Un grupo de desarrolladores hablaron sobre el proceso de creación de la característica

Una de las características que Microsoft ha destacado de Xbox One desde hace un par de años es la llegada de la retrocompatibilidad, habilitando de inicio que juegos de Xbox 360 corrieran en su nueva generación. Ahora con la próxima posibilidad de jugar a los juegos de Xbox original el tema está dando de qué hablar.

Una entrevista de IGN expuso la historia del desarrollo de esta característica en Xbox One, ahí se destaca el papel de Kareem Choudhry, vicepresidente de ingeniería de software en Xbox y Kevin Gammill, jefe de plataforma de Xbox, fueron los encargados de llevar la retrocompatibilidad a la actual consola de Microsoft.

Choudhry reveló que la característica que hoy llama la atención en Xbox One nació en 2007. Surgió cuando un equipo de desarrollo estaba trabajando para correr el software de Xbox 360 en el hardware de lo que sería Xbox One. Se reveló que los encargados de hacer realidad el proyecto trabajaron desde el principio en un emulador basado en la arquitectura GPU de Xbox 360. A partir de ahí, se conformaron las bases de lo que sería la retrocompatibilidad en la nueva consola.

Kevin Gammill, reveló que el trabajo para llevar la retrocompatibilidad a Xbox One ya estaba avanzado antes de que la consola tuviera nombre oficial. Se la conocía por el nombre en clave Durango. Al respecto, aseguró que el equipo tuvo que poner a prueba su creatividad pues una de las opciones contemplaba dotar a Xbox One con un chip similar al que PS3 colocó pero eso resultaría muy costoso y habría limitado los planes del equipo. Esa idea fue descartada y se siguió investigando el software hasta completar el ideal de retrocompatibilidad del que ahora disfrutamos. Esto también facilito la futura retrocompatibilidad con la Xbox original, idea que no se contemplo en el desarrollo inicial.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here