entendimiento.

Comprendo que haya gente reticente de este cubo de hojalata, al igual que las reticencias que puede producir otro personaje igual de estrambótico que se ha covertido en santo y seña de la saga Saints Row. La franquicia cambió a una propuesta mas cómica porque la gente lo reclamaba, y en gran parte esa culpa fue de Gat, quien llenó de manera literal y figurada las ultimas entregas. Eso sí, en este apartado de “payasetes” con ganas de captar la atención, para mí el rey indiscutible es Goro Majima. Que la Yakuza le guarde en su memoria para siempre. Y si no, siempre quedaran los memes que giran a su alrededor.

Nos despedimos del 2020 con una sonrisa

Pues ya estaría. Por supuestísimo soy consciente que hay muchos otros juegos o vertientes cómicas que me dejo en el tintero. Si os paráis a pensar, no son pocos los títulos que emplean el recurso del humor como reclamo, y es que en sí es un bien muy preciado que nos permite seguir amando todo lo que tenemos a nuestro alcance. La risa nos da la vida. Hay que reírse y saber reírse de todo lo que nos rodea para progresar como personas, y de esa manera, saber respetarnos los unos a los otros. Hasta el propio reboot de Doom se ríe de sí mismo introduciendo pequeñas “perlitas” cómicas que restan prejuicios y otorgan cercanía al juego. Usemos nuestras propias “perlitas” el próximo año para que todo vaya bien, y de esa forma, arrancaremos un 2021 lleno de respeto y buenas intenciones.

Os quiere y ama a partes iguales,

Mario Vadillo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.