Según las últimas noticias recibidas, Electronic Arts quiere volver a llevar a la franquicia a sus orígenes.

En los últimos años, EA ha publicado docenas de títulos dentro de la serie conocida por todos: Need for Speed. Todas las entregas se han centrado principalmente en las carreras de competición con un marcado estilo arcade y en las persecuciones policiales de fuga con vehículos que podemos ver en el mundo real. A lo largo de todos estos años, el camino que ha seguido la saga ha sido bastante “accidentado”, ya que por cada entrega recibida de manera positiva por crítica y jugadores, ha habido lanzamientos de calidad muy inferior y que se alejan de lo que hizo que la serie fuera tan exitosa.

Esta última generación de consolas comenzó con el prometedor Need for Speed: Rivales, que fue una de las entregas más destacadas de la serie, sobre todo si se tiene en cuenta que se lanzó junto con a Xbox One. Desde entonces, la franquicia ha ido cuesta abajo y sin frenos, ya que tanto el reboot de 2015, como Need for Speed: Payback de 2017 no tuvieron nada que hacer respecto a entregas más potentes de la saga Forza. Ahora, mientras EA se prepara para lo que podría ser el último juego de Need for Speed que se lanzará exclusivamente en esta generación de consolas, existen varios aspectos clave que pueden ayudar a impulsar esta la última entrega al lugar donde se merece.

Cuando los fans de la saga miran hacia atrás a sus entregas favoritas, la trama argumental que hemos visto en las últimas entregas es sin duda algo que los aficionados no tienen en mucha estima. Sin embargo, Ghost Games ha hecho de esto un aspecto clave en los dos últimos juegos, llegando incluso a añadir cinemáticas en la entrega de 2015. Tener un modo historia en un juego de carreras es una gran manera de llevar a los jugadores a varios escenarios y el uso de diferentes vehículos, pero forzar la acción a tener que parar el ritmo del juego debido a los largos vídeos de la historia, es algo que sin duda no funciona en un videojuego de este tipo. La franquicia Forza Horizon es un gran ejemplo de cómo incluir un modo historia en un juego de carreras, haciéndonos participe de la expansión del festival de carreras a medida que realizamos “misiones”, lo que rara vez distrae de la conducción, al tiempo que fomenta la exploración y la variedad en el título.

Sin un conjunto convincente de diferentes escenarios, tipos de carreteras, montañas, etc., por las que conducir libremente, hacer que el jugador quiera perderse por tu mundo abierto es algo totalmente imposible. Esto se aplica tanto a las carreras de un modo historia como a la libertad del mundo abierto, ya que ambos elementos son cruciales para proporcionar una experiencia 100% Need for Speed que represente lo mejor de la franquicia. El hecho de que el diseño de todo el mundo del juego tenga puntos interesantes repartidos por todas partes, puede contribuir en gran medida a animar a un jugador a volver en las semanas y meses siguientes, especialmente cuando este mundo es muy variado, con lugares rurales, urbanos y naturales. Burnout Paradise destaca entre los juegos de carreras del mundo abierto, ya que Paradise City y sus hábitats circundantes albergan muchos secretos, además de decenas de carreras bien hechas.

Desde Need for Speed III: Hot Pursuit de 1998, la eterna batalla entre el jugador y la policía ha jugado un papel destacado en la franquicia, con ciertas entregas que incluso permiten a los jugadores atrapar a los corredores callejeros durante sus actividades ilegales. Aunque las dos entregas anteriores han incluido elementos de persecuciones policiales, ambas hicieron extrañas elecciones de diseño que redujeron su impacto en el juego principal. El reboot de 2015 permitió a los jugadores simplemente pagar una cuota para evitar el tiempo necesario para escapar de la ley, reduciendo la emoción que nos provoca el hecho de tener que huir antes de que nos atrapen. Need for Speed: Payback eliminó por completo las persecuciones policiales en el modo libre de juego, y en su lugar sólo las incluyó durante las misiones del modo historia o como pruebas cronometradas en ubicaciones preestablecidas. Podría decirse que más que cualquier otra opción de diseño, traer de vuelta a la policía al mundo abierto del juego es sin duda un elemento esencial si este Need for Speed quiere convertirse en un título a tener en cuenta dentro de la franquicia. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.