El MMO de Bethesda se acerca un poco más a sus títulos para un jugador, añadiendo NPCs humanos, facciones, reputación… Ahora es “más Fallout”

En estos tiempos convulsos de Coronavirus, de confinamiento y teniendo que estar la mayoría metidos en casa (mi aplauso por delante a los que tenéis que salir a la calle a trabajar), los que disfrutamos de grandes juegos, largos y con vastos territorios para explorar y mil y una aventuras que vivir, estamos un poco más “en nuestra salsa” que los demás, pues ahora tenemos tiempo para explotarlos. Ya, mal consuelo con lo que se está viviendo, pero hay que intentar disfrutar de las pequeñas cosas que tenemos en casa… mientras podamos.

En estas estábamos hace un mes y pico largo cuando nos llegó una propuesta interesantísdima… ¡qué digo!, súper ilusionante de parte de la gente de Bethesda Spain. Nuestra web, Comunidad Xbox y este que os escribe en particular, habíamos sido elegidos para acompañar a la comunity manager de la compañía en nuestro país a Estados Unidos, en concreto a la sede de Bethesda en Maryland, para probar antes que nadie la nueva gran actualización de Fallout 76, “Wastelanders”.

Pero tal y como se han dado las cosas, aquél viaje (para el que desde la web ya os teníamos preparadas un montón de movidas: videoblog del viaje, reportajes y demás) hubo de suspenderse por el maldito virus. Y por tanto, como los demás, hemos tenido que esperar a tener la actualización ya en funcionamiento para poder comentárosla. Así que… ¡al lío!

Lo primero que me viene a la cabeza contaros es que esta actualización no solo añade cosas al juego, no es una “expansión” más de añadir más misiones, enemigos o armas. Wastelanders cambia intrínsecamente la forma de encarar el juego especialmente si eres de jugar solo, sin amigos. En resumen, ahora se parece un poco más a los Fallouts anteriores de Bethesda. Y sin embargo, sigue manteniendo su personalidad propia; sigue siendo Fallout 76.

Nada más empezar a los mandos de nuestra Xbox One una vez actualizado nuestro juego, nos llegará un mensaje por radio (no importa si la tenemos encendida o apagada) que nos activará una nueva misión principal y algunas secundarias. Nuestro insttinto nos hará mirar el mapa y veremos más cambios: ahora las misiones aparecen en el mapa aunque no las tengamos activadas (solo que el “rombito” aparece en negro en vez de amarillo parpadeante como las activadas). Algo muy útil ya que podemos ver que tenemos una secundaria muy cerca de la que ya no nos acordábamos y oye, ya que está a tiro de piedra…

A partir de ahí incluso antes de acudir a estas nuevas misiones, donde encontraremos nuevos personajes que nos pondrán en antecedentes (“¿quién es esta gente y de dónde ha salido, si los únicos humanos que había por aquí éramos los moradores del Refugio 76?”… tranquilos, todo tiene su explicación, no han caído del cielo) puede que nos encontremos con personas. Quizá un amable granjero o un buscador de oro que nos saludan y nos cuentan alguna cosilla… o bandidos, saqueadores y demás escoria a la que reventaremos a tiros. Ahora todo está más vivo y todo es más impredecible.

En las misiones, que vamos a intentar no espoilearos, o hacerlo lo menos posible, encontraremos nuevos personajes y algunos ya conocidos que nos alertarán sobre el nuevo conflicto y lo que está llegando a Appalachia: colonos, saqueadores, buscadores de tesoros y un enigma acerca de un nuevo refugio.

Para hablar con estos nuevos personajes se rescata completamente el sistema de diálogos de Fallout 3 y Fallout New Vegas, es decir, un árbol de frases que podemos decir y contestar o preguntas que podemos hacer. Y algunas de esas respuestas o frases solo las tendremos disponibles si nuestro personaje tiene cierto atributo en el nivel adecuado (todo os suena, ¿verdad? Fallout…). No es el sistema de Fallout 4, ojo. Las frases que podemos decir aparecen completas, no resumidas. Por contra, nuestro personaje sigue siendo mudo (esto ya levantó diferencias entre los fans en Fallout 4; había quien prefería esta forma, la clásica, mientras que otros prefieren que nuestro personaje hable y sea, por tanto, “más vivo”).

Una novedad importante son estos asentamientos donde nos encargan estas misiones y cómo se ha planteado para que la experiencia sea satisfactoria para cada jugador que está inmerso en estas misiones. Estos “nuevos interiores” son para las misiones y por tanto, dentro no encontraremos a otros jugadores. Así nos parecerá que los npcs nos hablan solo a nosotros y realmente la sensación de “juego para un jugador” está muy conseguida. Para que los amigos entren con nosotros y puedan completar la misma misión debemos estar en equipo, es la única forma de entrar más de uno.

No sólo vuelven los humanos; vuelven los necrófagos “amables” que nos desvelan más secretos sobre su origen (recordad que este Fallout está ambientado más de cien años antes que los otros, sólo veintipocos años después del holocausto nuclear).

Además estos colonos nos darán acceso a nuevos módulos de creación para nuestro CAMP y con el tiempo uno de ellos instalará su tienda en nuestra casa, compartiendo beneficios, obviamente.

Hay nuevas armas, como los arcos y sus flechas que se usan de forma parecida a como los manejamos en Skyrim (The Elder Scrolls V), nuevas criaturas, nuevos enemigos y nuevos amigos. Y mucho más que nos queda por descubrir aún.

Lo más importante son las sensaciones. Fallout 76 no ha cambiado para quien lo jugaba como un MMO, con los amigos, looteando y demás; así se puede seguir jugando sin problema y de hecho, no nos engañemos, esto es un juego online y sigue siendo la base del juego.

Pero también, si ya antes era un juego perfectamente disfrutable en solitario, porque siempre lo ha sido (os lo dice uno que lleva chorricientas horas y casi siempre solo), ahora lo es mucho más, se asemeja mucho más, como os decía al principio, a los anteriores Fallouts de Bethesda y Obsidian (New Vegas).

Pero no sólo es el contenido; el juego en las horas que hemos podido probarlo desde la actualización (muchas, creedme) se mantiene estable y fluído y no hemos apreciado apenas fallos, salvo algún error en la traducción de los subtítulos que alguno aparece en inglés (y nos dicen desde Bethesda Spain que ya está reportado). Ah, esto me recuerda que, como es costumbre en la saga, todo está doblado al español, en un trabajo soberbio por la cantidad de frases y diálogos que se han añadido.

Fallout 76 sigue creciendo, sigue siendo un mundo fantástico y casi interminable para vivir aventuras pòst-apocalípticas, solo o con tus amigos, y ahora además añade una experiencia más satisfactoria para los amantes de los títulos anteriores, que eran completamente singleplayers.

Sigue siendo Fallout 76, sigue teniendo su propia personalidad; no es Fallout 5

…ni falta que le hace.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.