Mudarse nunca había sido tan divertido como en Moving Out, un título que nos propone realizar mudanzas sin parar

La vida es movimiento, cambios, decisiones y momentos, como tal requiere de sacrificios, así como seguramente alguna que otra mudanza, ya sea de casa de nuestros padres o de un lugar de alquiler a otro. La vida da muchas vueltas, nunca sabes dónde estarás mañana y más en los tiempos en los que estamos. Por ello, seguramente que muchos de vosotros habréis tenido que sufrir las malditas mudanzas, ya sea en vuestras propias carnes o simplemente por ayudar a un amigo o familiar cercano. Mudarse no suele ser plato de buen gusto para nadie, aunque eso en SMG Studio, DevM  Games y Team17 les debe dar igual al traernos Moving Out a consolas y PC.

Moving Out es una propuesta similar a Overcooked, salvo que en esta ocasión en vez de preparar platos, nos encargamos de mover trastos y muebles de los distintos clientes que nos llaman. Así pues, podremos cooperar hasta cuatro jugadores para afrontar un total de 50 niveles que nos llevan de un rincón a otro de Packmore, la ciudad en la que se ambienta el título. Los niveles van desde casas, oficinas, fábricas o chalets a adosados de lujo, pisos y muchos más. Cada uno de ellos es un desafío aún mayor que el anterior que pone a prueba nuestra destreza y fortaleza para cargar bultos voluminosos como: televisores, consolas, sofás, camas, cajas y un largo etcétera…

La premisa de la propuesta es sencilla, así como sus mecánicas o planteamiento. Nosotros somos un currela más de Smooth Moves, una empresa de nueva creación fundada por Fulanos Adiestrados en la Reubicación de Trastos (F.A.R.T) que tiene un objetivo muy claro: crecer lo más rápido posible mientras se hace con el domino del sector. De esta forma, a medida que vamos completando los distintos niveles, cada uno de ellos es una mudanza, iremos obteniendo más reputación a la vez que clientes más importantes, así como más cantidad de encargos. Como veis, la premisa no es nada del otro mundo, pero al menos sirve como excusa, justificación y enlace de los distintos niveles a los que nos hacemos frente.

Al iniciar nuestra trepidante labor como agente de reubicación de trastos tendremos la posibilidad de elegir un avatar o personaje. Entre todas las opciones a nuestro alcance tendremos una gran variedad en cuanto a diseños se refiere, pudiendo personalizar el aspecto, el color del pelo, los gestos  o bailes y los accesorios que estos llevan. En primera instancia la cantidad de todos estos elementos a nuestro alcance es escasa, aunque poco a poco iremos desbloqueando tanto ítems de personalización como nuevos trabajadores que podremos controlar.

El proceder del videojuego es bastante sencillo y simple, solamente nos hace falta nuestro camión de mudanzas para desplazarnos a los distintos puntos de la ciudad, ganas de trabajar (que palazo…) y encargos, es decir, niveles a completar. El desplazamiento por la ciudad de Packmore es libre, así que podremos ir al nivel que queramos una vez lo hayamos desbloqueado. Y cuando lo hayamos completado cabe la posibilidad de repetirlo para obtener una mejor calificación. Una vez dentro del nivel, comienzan las risas, pues tenemos que recoger los bultos que se nos marquen en el escenario y moverlos hasta el camión. Parece fácil, pero la verdad es que no. Entre el lugar de recogida de cada objeto y el camión siempre habrá algún maldito obstáculo que nos entorpezca nuestro libre movimiento, así pues nos encontramos una gran cantidad de impedimentos como puertas, paredes, piscinas o incluso animales que nos pondrán la cosa difícil.

No obstante, eso no es todo, puesto que existen distintos tipos de bultos a tener en cuenta. En primer lugar, tenemos las cajas o bultos ligeros (consolas, tostadoras, reproductores…) que podremos cargar con bastante facilidad y que incluso podremos tirar o arrojar al camión con tal de ganar tiempo. Un pequeño inciso: el tiempo influye directamente a la puntuación o calificación que obtenemos al finalizar los niveles, la cual puede ser oro, plata o bronce. En segundo lugar, están los bultos medianamente pesados (televisores, sillones, bolsas de palos de golf…) que podemos cargar con algún que otro esfuerzo y que en ningún caso podremos lanzar. En tercer lugar, tenemos los objetos pesados (camas o sofás…) cuya carga se recomienda efectuar entre dos personas o más y que son los más difíciles de portear, ya que debido a su tamaño y a su forma tendremos que buscar los ángulos correctos para pasar entre los marcos de las puertas. Y por último, tenemos los bultos frágiles que suelen ser cajas rojas que no podemos arrojar ni soltar bruscamente, pues sino se rompen y hay que volver a su lugar de origen para recogerlos de nuevo.

