No es fácil seleccionar los tres juegos que coronan el año, pero el equipo de Comunidad Xbox desea brindarte sus mejores experiencias del 2018 con sus GOTY´s.

Fin de año, fin del 2018 y momento de que el equipo de redacción de Comunidad Xbox comente desde un prisma completamente personal los GOTY´s que han robado nuestro corazoncito. Curioso lo que deja tras de sí 2018. Sin lugar a duda, un año con mucha variedad de géneros, hasta tal punto de que hemos confeccionado listas muy dispares como observaréis. Además, con una tendencia que ha venido para quedarse: los juegos independientes; una forma de disfrutar de un catálogo más “humilde” pero repleto de nuevas ideas y experiencias que son merecedoras de estar en nuestro podio particular. Por supuesto, esto son nuestras propias valoraciones, pero nos gustaría contar con las vuestras. ¿Nos dices cuales han sido tus tres mejores juegos del año?

Los GOTY´s de Javier

2018 ha sido un año de grandes lanzamientos en el que hemos tenido de todo tipo de experiencias impresionantes. Triples A gigantescos y super ambiciosos, juegos cooperativos online con propuestas geniales pero yo, por mi parte, he tenido oportunidad de jugar a algunos de esos títulos que pueden quedar tapados por la gran cantidad de títulos que salen a la venta. El primero de ellos es Hero Defense , un tower defense con héroes cuyas habilidades se complementan entre si para ofrecer una jugabilidad perfecta y con una dificultad que te pone al máximo en todo momento. El siguiente en mi lista es Speed Brawl, una absoluta maravilla que mezcla el combate y las carreras contrarreloj donde podremos elegir entre varios personajes y participar en batallas a toda velocidad soltando tortazos de una manera desproporcionada y sencillamente magistral. Y por último quiero mencionar a Mutant Year Zero: Road To Eden, que me ha sorprendido por una jugabilidad sólida, sin fisuras y por su ambientación e historia. Una obra maestra dentro de el genero de estrategia por turnos.

 
 

Los GOTY´s de Albert

Henos aquí de nuevo un año más. Un año en el que hemos vivido una gran cantidad de experiencias, emociones y aventuras con nuestros compañeros de viaje más estimables, los videojuegos. Y es que este 2018 ha sido un año de auténtico infarto, con una gran cantidad de título de todos los géneros habidos y por haber. Por ello, está algo complicada la labor de escoger solamente tres entre todos los que se han lanzado. Sin embargo, hemos de hacerlo con el fin de encontrar cuales han sido los mejores, si no, no estaríamos aquí. De esta forma, en mi caso particular tengo un tridente que hasta el mismísimo Aquaman tendría envidia. Sin más dilación. En primer lugar, Shadow of the Tomb Raider, la tercera y última entrega de la nueva saga de Lara Croft. Una aventura que me decepcionó en cierto modo por perder cierta cargar narrativa en su guión, donde claramente se veía beneficiada la exploración como resultado de esa flaqueza. Por otro lado, tampoco arriesgaba mucho y conservaba demasiado. Aun así, Tomb Raider es una de mis debilidades y por eso está aquí. En segundo lugar, Dragon Ball FighterZ. Aquí hay poco más que añadir, se trata del mejor título de lucha del año y el más fiel en cuanto al material original que podemos encontrar. Y, por último, Assassin’s Creed: Odyssey. No es ninguna novedad ni supone ningún cambio drástico en la saga, pero lo cierto es que la nueva entrega ambientada en Grecia es toda una oda al género del mundo abierto que encumbra el excelente trabajo de Assassin’s Creed: Origins y vuelve a satisfacer de buena manera a los aficionados de la saga. Así pues, eso ha sido todo por mi parte. Obviamente hay muchos juegos que se quedan fuera, pero básicamente tengo estas sagas como favoritas y no podría no recomendarlas. Sed felices, disfrutad al máximo del tiempo con los vuestros y de este maravilloso arte que compartimos, los videojuegos. Feliz Año Nuevo, y fuerza que el próximo se augura cuanto menos prometedor.

 
 

Los GOTY´s de Gineu

Este 2018 ha sido un año cargado de grandes títulos, pero para mi, hay tres en especial que me han marcado muy hondo. Historias con una potente narrativa que harían llorar al más pintado, como es el caso de la propuesta de Josef Fares con A Way Out, donde la clave es la cooperación con un amigo para salir de la cárcel y obtener respuestas. O el último episodio de la trilogía de Tomb Raider, con una Lara desatada, llena de emociones encontradas y que deja libre el camino para una nueva saga más orientada a la exploradora que conocimos en pasadas generaciones. Y por último, la tercera entrega de una de las sagas más queridas por un servidor, Darksiders 3, donde la fuerza del personaje, su versatilidad, sus enormes poderes y su evolución hasta encontrar el punto de partida con el primer juego, hacen de Furia para mi, el personaje del año 2018.

