Aunque nosotros podemos visitar Kamurocho para comer ramen o beber sake

Hablar de la saga Yakuza es hablar de juegos especiales, exóticos y casi de culto por todo lo que supone. Para empezar, nunca antes habian tenido tanto clamor popular por nuestras tierras. ¿Acaso llegaron pocas unidades en su día a nuestro país, hubo una mala gestión de marketing por parte de SEGA, o simplemente es debido a que antes no había tanta expectación por esta propuesta tan especial? Da igual. Sea lo que sea, lo cierto es que poco a poco la saga ambientada en la conocida mafia japonesa ha ido metiendo la patita en nuestro territorio gracias a los lanzamientos que han ido sucediéndose en PS4.

Más vale tarde que nunca, los usuarios de Xbox One van a poder descubrir este año las bondades y virtudes de esta franquicia (y de manera irresistible y al alcance de un “click” si poseen Xbox Game Pass). Yakuza Kiwami 1, Yakuza Kiwami 2 y Yakuza Zero, tres obras que cualquier amante de las buenas historias, de los entornos bien recreados y de las “bizarradas” sin sentido no deberían perderse. De momento, ya tenemos disponible Yakuza Zero, una obra que describe los inicios de sus protagonistas Kazuma Kiryu y Goro Majima. Dos protagonistas que pocas veces se ven en un videojuego.

Mucha historia y personaje carismático…pero también se reparten ostias como panes

Érase una vez, en el año 1988…

Que Yakuza Zero hable de los comienzos de ambos personajes y sus primeros contratos con la conocida mafia no quiere decir que sea el primer juego de Yakuza lanzado por SEGA. Aquél que sentó bases y perpetuó la franquicia fue el Yakuza de 2005 (o si queréis, su edición remasterizada que veremos próximamente en Xbox One, Yakuza Kiwami) aunque cabe decir que no hace falta haber disfrutado de esta entrega primigenia para sacar todo el potencial a Yakuza Zero. Casi podríamos decir que, pese a compartir nombres, localizaciones y ciudades (lógico por una parte), son dos historias completamente diferentes que se suceden en años muy distintos. Esto permite que podamos entender todo sin ningún tipo de problema y sin tener que “tirar de wikipedia” para conocer el pasado o pretensiones del personal que hace acto de aparición en la obra.

Kyriu y Majima, dos personajes que son como el día y la noche, pero que rebosan personalidad desde el primer momento que los controlamos. Una historias que parecen completamente independientes pero que con el paso de las horas empezaremos a relacionar. Y puede que sea lo bonito de Yakuza Zero. Si hay algo que me dejó huella en esta entrega es su capacidad de mantenerte atento a la pantalla no solo por todo lo irreverente y alocado que puede ser el juego con sus misiones secundarias tan extrañas “made in Japan”, sino por un argumento serio que no flojea en ningún momento. Los giros argumentales, los cambios de localización, los encuentros con los “jefes finales” e incluso los momentos mas sosegados son una maravilla de la que todo el mundo debería ser testigo.

Las peleas contra los jefes de la Yakuza son imborrables

¿A quién le hace un karaoke?

Por supuesto, un titulo de la saga Yakuza no sería lo mismo si no fuera por los mini-juegos. El barrio de Kamurocho y Sotenbori son los lugares donde mas proliferación de actividades opcionales tenemos. Tendremos de todo: desde karaokes, pistas de baile, zonas donde practicar baseball y hasta locales donde podremos frecuentar a señoritas de compañía (pero compañía literal, muy al estilo de la visión japonesa del asunto). Es más, estos locales tendrán mucho peso en el propio juego generando un submundo de gestiones y objetivos que difieren de la propuesta original que propone el titulo base.

Muchos mini-juegos tienen sus propios objetivos, y pueden llegar a ser unos auténticos come-horas si queremos completarlos al 100%. Mención especial tienen las recreativas que están esparcidas por los salones arcade denominados Club SEGA. En estos lugaremos encontraremos cuatro juegazos completos: Space Harrier, Fantasy Zone, Out-Run y Super Hang On; todos y cada uno de ellos en su versión completa y siendo fiel a la recreativa original. ¿He dicho ya que Yakuza Zero es un come-horas?

