Bioware advierte que podríamos encontrar fallos y problemas que se solucionarán en la versión de lanzamiento

Ya queda muy poco para que podamos probar lo último y muy esperado de Bioware, Anthem. Como ya os informamos hace unos días, las primeras sesiones serán sólo para quienes hayan reservado el juego (del 25 al 27 de enero) y posteriormente habrá sesiones abiertas para todos del 1 al 3 de febrero.

El llamarlo demo y no beta ha despertado cierta confusión y está generando un run-run de “dimes y dieretes”. Y es que, como se suele entender por los jugadores, una demo es un extracto del producto final ya terminado; un trozo del mismo juego que veremos el día del lanzamiento. Pero, ay, los parches day one llegaron esta gen para quedarse y es difícil que eso ocurra. Por tanto, llamadlo demo o llamarlo beta que da igual, Bioware ya ha aclarado que, efectivamente, podríamos encontrar fallos y bugs en estas sesiones que serán revisadas y corregidas antes del lanzamiento final el 22 de febrero.

Como podéis leer es el productor Michael Gamble quien coge al toro por los cuernos y aclara la cuestión. No sólo el ínclito parche day one será la diferencia, es que es una versión anterior a la definitiva lo que jugaremos en la demo (o beta):

“En realidad, es una versión específicamente pensada para la demo. La mayoría de características serán idénticas [a la versión final], eso sí. Hay algunas cosas de la demo que arreglaremos para el juego final”.

Así pues, ya vais sobre aviso, es posible que lo que juguemos en la demo (o beta, yo ya no sé…) no sea el producto exactamente tal y como nos llegue en el lanzamiento final. Esperemos que si hay sorpresas sean agradables. Recordad una vez más que nuestros progresos no se guardarán para nuestra partida en el juego.

Os volvemos a recordar que el lanzamiento de Anthem para Xbox One es el 22 de febrero.