La organización que representa la industria del videojuego en la Casa Blanca se ha pronunciado tras lo de Hawái.

Ayer mismo os comunicamos de que la polémica suscitada con las cajas botín, había llegado finalmente a los Estados Unidos mediante el  representante democrático de Hawái, Chris Lee. Pues bien, ha sido tal la repercusión que no ha tardado en ser replicada desde Washington DC a través de Glixel, más concretamente ha sido la ESA (Entertaiment Software Assosation), el organismo que representa la industria en la Casa Blanca la que se ha encargado de hacerlo.

La polémica de las cajas botín acaba llegando a Hawái y por la tanto, a los Estados Unidos

Tras tratar Lee a Battlefront II como ”un casino de apuestas ambientado en Star Wars”, la respuesta de la ESA ha sido la siguiente: “Las cajas de botín son una característica voluntaria en ciertos videojuegos, la cual permite que los jugadores tengan otra manera de obtener objetos virtuales que puedan ser usados para mejorar su experiencia de juego. No son apuestas. Dependiendo del diseño de juego, algunas cajas de botín se pueden ganar y otras se pueden comprar. En algunos juegos, tienen elementos que ayudan a que un jugador progrese. En otros, son características opcionales que no se necesitan para progresar o triunfar en un juego. En ambos casos, el jugador toma la decisión”, sentenciaba la ESA mediante el comunicado

Con esto, si bien es cierto que Electonic Arts está entre la cara y la pared, ya han sido varios los países que han mostrado su negativa a estas políticas de micropagos, como la reciente sentencia por parte del parlamento Belga, el cual desea que desaparezcan, no solo de su país, sino de toda Europa.

El ministro de Justicia de Bélgica desea prohibir las Loot Boxes

EA, por su parte,  permaneció tranquila sobre el tema desde el anuncio, aunque le dijo a the Washington Post que no considera las micro transacciones como tal en Star Wars: Battlefront II.