Repasamos algunas de las decepciones en el mundo de los videojuegos de este año 2017.

Este año 2017 el cual está a punto de terminar ha sido un año lleno de grandes lanzamientos en Xbox One. Pero, por desgracia también ha habido otros tantos que no dieron a los jugadores todo lo que prometían y se quedaron a medio camino de aprovechar la oportunidad de ser una gran entrega, o bien optaron por una política que no acabo siendo quizá la más correcta, algo que ha hecho mella en la comunidad durante los últimos meses.

No obstante, nunca llueve a gusto de todos y por ello hemos creado esta lista en la que numeramos las decepciones que cada uno de los redactores de Comunidad Xbox ha elegido de forma totalmente personal y argumentada. Sin más, estas son las decepciones del 2017.

Ark: Survival Evolved (La decepción de ruben’s)

Afortunadamente podría decir que todos los juegos a los que he jugado este año me han gustado y he pasado una gran cantidad de horas divirtiéndome con ellos, pero si ha habido un juego que me ha decepcionado en algunos factores y ese juego es Ark: Survival Evolved. Tras probarlo en el sistema grame preview hace 2 años aproximadamente, quedé bastante intrigado a la par que ilusionado al encontrarme con un gran juego de supervivencia mezclado con un temática que me gusta bastante como es el Jurásico. Hasta ese momento todo bien y estaba deseando que saliera a la venta el 28 de agosto como un producto acabado para hacerme con él.

Aprovechando las pasadas ofertas de black friday me decidí por comprarlo y fue entonces cuando empecé a ver todos los grandes fallos que ya tenía esa versión preview que probé hace dos años. Mi decepción viene al ver como este producto estuvo en desarrollo durante más de 2 años y que saque una versión acabada acompañada de una edición física, con tantos fallos. Se pueden apreciar estos fallos a la hora de cargar texturas, acompañado de varios lags o acciones que no se actualizan, depende muchísimo de los jugadores dentro de los servidores y al ser un multijugador online me parece un aspecto en el cuál deberían haber trabajado más concienzudamente.

Admito que disfruto bastante de este juego en compañía de mis amigos pero como ya he dicho mi decepción viene a raíz de que se ha empleado mucho tiempo en el desarrollo de este producto y presenta tantas incorrecciones que hacen que los usuarios se replanteen si realmente se ha estado trabajado en el juego durante todo este tiempo.

Road Rage (La decepción de Erick Subero)

El videojuego creado por Team6 y Maximun Games prometía traer de vuelta todo lo alocado y divertido que la saga nos trajo hasta hace dos generaciones pero, con un toque más moderno y gráficos actualizados a la época. Sin embargo, el resultado no pudo estar más alejado de lo prometido.

Empezamos montados en nuestra moto y al momento de girar para agarrar la primera curva, sabemos que todo va a salir mal. El juego cuenta con un pésimo control que, ni en la mecánica más básica, que es girar, funciona bien. Dar una curva implica frenar casi por completo, empujar el stick hasta el fondo y rogar que no haya un obstáculo cerca porque seguramente golpearemos con él.

Hablando de golpes, las físicas del juego no tienen ningún sentido. Los golpes de las armas o los choques con algún objeto del escenario pueden mandar a volar por los aires a cualquier motero (incluyéndote) y ni siquiera puedes analizar bien tu error porque inmediatamente reapareces en la vía sin ningún tipo de aviso, arriesgándote a volver a chocar o ser golpeado.

Las colisiones fallan casi siempre. Cuesta mucho poder golpear a otro motero y es tan fácil ser golpeado por un objeto (que claramente no te toco) y salir volando por los aires. Sin contar que se pueden ver moteros rivales con la capacidad de atravesar paredes sin siquiera perder velocidad.