Como veis, hay distintos factores a tener en cuenta a la hora de efectuar una mudanza. Este no es un trabajo fácil y es que el tamaño, las dimensiones y el peso son muy importantes en este juego, al igual que en la vida real (por mal que suene…). Y bueno, no solamente se deben considerar estas características de los trastos al moverlos, sino que también es vital al tener que ubicarlo todo en el camión. La zona de carga de nuestro vehículo tiene ciertas cuadrículas de espacio disponibles y todo debe ser debidamente acondicionado en ella, así que ya podemos jugar bien al Tetris o de lo contrario no cogerá.

Habiendo tratado las posibilidades a nivel de mecánicas, nos gustaría ahondar un tanto en los escenarios o niveles. Estos son muy variados y experimentan una progresión muy satisfactoria o gratificante, aportando nuevos desafíos, retos y obstáculos a cada mudanza que completamos. El diseño de estos es excepcional, pues a medida que avanzamos son más amplios y presentan más obstáculos, es decir, más dificultades a superar. A su vez, también aportan cierto carácter de estrategia, puesto que para mover los distintos tipos de bultos podemos arrojar los más ligeros por las ventanas cerca del camión e ir moviendo los más pesados por otra parte. Esto es algo que los jugadores deben experimentar y estudiar según van adentrándose en la propuesta, y ver que estrategia es la más eficaz o eficiente.

Por otra parte, ya hemos comentado que Moving Out ofrece la opción de poder jugar hasta cuatro jugadores, aunque también es posible afrontar todos los niveles en solitario. Esto es algo que le resta bastante enteros al juego, pues cuando más nos divertimos y más ameno se hace el juego es precisamente en esos momentos, cuando estamos acompañados por más personas. Sin embargo, esta faceta cooperativa solamente está disponible de forma local, así que nos olvidamos de cualquier opción online. Esta carencia es algo que acarreó también Overcooked en su primera entrega y que posteriormente solvento en su secuela. Lo cierto es que no entendemos muy bien porque no se ha incluido, cuando es una de las funcionalidades más atractivas para esta obra.

En cuanto al apartado gráfico, el título presenta un acabado bastante correcto con un diseño muy simpático y entrañable para los personajes, así como un diseño de niveles asombroso. Los escenarios cuentan con bastantes detalles con los cuales se pueden incluso interactuar en su gran mayoría. Sin embargo, lo más interesante en este aspecto son las físicas, cuyo comportamiento está bastante pulido a pesar de haber ciertos elementos en pantalla que a priori no están pero si que nos chocamos con ellos dificultando el movimiento del personaje. Asimismo, el agarre o detección de ciertos objetos tampoco responde como es debido en algunas circunstancias, aunque esto no es muy frecuente.

Por último, el apartado sonoro es un tanto más discreto. Es decir, está bien y cumple, aunque no destaca ni toma mucho protagonismo. Las melodías y la música durante los menús y los niveles están para generar ambiente y acompañar, así que no son muy variadas. Y en cuanto a las voces, estas se encuentran dobladas al inglés con lo cual nosotros tenemos que conformarnos con una buena localización al castellano en cuanto a textos se refiere.

Conclusiones

Moving Out es una propuesta de lo más atractiva, sobre todo si se juega en cooperativo. No obstante, el título no contempla la posibilidad de jugar en línea, cosa que hubiera sido un buen aliciente. Aun así, esta obra es capaz de ofrecer suficiente desafío como para mantenernos entretenidos a lo largo de los 50 niveles que componen su campaña, por lo que la diversión está más que asegurada. La compañía Smoth Moves está en pleno auge y les hace falta agentes de reubicación de trastos, así que no lo dudes y adéntrate en las mudanzas de la forma más divertida que hayamos visto jamás.

Ah, y recordad Moving Out está disponible para todos los usuarios suscritos a Xbox Game Pass.

Moving Out

24,99€
7.1

Gráficos

7.0/10

Jugabilidad

7.0/10

Sonido

6.5/10

Duración/Diversión

8.0/10

Pros

  • Divertido y entretenido
  • Sabe gestionar la dificultad y la progresión con cada nivel que superamos
  • El diseño de niveles

Cons

  • Carece de multijugador online
  • A veces no detecta bien el agarre de los objetos
Anuncio

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.