Probamos la demo de Hotshot Racing para Xbox One

Esta semana he tenido entre mis manos una demo llena de color y curvas, Hotshot Racing. Hacer unas impresiones siempre es más laxo que un análisis, puesto que te puedes centrar en otros detalles sin mirar el producto completo. Hoy vamos a ver como se sienten las físicas ligeras, los derrapes y los colores vivos en pantalla.

Hotshot Racing apuesta por el arcade más extremo. Es un juego que, si bien usa réplicas de vehículos famosos con nombres inventados, a la práctica opta por físicas más amigables. Básicamente se siente como un juego de carreras de karts, al esilo Crash Team Racing o Mario Kart. Cabe decir que visualmente no juega en la misma liga, pues se aferra a gráficos con polígonos más simples y una paleta de colores al óleo muy llamativos.

Derrapes a todo color, no basta con acelerar y frenar para superar las carreras. La velocidad es la clave para la victoria, y para mantener altas velocidades es necesario recurrir al turbo siempre que sea posible. Para acumular este precioso extra de potencia debemos demostrar nuestro talento al volante: derrapes, rebufo y maniobras varias. No obstante, chocar durante una exhibición de habilidad elimina el bonus de turbo.

Para poner a prueba la habilidad al volante tenemos varios modos, entre ellos el clásico GP con series de 4 carreras en pos de sumar más puntos que nadie. Cabe destacar que cada escenario tiene su propio espíritu y se sienten bastante diferenciados. Podemos afrontar estos torneos en varias dificultades, y de paso ir desbloqueando cambios estéticos para los pilotos y sus coches.

Como todo juego de estilo karts, no hay mejoras de motor de ningún tipo, pero si un montón de cosméticos para crear nuestra propia versión de cada coche. Alerones, faldones, pinturas, vinilos, faros… e incluso indicadores y decoración para el interior del vehículo. Hay un gran elenco de piezas por desbloquear y comprar. Además, ganar carreras reporta generosas cantidades de dinero, por lo que es relativamente fácil ir comprando cosillas.

Como dato gracioso, ganar un GP desvela una sucesión de imágenes para conocer mejor al personaje que hemos usado y sus motivaciones en la vida. Me ha recordado a esas escenas clásicas al superar el modo arcade de juegos como SoulCalibur o Tekken. Incluso vienen dobladas al inglés, aunque podemos leer los subtítulos en castellano.

Fuera de toda esta vorágine de competiciones secuenciales también tenemos las carreras individuales y el modo online. En cuanto a las carreras individuales, nos permiten escoger nuestras pistas favoritas para correr por ellas. Además, también hay modos alternativos, como la persecución policial y la contrarreloj o un modo muy burnout. Sin duda el juego acumula toda la esencia de las carreras noventeras y del los 2000 en su propuesta jugable.

El modo persecución nos posiciona como pilotos que huyen de la policia, pero si nuestro indicador de salud llega a cero nos convertimos en policías. Por ende, pasamos a intentar destruir a los demás pilotos antes de que acabe la carrera. Es un modo original y divertido, puesto que ofrece la posibilidad de huir y ganar la carrera o de acabar con todos para que la policía interrumpa la carrera. La supervivencia del más rápido, como diría N. Oxyde.

En cuanto a contrarreloj poco hay que decir, la cosa es llegar a los puntos de control antes de que acabe el tiempo y de paso superar records. Lo interesante es el modo basado en burnout. Un modo en el que el battleroyale hace acto de presencia. En una pista sin fin, debemos destruir todos los coches rivales, sin embargo pasar por puntos de control restaura un poco de vida. Por lo que al final debemos medir el daño recibido y ocasionado de cara a ser el último piloto en pie.

En cuanto a multijugador, de cara al estreno habrá pantalla partida de hasta 4 jugadores. Además del incondicional modo online donde poner a prueba nuestra pericia contra jugadores de todo el globo. Aunque unas partidas en casa con una pizza y 3 amigos suenan maravillosamente bien en mis oídos.

Hotshot racing es un juego cargado de pequeños detalles. Desde un modo cabina lleno de “detalle”, hasta un arranque perfecto donde no sobrepasar las revoluciones para salir disparados; este juego ofrece buenas mecánicas sencillas de entender y mucho arte visual dentro de su propuesta poligonal. Es toda una delicia para los fans del arcade y la esencia retro.

En conclusión, con un elenco variado de carreras, muchas opciones cosméticas y una jugabilidad rápida y ágil, Hotshot Racing se postula como un gran arcade. Si buscáis un nuevo juego de tipo kart racing o sencillamente una sensación como las de antaño, este juego llenará vuestras necesidades. Gracias Sumo Digital.

Anuncio

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.