Por otra parte, el juego nos dice que la ciudad Ashen está sumergida en el caos y abandonada a su suerte por el gobierno, que los bandidos motorizados son los que dominan las calles con anarquía y violencia. Luego vemos las calles y todo está tranquilo, vemos a personas caminar como si nada y vehículos (los pocos que están) transitar con tranquilidad, las viviendas y locales están en perfecto estado y la basura en sus contenedores. Todo ese trasfondo inicial para dar “contexto” a las peleas entre moteros me parece totalmente innecesario si cuando lo que me muestras no tiene sentido con lo que dicen. Lo que nos cuentan al principio se parece más a la película “1997: Escape de Nueva York” que a lo que realmente quiere transmitir la historia.

Decir que Road Rage es un juego mediocre, sería elogiarlo. Con tantos fallos, con tantas malas decisiones, no sé cómo pudo salir este proyecto a la luz. Este es uno de los ejemplos de que la nostalgia no es amiga de la billetera.

Análisis de Road rage

For Honor (La decepción de GineU)

Una de las apuestas fuertes de Ubisoft a principios de año y también peligrosa al enfocarse solo en el multijugador, porque aunque tenga campaña se transforma en un mero tutorial sin personalidad ni carisma.

Esperaba grandes cosas de For Honor, pero visto su contenido poco a poco fui desinflando mi hype. Servidores desastrosos, usuarios con poco honor o nada y contenido algo escaso al principio hicieron declinar en mi esta opción de los buenos de Ubisoft.

Al hilo de estas carencias, me vienen al recuerdo juegos como el gran “El retorno del rey”, que si hubiera aparecido en la mente de los creadores de For Honor y se hubieran centrado en contar las historias de sus 3 facciones y cruzarlas podría haber hecho algo muy grande y necesario en esta generación.

Análisis for Honor

Destiny 2 (La decepción de Esteban Navarro)

Pese a ser la segunda entrega del universo Destiny, Bungie parece ser que no aprendió la lección. Este último título pose fallos incluso peores que su predecesor y otros tantos que ya habían sido corregidos los volvieron a cometer. Ya es bien conocido por todos que este juego consiguió un gran público en su lanzamiento pero que cayó en picado meses después.

Este desplome en su mayoría es debido al abandono por parte de “los veteranos”, ya cansados de todos los problemas de la primera entrega ver que se repetían y se sumaban nuevos fue la gota que colmó el vaso para ellos. Las quejas eran sumamente variadas: “levear en el mapa es más fácil que haciendo la historia y consigues mejores cosas”, “tardan mucho en poner eventos (Osiris, Iron Banner)”… Además del sin fin de las habituales ligadas a la Raid.

Sin embargo, lo que más quejas recibió de primeras fue el hecho de que sin hacer Raid estabas limitado a un cierto nivel de equipo y que aun así había veces que te daban peor equipo del que tenías. Podría entrar en miles de aspectos más que han generado revuelo pero no acabaría nunca dado que esta entrega ha sido de las más criticadas este año.

Desde mi punto de vista, era un juego que tenía un grandísimo potencial y que deberían haber afinado y aprendido de la primera entrega. Equívocamente, el equipo de Bungie volvió a coger un juego que prometía mucho y hacer que en su salida perdiera todo el prestigio y nivel que había ido ganando previamente.

Análisis Destiny 2

Skylar & Plux: Adventure On Clover Island (La decepción de Albert)

Este año ha sido un año glorioso para el género de las plataformas, de hecho, uno de los mejores que se recuerda en años. Se han lanzado una gran cantidad de propuestas, y de muy buena calidad hay que decir. Sin embargo, como en toda casa del señor hay descarriados, y este bien puede ser el caso de Skylar & Plux: Adventure On Clover Island.

Esta obra desarrollada por Right Nice Games y Grip Digital quería recuperar el buen hacer de los títulos de plataformas tridimensionales, trayendo consigo ese anhelo de los jugadores de la vieja escuela y de viejos clásicos como Banjo Kazooie o Crash Bandicoot, por poner un ejemplo.

Sin embargo, el videojuego no logró un resultado a la altura de los esperado, más teniendo rivales de tal envergadura como: Yooka-Laylee, Wonder Boy: The Dragon’s Trap o A Hat in Time, los cuales consiguen un acabado más pulido y redondo que la propuesta de Right Nice Games.

