Hemos podido jugar al primer capítulo de esta cuarta entrega de The Walking Dead, y os contamos las mejoras que ofrece la saga de TellTale Games.

Madre mía, como pasa el tiempo. Seis años han pasado desde que TellTale lanzó la primera parte de The Walking Dead, todo un éxito que catapultó a la compañía y permitió que su estilo de juego (por aquel entonces muy innovador) fuese conocido en el mundo entero y prácticamente en cualquier plataforma. Todo  principio debe tener su final, y en este caso la historia centrada en Clementine necesita parar después de cuatro largas entregas. Como preludio, o principio del final de todo lo vivido, os traemos el análisis del primer episodio de este The Walking Dead: La Temporada Final, que lleva el sobrenombre de “Basta de escapar”.

En esta ultima iteración de la saga, volveremos a tener un salto temporal, con la sucesión de un par de años respecto a la tercera parte, con una Clem que ya deja de ser niña para ser toda una mujercita de armas tomar, y un AJ que deja de ser bebé para convertirse en un renacuajo completamente preparado para la supervivencia zombie gracias a los consejos de su mentora, madre y única amiga. Si en el primer juego de The Walking Dead Lee se hacia cargo de Clem, ahora las tornas giran y es Clem quien se ocupa plenamente de AJ. En esta ocasión la relación es completamente distinta, primero porque Clem nunca fue una persona muy abierta ni sentimental, lo que influirá directamente en el carácter de AJ, y segundo porque todo lo vivido forjará una relación donde no han existido muchas alegrías, y donde su día a día es subsistir rapiñando algo de comida allá por donde pasan.


Pese a que ambos protagonistas tienen las ideas claras y saben cómo actuar frente a una situación de peligro, tendremos que cuidar a AJ en todo momento, así como educarle para que su comportamiento ante otros humanos sea lo mas “normal” posible. Este ultimo punto se reflejará plenamente en el primer episodio que estamos analizando, ya que nuestros amigos aterrizarán accidentalmente en el Internado Ericson, custodiado por una banda de chavales con buenas intenciones que nos acogerán sin ningún tipo de problema. Este primer capitulo, pese a que contiene mucha acción (y de una forma increíble como detallaremos mas adelante) sirve mas bien como bandeja introductoria de todos los personajes que conforman el nuevo grupo con el que conviviremos. Pasando por su cabecilla Marlon y hasta el último de los miembros de la banda, cada uno presenta su propia personalidad, miedos y preocupaciones. Aunque sean bastantes los miembros, TellTale siempre sabe dar el en clavo para que cada uno de estos supervivientes sea completamente diferente al resto y sepamos diferenciarlo desde los primeros compases de la aventura.

Para quienes haya seguido la saga de The Walking Dead hasta ahora, no notaran mucha diferencia en lo que a parte narrativa se refiere, aunque habrá otros elementos diferenciadores de las anteriores entregas que mejoran la experiencia jugable y que sientan de maravilla, pues el ritmo de estas aventuras conversacionales ya empezaba a caer en una repetición que no le sentaba nada bien. Para comenzar con las novedades, ya no habrá una toma de decisiones estricta donde puedes elegir A o B en una conversación concreta. El estudio ha querido profundizar un poco más, y ahora las tomas de decisiones están dispersas por el escenario con un distintivo marco rojo que nos avisa de la implicación que puede suponer. Por ejemplo, la primera toma de decisiones de esta índole sucede cuando vas a explorar una casa abandonada. A las afueras hay un cartel que pone que si vas a entrar, toques antes una campana que hay colgando. ¿Qué hacer? ¿Alertar a los posibles inquilinos de tu presencia, o ir en sigilo y robar sin ser visto? Pues contra todo pronóstico, toqué la campana y aunque ya no había nadie habitando la casa, el ruido alertó a un no-muerto que pululaba por allí. De momento todas las situaciones vividas con este tipo de planteamientos no hacen diferir mucho la historia (os recuerdo que es el primer capítulo), pero puede dar mucho juego en posteriores situaciones.

