El catálogo de lanzamiento de Xbox Series se presenta sin ningún exclusivo de relumbrón.

Desde que Microsoft se metió en la industria de los videojuegos, los juegos exclusivos de lanzamiento siempre han sido considerados como un factor clave para que los jugadores sean seducidos por una consola. Dentro de esto, Microsoft siempre se ha centrado en asegurarse de que cada una de sus tres primeras consolas saliera con al menos un título de sus estudios first-party, con Halo: Combat Evolved considerado como uno de los mejores juegos de lanzamiento (lanzado en la primera Xbox en el año 2001). Con Xbox 360, Microsoft decidió repartir el peso de esto en tres propuestas: Kameo: Elements of Power y Perfect Dark: Zero de Rare y Project Gotham Racing 3 (hemos retro-analizado todos recientemente, así que no dudes en echar un vistazo). Sin embargo, con Xbox One la cosa fue algo más desangelada, con Forza Motorsport 5 como el máximo exponente de calidad de esa hornada. Aunque la lista de títulos exclusivos en los años posteriores al lanzamiento suele reflejar mejor las posibilidades de éxito de una consola en términos generales (EJEM, Nintendo, EJEM), el hecho de que una nueva consola presente un catálogo de lanzamiento potente puede influir en los jugadores indecisos, así como una buena carta de presentación para aquellos jugadores que fueran a comprar la consola el primer día de cualquier manera.

En los meses previos al inicio de esta nueva generación de consolas, esta tendencia de lanzamientos exclusivos parecía que continuaría por parte de Microsoft, con Halo Infinite siendo el baluarte y 343 Industries asegurando que acompañaría a Xbox Series S/X. Sin embargo, hace un par de meses nos enteramos de que Halo Infinite ya no saldrá en 2020, dejando al catálogo de Xbox Series X/S sin juegos de relumbrón de estudios first-party en su lanzamiento, lo cual es territorio totalmente desconocido para la empresa de Redmond después de casi 20 años en el mundo de las consolas.

Como resultado, los títulos de lanzamiento de estudios third-party serán los encargados de inaugurar esta nueva generación de consolas. Dentro de estos tenemos títulos interesantes como Observer: System Redux, pero también nuevas entregas de sagas como Watch Dogs, Assassin’s Creed o Yakuza. Sin embargo, la naturaleza transgeneracional de muchos de estos lanzamientos hace más bien poco para incentivar a los jugadores que están satisfechos con su consola actual y no quieran dar el salto todavía. Estos lanzamientos transgeneracionales probablemente continuarán en 2021 y posiblemente más allá, poniendo el foco especialmente en los exclusivos que lleguen a estas nuevas consolas y no a las antiguas, y además saquen todo el potencia posible de estas máquinas.

En última instancia, aunque tener estos juegos exclusivos de estudios first-party en el catálogo de lanzamiento puede servir como razón de peso para convencer a aficionados indecisos, sería difícil atribuir una posibles malas ventas únicamente a esta razón, especialmente porque en los próximos meses y años el catálogo de estas nuevas consolas va a crecer exponencialmente. Pero con tan pocos juegos que tienen la oportunidad real de mostrar la potencia del nuevo hardware, Microsoft tiene un desafío mayor por delante hasta que afiancen su catálogo de exclusivos. Los fans siempre estamos dispuestos a esperar un poco más por los juegos más esperados, pero asegurarse de que estos grandes exclusivos lleguen dentro de un periodo de tiempo razonable después del lanzamiento debería ayudar a superar cualquier tropiezo inicial.

1 Comentario

  1. Los juegos exclusivos de lanzamiento de One no estuvieron nada mal. A Forza Motorsport 5 le acompañaban Killer Instinct, Ryse: Son of Rome y Dead Rising 3.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.