La idea no era mala ni el momento escogido para su aparición en el mercado, aunque su ejecución fue muy discreta y mal ejecutada. La fórmula que presentaba no acababa de funcionar, cayendo en todo momento en la monotonía y la repetición de mecánicas. En resumir las cuentas, una auténtica pena que esta obra no haya llegado a ser más, porque estaríamos hablando de un pleno completo para el género de las plataformas en este año 2017.

Viernes 13: El Videojuego (La Decepción de Justo)

Ha habido en la historia multitud de juegos inspirados en la figura de Jason Voorhees y la película de la que es protagonista, Viernes 13. ¿Pero un título en 2017 y la nueva generación? Eso no podía pintar mejor. Sin embargo, en el conjunto y ejecución no ha estado a la altura de lo que merecía un título de tal calibre.

De hecho el mayor problema no es que argumentalmente no cuente prácticamente nada, a pesar de que haya recibido alguna nueva actualización en la que aportaba algo en este sentido, sino se encontraba lastrado por otros apartados como en el apartado visual, abundancia de bugs, escenarios vacíos y unos modelados que poco encajan en la nueva generación.

Para mí una oportunidad desaprovechada por parte de IIIFonic para revivir lo que la figura de Jason significa en la cultura popular y en los que hemos vivido aquella época del cine ochentero.

Análisis Viernes 13: El Videojuego

Shiness: The Lightning Kingdom (La decepción de Mariette900)

Sin saber nada del manga original creado por el autor Samir Rebib, lo cierto es que desde el primer momento la propuesta mostrada en un escueto tráiler llamó mucho mi atención. El diseño de personajes, su colorido, estética nipona, y género enfocado al rol más tradicional postulaban al título como una buena apuesta para disfrutar en la primera mitad del año…pero por desgracia Shiness ni brilló como uno hubiese podido esperar.

Toda esa vistosidad quedó relegada a un segundo plano, con texturas planas, ralentizaciones y físicas toscas, junto con una profundidad en los personajes que no acababa de cuajar. Como juego de rol tampoco llegó a funcionar muy bien, ya que los combates contra los enemigos eran una amalgama de aciertos y defensas, con un “hit box” que funcionaba cuando quería. Cada enfrentamiento se hacía muy repetitivo, con poca estrategia de por medio, en una suerte de combates muy en la línea de lo visto en las últimas entregas de Naruto (salvando las distancias, claro…). Solo cabe esperar que el estudio responsable de Shiness, Enigami Studios, haya aprendido de los problemas de su obra y nos deleite en futuros años con proyectos más consistentes

Análisis Shiness: The Lightning Kingdom

Yooka-Laylee (La decepción de Miguel)

Yooka-Laylee se presentaba en sociedad, mediante Kickstarter, con la vitola de salvador de los plataformas tridimensionales, que en los últimos tiempos había sido un género olvidado. El proyecto prometía y mucho, pues se sentía como un sucesor espiritual de Banjo-Kazooie de Nintendo 64. Esto venía dado también porque en su equipo de desarrolladores nos encontrábamos con míticos componentes de Rare, que formaron un estudio llamado Playtonic Games, y decidieron intentar sacar este proyecto tan romántico adelante. Fuimos muchos los que dimos nuestros dineros durante su etapa Kickstarter y muchos los que acabamos decepcionados con el resultado final.

El juego mantiene los esquemas de un plataforma tradicional y lo hace muy bien en ese aspecto, pero se queda a medio camino en lo demás por diversos problemas como una cámara desastrosa (así como su control), diseño de algunos niveles muy pobres, poca exigencia en cuanto a los niveles de plataformas, controles del personaje imprecisos (algo inconcebible en un juego de este género) y diversos problemas gráficos que acaban por lastrar la experiencia final.

No es un juego malo del todo pese a esto, ya que es disfrutable, pero no era lo que los fans más acérrimos del género esperábamos y por ello es mi decepción de 2017.

Análisis de Yooka-Laylee