 
 

Los GOTY´s de Loli

En este 2018 he aprendido que no todos los juegos interesantes tiene que ser un triple A. Por eso mis dos primeros juegos de este año cuentan historias que pequeñas compañías y el último, un gran triple A que nunca me falla. El primero es puro amor con My memory of Us, desarrollado por Juggler Gamer. “Una historia de amistad en tiempos de guerra” con muchos puzles, sigilo y valores que todo el mundo debería de experimentar. Esos dos amigos me robaron el corazón desde el primer momento que escapaban de los robots cogidos de la mano. El siguiente es The Mooseman, un juego desarrollado por Vladimir Beletsky y Mikhail Shvachko. Me hizo viajar por la mitología Komi, mostrándome lugares mágicos que compartir con los dioses y difuntos de esta cultura. Y mi tercer gran juego como no podía ser de otra manera el Assassin´s Creed Odyssey. Ubisoft me volvió a conquistar entre gladiadores y mercenarios en la época de las guerras del Peloponeso. Kassandra o Alexios enfrentándose a los monstruos mitológicos fue todo un deleite. Espero que el 2019 nos traiga a todos un sinfín de títulos, los cuales nos hagan vibrar como lo han hecho los del 2018.

 
 

Los GOTY´s de Mario

Voy a ceñir mi lista de los mejores juegos del 2018 a la simplificación por excelencia de la palabra GOTY. Y es que, para mí GOTY es sinónimo de diversión, por lo que partiendo de esa premisa me centraré en los tres títulos que más momentos divertidos me han ofrecido, sin importar sonido, factura técnica u otros aspectos. En el tercer puesto tengo a Far Cry 5, que sin ser el mejor Far Cry de la saga, me ha llamado mucho la atención tanto por sus villanos, las armas contemporáneas y un estado de Montana muy rico en detalles y con una diferenciación muy bien llevada entre regiones. Como digo, faltan cosas por pulir como su IA, pero en líneas generales me lo he pasado genial haciendo el “cabra” de principio a fin de la aventura. En segunda posición, no puedo dejar a un lado a Yoku´s Island Express. Me pillaría en un estado emocional donde me apetecía un juego de esa índole, o simplemente su envoltorio tan colorido y animado pegaba mucho para las fechas estivales de su lanzamiento. Sea como sea, las peripecias del escarabajo pelotero a través de la isla de Mokumana son imborrables pese a que han pasado meses. Me acuerdo de momentos y de puzles que me absorbían completamente, o zonas ocultas que estaban esperando a ser descubiertas tras adquirir cierta habilidad que te permitía acceder a ellas. Un “metroidvania” con mecánicas de pinball, que sus desarrolladores catalogan como “pinballvania” y que es una fuerte recomendación por mi parte a quienes gusten del género o para aquellos que quieran hacer tiempo hasta la llegada del próximo Ori. Eso sí, aunque para “metroidvanias” mi primer puesto es para Hollow Knight: Voidheart Edition (sí, ya salió en otras plataformas hace un tiempo, pero en Xbox One este año). Pensaba que iba a ser otro juego más del montón, con las típicas mecánicas de este tipo de desarrollos, pero después de un par de horas, todo cambió. Ya no es por su curioso apartado visual, ni por las habilidades del protagonista. La música, la historia que te cuentan y el desafío constante que ofrece el juego de Team Cherry roba horas sin que te des cuenta. Y como aquí prima la diversión, este ladrón de mi tiempo se lleva el ansiado primer puesto de mi lista personal.

 
 

Los GOTY´s de Arfonking

2018 ha sido un año especial para mí a los mandos de mi Xbox One (y mi 360, que sigue muy viva). Me es difícil escoger sólo 3 juegos pero, guiándome por mis pasiones personales y buscando nuevas formas de jugar, me quedo con estos tres:

State of Decay 2: Si en la primera entrega ya teníamos un excelente simulador de apocalipsis zombi, un “cómo ser Rick de TWD y no morir en el intento”, en esta segunda parte nos encontramos una experiencia profundamente vitaminada y magnificada. EL simulador. No es un juego de aventuras ni va de matar zombis; va de cómo hacer que una comunidad (cada uno con sus vidas, su carácter y sus problemas) sobrevivan al fin del mundo. Lucha, mata, muere… experiencia brutal, lo mejor de año en cualquier sistema y que no deja de mejorar actualización a actualización. MI GOTY

Fallout 76: Pues un poco lo mismo. Sobreviviendo al “hype” que siempre me despierta la saga (y los juegos de Bethesda en general) pero también al “hateo” que tuvo en sus prolegómenos y beta, me encontré un sueño hecho videojuego. Un Fallout para exploradores, para solitarios. Para amantes de “Soy Leyenda”. Sí, no hay NPC´s… ni falta que hacen. Se elimina la sensación de “recadero” y apuesta por una nueva narrativa, sin cinemáticas que te “lleven de la mano”. Las historias están ahí, pero de ti depende cuánto y cómo te implicas.

