Solid Snake a 60 FPS estables en Xbox One X es una invitación a rejugarlo

Esta semana dábamos la noticia de que Metal Gear Solid HD Collection ya se podía jugar en Xbox One gracias a la retrocompatibilidad. Y es que poder volver a disfrutar de Metal Gear 2 y Metal Gear 3 en nuestra plataforma favorita no tiene precio; de hecho, si ya tenemos el juego tanto en formato físico como en digital no tenemos que pasar por caja de nuevo.

Esta conservación de Microsoft en generaciones posteriores de auténticas joyas de los videojuegos es una de la funciones más queridas por los usuarios, que en una sola plataforma pueden disfrutar de auténticas maravillas del pasado.

Por si no fuera poco, tanto en Xbox One, como en Xbox One X, los juegos retrocompatibles lucen mucho mejor que en su plataforma original, pero es que si en la versión de la consola Premium de Microsoft existe parche de mejora estaríamos hablando de remasterización gratuita.

El medio analista de rendimiento en videojuegos VG Tech ha publicado una comparativa gráfica de Metal Gear Solid 3, y los resultados son impresionantes. Pese a leves caídas de frames en las escenas cinemáticas, el juego se mantiene en 60 FPS la mayor parte del juego, y es en Xbox One X donde alcanza una fluidez casi perfecta.

Hay bajadas de frames leves en Xbox One X hasta los 59 FPS, pero en realidad es imperceptible y es la mejor versión de todas. En Xbox One se pueden detectar bajadas puntuales hasta los 52 FPS, pero nada que ver con la versión de Xbox 360 que es la más inestable. En la consola de la generación anterior hay bajadas que van desde los 43 FPS hasta los 35 FPS, lo que la hacen la más irregular.

Podéis ver las estadísticas completas en este enlace.

Metal Gear Solid 3 es parte del pack Metal Gear Solid HD Collection que incluye también la segunda parte de la saga en la Store digital de Microsoft.