Microsoft soluciona problemas de conexión inalámbrica, desconexiones de party-chat, Dolby Atmos y mucho más.

Microsoft ha lanzado una actualización para consolas Xbox One que corrige los problemas presentes en la última actualización de otoño. Las mejoras darán lugar a una experiencia mucho más estable en la consola, especialmente cuando se juega online.

Entre las mejoras se encuentra una actualización de firmware WiFi para la Xbox One X y S que mejorará el rendimiento y la conexión. También se ha solucionado un problema que hacía que algunas redes no aparecieran en la lista, así como desconexiones inesperadas. Para los jugadores online estas correcciones son esenciales, ya que la pérdida de conexión en un juego como PUBG puede resultar en muerte segura.

También se ha mejorado la conexión en las party-chat. Los usuarios ya no experimentarán pérdidas de audio repentinas. Se han solucionado así mismo, varios problemas que afectaban a la experiencia en Dolby Atmos.

Finalmente, el equipo de Xbox ha trabajado también en las restricciones familiares. Los usuarios estaban experimentando problemas al pasar de una cuenta infantil a una cuenta adulta, ya que todas las limitaciones se mantenían. Esto se ha corregido, por lo que ya no se tiene que crear una nueva cuenta.

Esta actualización aparecerá automáticamente como siempre y ya debería estar disponible para la mayoría de los usuarios. Puedes leer los cambios completos en la web oficial de Xbox.