No Man´s Sky: Holocausto nuclear, apocalipsis zombi… nos quedaba el espacio. Otro juego de “crea tu propia aventura” infinito, único en cada partida. Soledad en la inmensidad de un universo muy mejorado (según me cuentan, pues no lo probé en su lanzamiento en PS4 y PC el año pasado) y que ahora parece que sí, es una aventura colosal para exploradores y supervivientes. Aún no he arañado más que la superficie, pero es que hacen falta varias vidas para exprimir este vasto universo.

 
 

Los GOTY´s de Harold

El año 2018 será recordado para la industria como un año que tras sus desencantos y desamores se corona como uno de los mejores que ha traído la industria. Han habido lanzamientos de gran calidad para los amantes de todos los géneros y ya tengas una Xbox One, PlayStation 4, PC o Nintendo Switch estoy más que seguro que la lista de pendientes es larga y con lo que venga en 2019 no dejará de aumentar.

Ya lo siento yo por ir de divergente pero al momento de plantearme mis GOTYS y no queriendo ir muy en contra de las reglas tengo que quitar todos esos videojuego clásicos a los que le he dado una oportunidad durante este año, esos pequeños placeres culposos que sabes que a nadie más le gustarán y cómo no, esos videojuegos a los que por azares del destino regresamos tras un largo tiempo. Son dos los títulos que puestos a comentar lo mejor del año no puedo quitar de mi cabeza y estoy seguro de que tendré un gran deseo por disfrutar una vez más.

Forza Horizon 4 no es solo el mejor videojuego de conducción que he probado en toda mi vida, es también ese motivo por el cual estar impaciente por lo nuevo que Playground Games nos tenga por enseñar. Conducir por el espléndido Reino Unido que éste videojuego nos ofrece es la plena definición de la palabra gratificante. Que sí, que entre más teraflops tenga vuestra consola o PC mejor se verán los charcos de agua y demás, pero lo que verdaderamente condena al fracaso a la próxima entrega es su pulida jugabilidad, no sé yo a dónde nos van a llevar o que van a inventar pero muy difícil será el superar lo hecho con esta obra maestra.

Y del título conocidísimo vamos a esa obra independiente que si en presupuesto y escala es lo contrario al videojuego anterior, lo que verdaderamente importa es el sentimiento de regresar una vez más. Es grato cuando un título se percibe mejor al pasar el tiempo y al regresar a Shape of the World me doy cuenta de por qué aún sigue en la consola tras haberlo analizado en su momento; se gana el ser llamado una obra y pese a ser una experiencia de corta duración, lo que consigue es tan efectivo que en los momentos en los que quieres desconectar y transportarte a un mundo de relajación, esta obra es un candidato perfecto.

 
 

Los GOTY´s de Diego

Celeste: un juego del que todo el mundo hablaba bien y que me daba cierta pereza. Ponerme a estas alturas con un plataformas 2D de dificultad endiablada posiblemente era lo que menos me apetecía a comienzos de 2018. Rápidamente Celeste me sacó del error. Es mucho más que eso. No sólo es un juego que requiere de tu habilidad, sino que crea diferentes estratos dentro de su complejidad y tú decides en cual te quedas. No sólo te pide precisión, aprovecha para contarnos cosas más profundas de lo que pudiera parecer apoyándose en una banda sonora brillante y bien implementada. Y ahora nos llega gratis con GOLD en el mes de Enero…

Red Dead Redemption 2: Nunca será mi juego favorito, me ha sacado de mis casillas en demasiadas ocasiones y tiene una forma de unir jugabilidad y narrativa completamente opuesta a la que yo considero ideal. Y aun así es un juego al que hay que jugar, y que deja un vacío al terminarlo como solamente las grandes obras pueden dejar.  Un hito gráfico en Xbox One X, desde lo descomunal (distancia de dibujado, LOD –level of detail-, mapeado…) a lo minúsculo (fauna, objetos en cada casa, detalle…). Una historia que hay que vivir.

Sea of Thieves: Igual que en Red Dead Redemption 2, hay cosas que me alejan de Sea of Thieves. Sin embargo, si los videojuegos van de experiencias las mejores las he vivido en el mar de piratas de Rare. Además, poco a poco se han ido poniendo las pilas y cada vez más contenido y novedades han llegado al juego, convirtiéndose en una experiencia mucho más completa que cuando salió al mercado. En su contra he de decir que es un juego para disfrutar en sesiones más o menos largas, principalmente en compañía, y en mi caso es complicado encontrarle el hueco ideal. Pero igualmente me resultaba imposible no citar aquí Sea of Thieves por su increíble diseño y por ser el lienzo ideal para las mejores aventuras cooperativas.