Ya avisaron TellTale Games que su próxima entrega de The Walking Dead iba a sufrir un cambio en su cámara. Dicho y hecho, esta última entrega de la saga de zombies cambia los planos fijos por una cámara al hombro que nos permite visualizar mejor el contorno por el que se mueve Clem. Es más, este nuevo tipo de control junto con una optimización del motor del juego hacen que todo vaya más fluido (especialmente en Xbox One X, donde lo he probado), permitiendo que la exploración no sea ese momento aburrido y pesado que rompe con el ritmo establecido.

Vais a pensar que estoy desvariando pero es totalmente cierto. Junto con esta cámara situada al hombro viene consigo unos planos secuencia espectaculares, extraídos de God of War y que sientan genial en los momentos de acción. Quienes hayan disfrutado de la escena del coche, con zombies asediándonos por todos los lados mientras arrancamos el motor sabrán de qué hablo. La acción ha cambiado favorablemente, y aunque sigue siendo un sistema que abusa de los QTE, nos parece que están mejor expuestos que con anterioridad. Es más, las peleas con no-muertos cara a cara pueden resolverse de varias formas: o noqueando primero al enemigo, con trampas que haya esparcidas por el escenario o directamente intentándolo matar. En esta ocasión TellTale Games quiere que estemos al tanto de todo lo que ocurre a nuestro alrededor, por lo que antes de abalanzarnos contra el rival, más vale que controlemos si el resto de las criaturas están fuera de nuestro rango.

Gráficamente The Walking Dead: La Temporada Final ha pegado un cambio importante. De primeras, los usuarios de Xbox One X contamos con HDR 10 y 4K UHD, pero eso no es todo. El dibujado es infinitamente mejor a lo visto hasta ahora. No tanto en las caras (aunque ahora me da la sensación de que tienen más expresividad), sino en los paisajes y objetos que componen el escenario. Cuando llegamos al internado, es increíble ver las paredes del edificio, los árboles y las hiedras que reptan por sus muros. En ocasiones dan aspecto de cómic total, con un cell-shading muy bien llevado y que han sabido evolucionar y manteniendo esos tonos ocres que caracterizan a la saga desde sus inicios. Hasta los tiempos de carga se han visto optimizados, sin esos tirones que sufríamos con cada principio de acto.

TellTale Games está poniendo toda la carne en el asador con The Walking Dead, y su apartado sonoro no podía ser menos, aunque aquí puede rechinar un poco más. La banda sonora es espectacular, en la línea de las anteriores entregas y otras IP´s que tiene el estudio, haciendo acto de presencia especialmente en los momentos álgidos del juego. Para esta ocasión, aparte de los textos en español neutro, mediante una breve descarga podremos disfrutar de las voces en nuestro idioma, aunque seguirá siendo una versión latina que puede no gustar a todo el mundo (en mi caso, después de todas las entregas en inglés, se me hacía rarísimo escuchar a Clem con acento latino y tuve que quitarlo). Aun así, quienes quieran una experiencia más inmersiva sin necesidad de estar leyendo subtítulos en todo momento, es una buena opción y más de uno lo agradecerá.

 

Conclusión

El principio del fin no podía empezar con mejor pie. Los cambios en The Walking Dead: La Temporada Final respecto a las entregas anteriores son palpables. Su cámara al hombro y la fluidez que otorga en la exploración es un punto positivo, y en los momentos de acción cae como anillo al dedo. Además, la nueva premisa de toma de decisiones, los nuevos compañeros de Clem (junto con la historia que esconden) y un aspecto gráfico completamente renovado invitan a proseguir las andanzas de la chica superviviente y conocer el desenlace. Este primer capítulo, como punto introductorio a todo lo que va a suceder viene genial. Ahora sólo falta esperar si en los próximos capítulos todo va a transcurrir con la misma intensidad.

The Walking Dead: La Temporada Final

23.99€
8.6

Gráficos

9.0/10

Sonido

8.5/10

Jugabilidad

8.5/10

Diversión / Duracion

8.5/10

Pros

  • El cambio visual es significativo
  • La cámara al hombro hace ganar muchos enteros
  • Por fin sabremos el desenlace de Clem

Cons

  • Voces en español, aunque son neutras
  • Hay que esperar a los siguientes capítulos
  • No hay una toma de decisiones fuerte