Una tendencia vista en esta generación, y que no habíamos visto anteriormente, es sin duda la de re-lanzar títulos del pasado añadiendo nuevas características que justifiquen su compra, con diversos resultados.

Una de las cosas por las que más será recordada esta generación de consolas, que está a punto de dar por finalizado su ciclo, son sin duda las famosas remasterizaciones. Capcom fue sin lugar a dudas una de las primeras en liderar esta tendencia, llegando incluso a afirmar en el pasado que era un plan de negocios “propio”. No es tampoco muy difícil entender por qué otros grandes desarrolladores también decidieron adoptar este modelo de negocio. Juegos que en el pasado podrían haber sido grandes éxitos, volvían a ser lanzados por segunda vez (e incluso tercera y cuarta, en algunos casos), garantizando unas ventas lucrativas por un mínimo esfuerzo realizado por los estudios. Pese a las críticas surgidas alrededor de estos remasters, para los jugadores era una oportunidad perfecta para volver a disfrutar de sus títulos favoritos sin necesitar de desempolvar sus viejas consolas. 

devil may cry hd collection

Por supuesto, no hace falta decir que muchos de estos juegos no “necesitaban” ser remasterizados, o, ciertamente, no fueron lanzados hace tantos años como para justificar un nuevo re-lanzamiento. Aún así, seguían llegando más y más entre la creciente popularidad de ese mismo concepto y las jugosas ventas que veían las compañías.

Por poner un ejemplo de buen remaster, la trilogía de Crash Bandicoot es un buen ejemplo de un remaster significativo. Cuando miramos el estado original del juego frente a la mejorada actualización, las diferencias eran extraordinariamente sorprendentes. También se justificaba con que incluía la trilogía en su totalidad, no solo una simple entrega. Esto, desde mi humilde opinión, es exactamente lo que justifica un remaster.

Otro tipo de remaster que justificaba su lanzamiento eran títulos que fueron olvidados conforme pasaron los años, pero con una indudable calidad, y que muchos no pudieron disfrutar en el pasado. Juegos como Wonder Boy: Dragon´s Trap daban al consumidor una gran oportunidad de conseguir juegos clásicos que podían disfrutar en sus nuevas consolas. 

Eso nos lleva a los remasterizaciones del todo innecesarias. Títulos que no necesitaban del tratamiento propio de un remaster, a pesar de su clara popularidad. Entre estos podemos encontrar títulos como Resident Evil 6, Assassin’s Creed: Roge, Dark Souls: Remastered, entre otros. Estos títulos, pese a tener un gran número de fans, no justificaban de por si mismos volver a ser lanzados, ya sea por la calidad de los trabajos de remasterización o por el poco tiempo transcurrido de su lanzamiento.

Claramente había espacio en el mercado para este nuevo modelo de negocio, ya que de otra manera no habríamos visto tal nivel de ventas. Como notas positivas, estos remasters también ayudaron a impulsar la popularidad de algunas sagas y traer la esperanza a los fans de que sus series favoritas podrían tener nuevas entregas (siempre que funcionaran en el mercado). 

Independientemente de la calidad de los trabajos lanzados, todos estos títulos consiguieron un objetivo importante, que no era otro que llegar a una nueva generación de consumidores que eran demasiado jóvenes para jugarlos cuando fueron lanzados. Sólo por este motivo, todos y cada uno de los remaster pueden tener justificado su lanzamiento. La trilogía de Crash, la de Spyro, los nuevos Resident Evil, Age of Empires, Halo TMCC, entre otros, son buenos ejemplos de títulos que merecen ser descubiertos o disfrutados otra vez.

La conclusión es que hay una tendencia para bien o para mal, y que está aquí para quedarse. Eso sí, necesitamos ver a los desarrolladores esforzándose en el tratamiento de estos títulos y no lanzando “refritos” solo por el simple hecho de ganar más dinero. La llegada de la retrocompatibilidad a Xbox One ciertamente ayudó a mitigar mucho esta tendencia y los títulos posteriores que se fueron lanzando sí que tenían un trabajo notable detrás.

Como decíamos en el título, esta generación siempre será recordada como la generación de los remasters.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.