Las ambiciones sobre el streaming que tiene Microsoft podrían cambiar el futuro de los videojuegos.

Al final de la conferencia de prensa de Microsoft en el E3 del año pasado, el director de Xbox, Phil Spencer, subió al escenario para cerrar uno de los mejores eventos que se recuerdan en los últimos años. En sus declaraciones finales, Spencer mencionó que los ingenieros de nube de la compañía están trabajando en una “red que permita el streaming de videojuegos” y que garantice que cualquier dispositivo tenga la capacidad de ejecutar títulos de calidad similar a los vistos en una consola. Poco después, Spencer dijo que los equipos también estaban trabajando duro en la próxima generación de consolas Xbox, indicando que la próxima plataforma incorporaría estos elementos basados en la nube.

Considerando la cantidad de títulos que se presentaron durante la hora y media anterior, estas declaraciones no fueron muy comentadas en su mayoría, con lo que todo el mundo creía que Microsoft entraría más en detalle sobre estos planes cuando llegara el momento adecuado.

Algo después, Satya Nadella, CEO de Microsoft, compartió que Xbox Game Pass, el más que conocido servicio basado en suscripciones que proporciona a los propietarios de Xbox acceso a una biblioteca rotativa de más de 100 juegos, llegaría también al PC en algún momento en el futuro. Esta noticia parecía no estar relacionada con los planes sobre la nube de Microsoft, ya que Game Pass es actualmente una plataforma sólo para descargas, a diferencia del servicio presentado por Sony en los últimos tiempos, PlayStation Now, que ofrece tanto descarga como streaming. El mes pasado, sin embargo, un informe comenzó a circular por la red y más tarde fue confirmado, en el que se decía que Microsoft está actualmente en conversaciones con Nintendo para llevar el servicio de suscripción a Nintendo Switch a través del poder del streaming. Si esto acaba ocurriendo, junto con los planes de llevar Game Pass al PC, es probablemente el paso más importante dado por la compañía para conseguir realizar el ansiado streaming de videojuegos en tiempo real a través de múltiples dispositivos.

El streaming de juegos siempre ha sido una meta que se han marcado muchos, pero que a menudo ha sido inalcanzable para varias compañías. Además de la ya mencionada PlayStation Now, que también está disponible en PC y otros dispositivos de Sony (aunque sigue sin despegar), otros servicios como Verizon Gaming han intentado llevar los juegos basados en servidores a la gente con un éxito limitado. En el pasado, los problemas se debían principalmente a las velocidades que los proveedores de Internet pueden suministrar a las zonas urbanas, que, aunque han seguido aumentando en los últimos años, siguen siendo insignificantes en comparación con las velocidades de Internet que deberían estar en funcionamiento en cualquier lugar. Estas velocidades más bajas hacen que los juegos que requieren de fluidez fueran casi imposibles de jugar. A medida que los juegos siguen aumentando en complejidad, y con una nueva generación de consolas en el horizonte, el streaming de juegos en la nube sigue siendo una quimera. 

Sin embargo, Microsoft está claramente decidida por avanzar hacia un futuro muy distinto al que conocíamos con las consolas tradicionales. Independientemente de si estos planes pueden comenzar a finales de este año con la ayuda de Nintendo, el sueño de Microsoft de una Netflix para juegos en la que una suscripción mensual y una conexión a Internet fiable son todo lo que se necesite, es algo innegablemente ambicioso y atractivo. Con la voluntad de Nintendo de unirse a los esfuerzos de un competidor para hacer de este un futuro válido, y con ambas compañías mostrando su apoyo total al juego cruzado, los meses venideros podrían ser el comienzo de un cambio significativo en la forma que conocemos de jugar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.