¿A que os han entrado ganas de jugar a Out-Run?

Vas a conocer las calles como la palma de tu mano

No puedo negar el cariño que le tengo al juego. Me parece fascinante cómo el estudio ha conseguido en un par de barrios concentrar tal cantidad de tiendas, actividades y misiones. Me encanta ser partidario de ese ambiente artificial y disfrutar de “mundos abiertos” donde no hace falta recorrer kilómetros y kilómetros para llegar a nuestro objetivo. En tan sólo tres avenidas principales y sus correspondientes calles secundarias podemos vivir una aventura apasionante donde no faltaran los tópicos asociados a esta conocida banda ni a la cultura nipona de la época llevada a los polos extremos con una exageración que le sienta de maravilla.

No hace falta andar por andar, y una de las ventajas de no realizar esas caminatas infernales es que todo está comprimido en el mismo lugar, lo que da a lugar a que haya mas sensación de ciudad viva llena de gente realizando sus tareas e incluso mas eventos aleatorios. Todo está pensado para distraerte (en el buen sentido de la palabra) y que, con el paso de las horas, te conviertas en otro vecino más de la urbe.

Majima será experto en seducir a su clientela

¡Machi e yōkoso, Kiryu-San!

El tema más polémico que rodea a la saga Yakuza (y que por supuesto está presente en Yakuza Zero) es el problema del doblaje y la traducción. Lamentablemente, pese a que el juego va a gozar de una tercera juventud gracias a la llegada a Xbox One, el título sigue sin contar con una traducción a nuestro idioma. No niego que puede hacerse algo bola al principio debido a tanta “jerga” propia, nombres raros e incluso por denominaciones técnicas dentro de la propia mafia japonesa (cada rango tiene un nombre, y a veces hay que saber quién ocupa ese rango y las intenciones que pretende conseguir para estar al corriente de la narrativa).

Es como todo. Si vamos “de nuevas” con la saga, este trasfondo de organizaciones fuera de la ley nos resultará desconocido y un poco caótico. Dadle un tiempo a que arranque el juego. Dadle un tiempo a conocer quien mueve los hilos en estos grupos. Y por favor, dadle tiempo hasta que podáis deambular por las calles de Kamurocho y sepais por qué el juego tiene tantos adeptos. Si cedéis un poquito al final os resultará natural todo lo que veis (y oís) en pantalla. Hasta las voces en japonés y chino tendrán su encanto, os lo aseguro.

Conclusión

Cuando en el pasado XO 2019 de Londres anunciaron la llegada de los tres primeros Yakuza, no pude evitar pegar un grito de alegría. Un grito que no fue causado por poder gozar de tan buenos juegos gracias al servicio Xbox Game Pass Ultimate, sino por la alegría de saber que muchos usuarios van a descubrir las bondades y virtudes de la saga desarrollada por SEGA. Yakuza bebe de Shenmue, eso es evidente, pero ha sabido recorrer su propio camino hasta tal punto que tiene su propia personalidad, distinta de cualquier otra propuesta que tenemos en el mercado. Yazuka Zero no es menos, y pese a ambientarse años atrás, justo en los primeros contactos de Kiryu y Majima con la temida mafia nipona, es una entrega muy completa y que nos preparará para todo lo que viene despues con Kiwami. Si os gustan los mundos abiertos y las historias profundas, jugadlo. Puede que al principio sea algo hostil para quien desconozca la saga (y para quien no tenga mucha idea de inglés), pero luego se convertirá en un come-horas sin freno de ningún tipo.

Yakuza Zero

19.99€
9

Gráficos

9.0/10

Sonido

8.0/10

Jugabilidad

9.0/10

Duración/Diversión

10.0/10

Pros

  • ¡Por fin llega a Xbox One!
  • Actividades y tareas para echar decenas de horas
  • Los personajes de la trama (y su propia trama) son increíbles
  • Cuatro recreativas clásicas de SEGA para el disfrute personal

Cons

  • Seguimos sin traducción al español
  • Puede hacerse "algo bola" al principio con tanto nombre y terminología
  • Regentar casas de citas nunca me ha parecido divertido

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.