El comportamiento variable de los animales según las estaciones del año, es sólo uno de ellos

Nota: no leer este artículo en casos prescritos de ser propensos a hype galopante. Os puede dar un síncope…

La expectación que está levantando el esperadísimo Red Dead Redemption 2 no es algo que a nadie debiera pillar desprevenido. Rockstar Games  es una compañía que administra bien su gran éxito, que se toma su tiempo para lanzar un nuevo juego (su anterior trabajo importante, GTA V, es de 2013) y que pone todos sus medios y capital, monetario y humano que son enormes ambos, en cada detalle de sus juegos.

Y cuando por fin se anuncia un nuevo juego suyo, que se pare el mundo videojueguil está más que justificado; son top. Están ellos y los demás. Y RDR2 es un ejemplo de lo que hablo; no va a ser un open world más. Va a ser un nuevo paso, un peldaño más arriba que otros seguirán; al tiempo…

Y es que a cada detalle que conocemos, gracias a que muchos medios ya han podido probar el juego en largas sesiones para la prensa (Rockstar no esconde sus cartas, cuando uno está orgulloso de lo que hace quiere que todo el mundo lo pruebe), más alucinante nos parece lo que han conseguido implementar en un juego con esa calidad gráfica, además.

Por ejemplo, hemos sabido que algunos animales (más de 200 especies en el mundo) podrán cambiar sutilmente su comportamiento debido a diversos factores.

Una muestra sería que durante el invierno los osos estarán más hambrientos debido a la escasez de presas y serán más agresivos. O por ejemplo los perros que vemos vagabundeando por cualquier pueblo o ciudad. Podremos acercarnos y acariciarlos un poco… ¿sirve de algo? Pues en otro juego no sería más que una bonita animación, pero ésto es RDR2… claro que sirve. Si conseguimos que el perro nos tome cariño, dejará de ladrarnos al vernos, lo cual puede ser muy útil si volvemos a ese lugar en algún momento en una misión que requiere del sigilo… ¡genial!

De nuestro caballo podríamos hablar largo y tendido. Habrá que cuidarlo con esmero: darle de comer, cepillarlo y lavarlo… porque de hacerlo bien se establecerá una buena relación entre hombre y bestia y nuestro fiel amigo tendrá más vigor y velocidad.

Pero hay mucho más… nuestro personaje, Arthur Morgan, tendrá que comer para reponer salud y resistencia. Pero habrá que vigilar lo que comemos; abusad de la cecina y las salchichas y Arthur acabará engordando, lo que afectará a su barra de resistencia que sirve para esprintar, entre otras cosas. Algo que nos hace recordar al inolvidable CJ de GTA San Andreas, ¿verdad?

Podríamos seguir horas (Las armas se ensucian, hay que limpiarlas de vez en cuando o fallarán. Podemos disparar al aire para asustar animales o personas. Nuestra ropa se ensuciará, a lavarla de vez en cuando o los npc´s reaccionarán mal ante nuestra presencia al tomarnos por mendigos. Podemos enfundar nuestro revólver haciendo la típica floritura de darle vueltecitas, si lo hacemos con gente delante, aumentará nuestra fama…) pero ya os estaréis haciendo una idea de lo que Rockstar ha logrado con Red Dead Redemption 2: implementar mecánicas ya conocidas (en juegos de rol mayormente) en inventar otras nuevas en un mundo gigantesco y con un nivel gráfico sólo visto hasta ahora en juegos directos o lineales.

El que está llamado a ser uno de los juegos de referencia de la generación llega el 23 de octubre a Xbox One, y os recordamos que sólo en One X  correrá a 4K nativos.