Con este paso Microsoft promete innovaciones gráficas aunque no una revolución inmediata, pero sí mejoras a corto plazo

En el GDC 2018, Microsoft ha anunciado el DirectX Raytracing o DRX que trata de obtener el trazado de rayos en tiempo real en los videojuegos. Esta tecnología desarrollada en asociación con nVidia se integra en la API de DirectX 12 prometiendo dar un paso más con la rasterización en los juegos 3D actuales.

El cambio no será inmediato, sino más bien gradual y ahora mismo este proceso se encargará de complementar las técnicas de representación actuales, generando datos relacionados con objetos que no son visibles en pantalla. Las mejoras visuales no serán una revolución, aunque serán muy visibles.

El objetivo de Microsoft es sustituir la rasterización a largo plazo, pero por ahora el Raytracing se encargaría, a corto plazo, de las técnicas que no consigue la rasterización, como la verdadera iluminación global.

Microsoft ha anunciado los estudios con los que ha trabajado codo con codo para integrar este método, entre los que destacan EA y su Frostbite o SEED, Epic Games y su motor Unreal Engine, Futuremark con 3DMark o Remedy Entertainment con su motor Northlight. Aquí podéis ver dos ejemplos en modo de vídeo: